Peugeot vuelve a rugir este año en el rally Dakar

Este 2015 el león podría convertirse en la piedra en el zapato de MINI, ganador de las tres últimas ediciones.

Redacción Motor

04:09 p.m. 02 de enero del 2015

A principios de los años 80 el Campeonato Mundial de Rally pasaba por su mejor momento y los monstruos del Grupo B se llevaban toda la atención. El Audi Quattro con sus más de 300 caballos (aunque posteriormente se acercaría a los 500) y el Lancia Rally 037 con una cifra de potencia similar en su mejor momento, dominaban la categoría, algo de lo que Peugeot quería tomar parte.

Fue así que partiendo del pequeño y nada amenazante 205 la marca francesa creó uno de los más intimidantes vehículos de competición de rally, propósito que buscaba recuperar a Peugeot de una época difícil. El proyecto, a cargo de Jean Todt, diseñó un nuevo chasis que recibió una carrocería modificada y un nuevo motor ubicado en el centro del auto, justo detrás de las sillas delanteras.

Se trataba de una motorización de 1.8 litros con turbo y cerca de 300 caballos de potencia que se enviaban a las cuatro ruedas por medio de una transmisión de cinco velocidades. Si bien en 1984, año en que el 205 T16 debutó en el campeonato, no logró el título, sí lo hizo los dos siguientes con el finlandés Ari Vatanen al volante.

Pero víctima de su propio éxito, el Grupo B de rally fue prohibido en 1986 debido a varios accidentes fatales producto de las muchas veces incontrolable potencia de los vehículos, así que para el año siguiente varios equipos debieron buscar otras categorías donde competir: Peugeot escogió el Dakar. Con algunas modificaciones mecánicas y estructurales, el 205 T16 comandado por Vatanen se enfrentó por primera vez a este rally raid en 1987.

La experiencia del piloto y el equipo hizo la diferencia, permitiéndoles llevarse el título del Dakar ese año. Juha Kankkunen repitió la hazaña en 1988, y al mando de un 405 T16, Vatanen regresaría a lo más alto del podio del Dakar en 1989 y 1990, cerrando una racha que consolidaría a Peugeot como una de las marcas más respetadas en el deporte a motor.

Este legado es el que hace que la reaparición del nombre Peugeot entre los inscritos al Dakar 2015 que comienza mañana sea tan importante. Y por si fuera poco, los tres vehículos inscritos estarán comandados por pilotos con credenciales igualmente imbatibles.

Por un lado está el francés Stéphane Peterhansel, máximo ganador del Dakar con 11 títulos, seis en la categoría de motos y cinco en carro. A su lado estará su usual copiloto, el también francés Jean-Paul Cottret.

Cyril Despres, quien se ha llevado el título de esta competencia seis veces en la categoría de motos, hará su debut en vehículos junto a Gilles Picard, veterano del Dakar en 19 ocasiones y que a lo largo de su carrera ha sido navegante de grandes pilotos, Ari Vatanen siendo uno de ellos.

Finalmente, el español Carlos Sainz será el tercer piloto de Peugeot, aportando su amplia experiencia que incluye un título del Dakar, dos del WRC y otras tantas victorias. Lucas Cruz, con quien ganó el Dakar en 2010, volverá a ser su copiloto.

Luego de las últimas pruebas realizadas durante diciembre en Marruecos, los tres pilotos se encuentran cómodos en sus autos y preparados para los 9.000 exigentes kilómetros a través de Argentina, Bolivia y Chile.

Y si el regreso de la marca en 2013 a Pikes Peak luego de 23 años, cuando con un 208 T16 Sébastien Loeb rompió el récord de esa carrera por más de un minuto y medio, es indicio de lo que ocurrirá en el Dakar, el equipo MINI ALL4 Racing podría ver cómo le arrebatan su racha de tres títulos consecutivos. Tras 25 largos años, Peugeot no solo regresa al Dakar, sino que lo hace como favorito.

Así ruge la bestia

Los tres campeones que buscarán restituir el legado victorioso de Peugeot en competencias de rally estarán al mando de una verdadera bestia que ha sido preparada específicamente para el Dakar: el Peugeot 2008 DKR.

El punto de partida, y del cual realmente queda muy poco, fue el 2008. Su modesta y citadina motorización fue sustituida por un diésel V6 biturbo de 2.993 cm3 que desarrolla 340 caballos de potencia y 800 Nm de torque, los cuales son enviados a las ruedas traseras por medio de una transmisión manual de seis velocidades.

La carrocería en carbono se montó sobre un chasis tubular, que a su vez está soportado en una suspensión totalmente independiente con doble espiral y doble amortiguador por cada rueda (estos últimos totalmente ajustables).

Los frenos de disco ventilados son de 355 mm y las ruedas desarrolladas por Michelin son de 17 pulgadas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.