Peugeot 403: Un 'cabrio' muy sobrio

Este icono de la marca francesa venía con varios tipos de motor y carrocería. Es el último ejemplar de la colección 'Autos Clásicos' de EL TIEMPO.

Redacción Motor

05:00 a.m. 05 de diciembre del 2008

Con el arribo del Peugeot 403 a las estanterías de nuestros lectores llega a su fin este jueves 11 de diciembre la exitosa colección 'Autos Clásicos' de EL TIEMPO y la revista Motor, que durante las 12 semanas estuvo rodando por todo el país y no dejó ni un ejemplar parqueado en nuestros almacenes y bodegas.

Pero ser el último no significa el 'menos importante'. Todo lo contrario: este Peugeot cabriolet perteneció a la exitosa familia 403 de la casa francesa y fue fabricado al lado berlinas familiares, lujo y gran lujo, todos muy elegantes y con terminados de gran calidad.

Específicamente el cabriolet se ofrecía en ocho tonalidades diferentes (marfil, amarillo, rojo, azul metalizado, verde metalizado, gris claro, gris oscuro y negro), con interior en cuero, motor de 1,5 litros y acabados de gran calidad.

La transmisión era de cuatro marchas hacia delante, con la palanca ubicada en la columna de la dirección, y entre lo más destacado para los coleccionistas es su parabrisas curvo y el hecho de ser el primer vehículo de serie que se ofrecía con motor diesel.

Durante su permanencia en la línea de producción (1955 a 1967) se vendieron 1'200 mil unidades fabricadas en Francia y en Argentina (60 al 65).

ACABADOS DISTINTOS
Un dato curioso de los modelos 403 gauchos tiene que ver con la legislación vigente de la época, en Argentina.

Dado que se debía pagar impuestos extraordinarios si un auto pesaba más de 1.000 kilos en aduana, los CKD del Peugeot 403 llegaban sin kit de herramientas, llanta de repuesto y parachoques.

Esos repuestos se fabricaban localmente, de ahí que los acabados de los 403 franceses y argentinos fueran diferentes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.