Peugeot 2008 Hybrid Air, un prototipo que se mueve con aire comprimido

A través de un sistema hidráulico, se usa el aceite y el aire comprimido para mover las ruedas del vehículo sin ruidos ni emisiones.

Redacción Motor

11:48 p.m. 07 de julio del 2014

La marca francesa plantea una alternativa de movilidad novedosa y poco contaminante, con unos costos de desarrollo muy bajos comparados con un sistema de propulsión eléctrica.

La mecánica del 200/8 Hybrid Air está oculta en el piso, entre los asientos, y consta de un tanque de nitrógeno a presión, el cual no genera peligro por ser un gas inerte. Ese el principal componente del aire y debe estar a una presión muy de entre 200 y 400 bares con el fin de almacenar la suficiente energía que le permita al Peugeot recorrer medio kilómetro sin ayuda de un motor de combustión.

El aire comprimido no es usado directamente, ya que emitiría un ruido alto, muy similar al de un taladro neumático, sino que impulsa una bomba hidráulica, que cuando funciona de manera inversa hace las veces de motor y da movimiento a las ruedas.

En general, su potencia sobrepasa los 40 caballos, suficientes para el uso en ciudad y, cuando funciona como bomba, también puede detener el carro y de esa manera recupera energía cinética y la almacena, alcanzando de nuevo para otros 500 metros y así sucesivamente.

Este híbrido tiene también un motor de tres cilindros convencional que, cuanto se levanta levemente el pie del acelerador, se apaga y deja de consumir combustible. Es un vehículo capaz de ajustar la utilización de energía de forma exacta y, lo más importante para el propietario, a un precio óptimo.

DATO
Aunque el 2008 Hybrid Air no es tan silencioso como un carro eléctrico, tiene otros beneficios, entre los cuales se resalta por ejemplo el prescindir de baterías costosas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.