Los pesados se tomarán Tocancipá este fin de semana durante el Gran Premio Nacional de Tractomulas

Este fin de semana se realiza la 20 versión del Gran Premio Nacional de Tractomulas Mobil Delvac. De los certámenes del año en el autódromo, es el que más personas congrega. Toda la información sobre los 'monster trucks' que destruirán una hilera de carros.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Ver un carro de carreras pasar en frente suyo, con acelerador a fondo y un fuerte ronquido del motor, es todo un espectáculo. Pero ver una tractomula que con todo y remolque toma la recta principal del Autódromo de Tocancipá completamente cruzada y vuelve a su trayectoria normal gracias a la habilidad del piloto es para dejar a cualquiera con la boca abierta.

Hoy y mañana quienes asistan a la vigésima edición del Gran Premio Nacional de Tractomulas Mobil Delvac podrán ver ese tipo de prueba de destreza y velocidad en manos de aproximadamente 120 conductores provenientes de diferentes regiones del país, entre los cuales se destacan los pilotos boyacenses, quienes de las últimas 10 ediciones han ganado siete. 

Adicional a las peripecias con las tractomulas, esta edición traerá un espectáculo nunca antes visto en Colombia, y es el de los ¿Monster Trucks¿, que son camionetas pick up con gigantescas ruedas de 66 pulgadas. El diámetro de las llantas es fácilmente igual o superior a la estatura de una persona de talla media.

Este espectáculo es traído por Chevrolet, empresa que transportó dos ¿monster trucks¿ en barco, pues no cabían en un avión corriente, a excepción de un jumbo, y traer semejante carga por aire es en exceso costoso.

Espectáculos de toda índole
Aparte de los espectáculos puramente deportivos, habrá juegos pirotécnicos, serenata con mariachis, rifas, concursos y una feria automotriz y de autopartes ubicada detrás de la tribuna principal.
El proceso arrancó ayer, con la inscripción de los participantes, quienes debían presentarse al Autódromo de Tocancipá acompañados por el cabezote en el que van a competir y cumplir con la revisión médica y mecánica. Hoy, se recibirán registros entre las 7 y las 10 de la mañana. Después de las 2 p.m. se correrá la primera prueba del día.

El sistema de carrera estará basado en la velocidad y la habilidad de los pilotos. Las dos primeras pruebas del evento exigen series de velocidad, destreza y habilidad de todos los participantes. Para lograrlo, la pista tendrá una serie de obstáculos que se deben salvar sin cometer faltas. De este primer ciclo se clasifican los 48 mejores tiempos, una vez sumados los conseguidos en las dos competencias.

Así, únicamente el grupo de los 48 elegidos competirá en las pruebas de mañana domingo. Luego de la celebración de la Santa Misa, en honor a la Virgen del Carmen, el primer desafío del selecto grupo será una carrera de cabezotes por el circuito corto del autódromo (1.655 metros). Solo los primeros 24 pilotos, o sea la mitad del paquete, seguirá con vida en el campeonato.

La misma prueba se repite y de esta serie se escogen los 12 ganadores que irán a la primera eliminatoria con el trailer, prueba mucho más exigente que las anteriores, en las que se debe hacer varios zigzag, pisar con las llantas galones plásticos con agua, pasar la ¿Prueba Imal¿ y ser rápidos en los sectores donde la pista lo permita.

Una vez acabada esta carrera, los ocho mejores harán la misma prueba, solo que esta vez deberán dar dos giros al trazado.
De ahí salen los cuatro más rápidos y se hace la semifinal con solo el cabezote para determinar los dos finalistas del Gran Premio Nacional de Tractomulas.

Guerra de ¿boyacos¿
Juan Carlos Galindo, un conductor nacido en Duitama, Boyacá, es el actual campeón del Gran Premio Nacional de Tractomulas Mobil Delvac y encabezará el nutrido grupo de competidores, entre los que se cuentan a campeones de versiones anteriores como Alirio Pérez, Javier Morales, José Arturo Guío, Fernando Chávez y Henry Guío.

El boyacense José Arturo Guío, con cinco triunfos en algo más de 10 años de participación, es el conductor que más logros ha obtenido a lo largo de estos primeros 19 años del Gran Premio Nacional de Tractomulas Mobil Delvac, con cuatro victorias consecutivas, todo un récord en la historia del campeonato.

A Guío lo secundan en esta galería de logros el bogotano Jaime Rodríguez (1990 y 1991) y el boyacense Alirio Pérez (1999 y 2005).
El aporte de los boyacenses ha servido para que los competidores de esa región del país mantengan una marcada hegemonía sobre el resto de participantes, muchos de ellos provenientes de Cundinamarca, Antioquia, Nariño, Valle, Huila, Tolima y los santanderes.

Sin embargo, para esta edición los pilotos de otros departamentos están decididos a quitarles a los boyacenses y los bogotanos los honores de ser unos pilotos precisos, rápidos y habilidosos en vehículos que muchos conductores de carro no pueden ni mover.

BOLETAS PARA ASISTIR AL ESPECTÁCULO
Las boletas cuestan entre 8 y 10 mil pesos en la tribuna general, pero hay posibilidades de ir a la de preferencia por 10 mil pesos el sábado y 15 mil el domingo. Igualmente, las tribunas del Paddock cuestan 25 mil pesos por día y se pueden adquirir en Tuboleta.com o en las taquillas del autódromo los días de las competencias. El parqueadero cuesta 12 mil pesos todo el día.

CUADRO DE HONOR
Los campeones del Gran Premio Nacional de Tractomulas en sus 19 años de realización (hasta el 2006) es la siguiente:

1988: Luis E. Sánchez, de Bogotá.
1989: Carlos Carrillo, de Bogotá.
1990: Jaime Rodríguez, de Bogotá.
1991: Jaime Rodríguez, de Bogotá.
1992: Raúl Roa, de Bogotá.
1993: Henry Guío, de Boyacá.
1994: Fernando Chávez, de Cundinamarca.
1995: Carlos Simbaqueba, de Boyacá.
1996: José A. Guío, de Boyacá.
1997: Luis Fernado Pava, de Bogotá.
1998: Javier Quintero, de Bogotá.
1999: Alirio Pérez, de Boyacá.
2000: José A. Guío, de Boyacá.
2001: José A. Guío, de Boyacá.
2002: José A. Guío, de Boyacá.              
2003: José A. Guío, de Boyacá.
2004: Javier Morales, de Bogotá.
2005: Alirio Pérez, de Boyacá.                                                           
2006: Juan Carlos Galindo, de Boyacá.


PROGRAMACION DEL CAMPEONATO
Sábado 14 de julio
7:00 - 10:00. Inscripción de participantes.
10:00 - 11:30. Reunión de pilotos y reconocimiento de la pista.
12:30 - 14:00. Primera prueba clasificatoria: Habilidad.
14:10 - 14:40. Espectáculo de los Monster Trucks.
14:45 - 15:45. Desfile Central.
15:50 - 17:20. Segunda prueba clasificatoria: Velocidad.
17:30 ¿ 17:50. Espectáculo de los Monster Trucks.
18:00 ¿ 18:20. Paseo de los campeones de años anteriores. Banda de la Universidad Libre.
18:30 ¿ 19:15. Serenata mexicana y juegos pirotécnicos.
19:20 - 20:00. Desfile de los concursantes.

Domingo 15 de julio                                                             
9:00 - 9:45. Celebración de la misa y actos protocolarios.
10:00 - 10:50. Primera eliminatoria por parejas, velocidad, 48 cabezotes.
11:00 - 11:30. Segunda eliminatoria por parejas, velocidad, 24 cabezotes.
11:40 - 12:10. Espectáculo de los Monster Trucks.
12:20 - 13:00. Primera eliminatoria con trailer. Serán 12 participantes.
13:10 - 14:10. Gran desfile central.
14:10 - 14:40. Entrega de una camioneta y una motocicleta por promoción de Mobil Delvac y celebración de los 90 Años de ExxonMobil.
14:50 - 15:10. Segunda eliminatoria con trailer: seis participantes.
15:20 ¿ 15:50. Espectáculo de los Monster Trucks.
16:00 - 16:15. Semifinal de velocidad, cuatro cabezotes.
16:20 - 16:30. Gran final con los cabezotes, cuatro participantes, dos pruebas.
16:40. Premiación.

Los ¿monster trucks¿ salen a la pista
Este tipo de vehículo es muy conocido en los espectáculos de motor en Estados Unidos. Es la primera vez que se presentan en Colombia.

Los ¿monster trucks¿ son carros para pasar literalmente sobre cualquier obstáculo. Pueden treparse y aplastar a cualquier carro sin problema, y para evitar accidentes tienen controles que se manejan de forma remota para que se puedan apagar si el piloto llegara a perder el control.

Comúnmente, estos carros corren sobre pistas parecidas a las de motocross, solo que además de la tierra hay carros viejos puestos en fila para que las llantas de los monstruos pasen por encima.

Una de las modalidades más practicadas en la actualidad es la de estilo libre, en la que un ¿monster truck¿ sale a la pista y elije el orden en que quiere enfrentar los obstáculos. Una vez sale debe pasar un número mínimo de obstáculos y hacer ciertas piruetas, entre las que se destaca el trompo (donut o cyclone, en inglés) y algunas veces hasta un volcamiento voluntario.

Esta fiebre de correr en carros modificados de esa forma se inició a finales de los 70, cuando se hacían competencias de potencia aplicada a levantar o halar otros carros.

La moda pegó porque no solo se dedicó a las competencias en pistas especiales y en autódromos, sino que el espectáculo comenzó a ser apreciado en ferias de pueblo, pero realmente se convirtió en deporte cuando el carro, apodado Big Foot, realizó proezas en frente de una multitud y así se convirtió en el primer ¿monster truck¿, tal y como se conocen hoy. Eso fue en 1982.

El término ¿monster truck¿ fue acuñado por la Asociación Estadounidense de Hot Rods. Los primeros modelos se construían sobre un chasís de fábrica reforzado, una suspension con hojas de resorte, carrocería de fábrica (stock) y ejes de vehículos militares para soportar las ruedas. Como resultado, aquellos carros pesaban entre seis y 10 toneladas.

Los de hoy son más livianos, pues la carrocería está hecha en fibra de vidrio, las suspensiones son independientes, tienen dirección hidráulica y las ruedas traseras también giran, y los motores son turbocargados, alimentados con metanol.

QUÉ HARÁN EN TOCANCIPÁ
Los dos ¿monster trucks¿ que vienen a Colombia, apodados Twisted Dragon y Full Throtle, llevarán a cabo las siguientes maniobras:

De forma individual, saltarán sobre una hilera de carros.
Pasarán por encima de la fila de carros para aplastarlos.
Harán trompos y piques.
Correrán por toda la pista haciendo piruetas difíciles para un carro de semejante volumen.

FICHA TÉCNICA DE LOS MONSTRUOS
Full Throttle es un Chevrolet Silverado 2006, con motor de 2.000 caballos de potencia, 8.1 litros de cilindrada y usa alcohol como combustible. Tiene ocho amortiguadores de nitrógeno y llantas de 66 por 44 pulgadas (66 de diámetro y 44 de ancho).

Por su parte, Twisted Dragon es un Chevrolet Corvette 706 con motor de 2.000 caballos, 9.4 litros de cilindrada y también se mueve con alcohol. Tiene cuatro amortiguadores de nitrógeno cromados en la parte frontal, cuatro Amortiguadores de nitrógeno cromados atrás y sus llantas son de 66 por 44 pulgadas.

Los pilotos de Full Throttle y Twisted Dragon han ganado con sus monstruos en varios circuitos de Estados Unidos, son expertos en hacer espectáculos con la potencia de su motor al límite.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.