Pilas con las distracciones porque son la primera causa de accidentes de tránsito

Un estudio del Fonprevial reveló que entre las causas más comunes por las que se generan accidentes está el hablar por celular o manipular el radio. Importante mantenerse alerta y no exceder el límite de velocidad.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Contestar el teléfono, encender un cigarrillo o sintonizar una emisora son distracciones que a 30 kph no representan mucho riesgo. El problema es cuando se transita a más de 80 kph, pues a esa velocidad se requiere mayor distancia para reaccionar y frenar.

El informe del Fondo de Prevención Vial dice que en los últimos tres años se han presentado más de 65 mil accidentes de tránsito debido a conductores distraídos. Incluso, hace dos años se presentaron 24 mil accidentes de tránsito por tal motivo.

Así, la distracción es la principal causa registrada de accidentes de tránsito, con el 20,7 por ciento; le sigue la impericia en el manejo, con el 20,3 por ciento; y no mantener la distancia, con el 18,5 por ciento.

El informe también muestra que los costos relacionados con los accidentes ocasionados por distracciones ¿únicamente¿ le cuestan al país 625 mil millones de pesos al año. El reporte se logró gracias a 1.300 entrevistas con conductores de carros particulares, busetas, taxis, motos y colectivos.

Los seis distractores a los cuales se refirieron los encuestados fueron: hablar por celular (el 53 por ciento), quedarse mirando personas atractivas en la vía (el 32 por ciento), hablar con los pasajeros (el 23 por ciento), cambiar de emisoras (el 19 por ciento), mirar publicidad (el 15 por ciento) y manejar cuando se está preocupado en extremo (el 12 por ciento).

No importa si es ¿un duro¿
El estudio del Fondo de Prevención Vial también muestra que los conductores que ya tienen experiencia tienden a confiarse cuando realizan otras tareas durante la conducción, como hablar por celular.

Según un informe de la Policía de Tránsito de Bogotá, en el año 2007 se han impuesto XXX comparendos a conductores por hablar por celular. El comparendo por esta infracción cuesta 204 mil pesos.

Según las cifras del informe, conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo, así sea utilizando manos libres, es una circunstancia que distrae la atención de la conducción y el riesgo de accidente se multiplica por cuatro.

Tras un minuto y medio de hablar por el teléfono el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales; su velocidad media baja un 12 por ciento, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente, y en caso de presentarse una acción inesperada se tarda más en reaccionar.
Al contestar el celular se genera un mayor peligro, pues al recibir la llamada hay un elemento sorpresa, que lleva a alternar con otras actividades, al tener que buscar el teléfono, sostenerlo y responder.

También se producen en el organismo cambios en las pulsaciones, en el funcionamiento cerebral y en la conductividad eléctrica de la piel; esto empeora cuando la llamada trae malas noticias o se discute con alguien.

MINIFALDAS Y PIERNAS BONITAS
Las ciudades que registraron los mayores porcentajes de distracción en el informe, sobre todo respecto a hablar por celular, fueron Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá.

En cuanto a la presencia de personas llamativas, Ibagué, Cali, Barranquilla, y Medellín presentan los mayores porcentajes; mientras que Barranquilla, Ibagué, Cartagena y Bogotá se reportaron como las ciudades donde los conductores se distraen más por hablar con los pasajeros o con el copiloto.

Los conductores de Bogotá, Bucaramanga, Ibagué y Barranquilla se ubican como los que más se distraen mirando publicidad, vallas y vitrinas.

Con relación a cambiar la emisora mientras se maneja, están Bucaramanga, Medellín, Bogotá y Barranquilla. Otro de los factores que distraen la concentración del conductor es manejar cuando se tienen preocupaciones y las más afectadas son Cartagena, Bucaramanga, Ibagué y Barranquilla.

También se establecieron otros factores de distracción comunes para los conductores de servicio público (taxis, buses y busetas), de vehículos particulares y de motocicletas. Estos fueron: pelear con otro conductor, cambiar de emisora o poner un CD, discutir o hablar con un pasajero o acompañante, los vendedores ambulantes en las esquinas, el estrés y los estímulos emotivos.

DISTRACCIONES COMO PARTE DEL TRABAJO

Taxis: en el caso de los taxistas, atender al mismo tiempo el radioteléfono, anotar direcciones de los servicios, tener prendido el radio ¿en ocasiones con volumen muy alto¿, o el ruido del ambiente por tener la ventana abajo desvían su atención de la tarea propia de la conducción.

Buses y busetas: en cuanto a los conductores de buses y busetas, ellos alternan su labor con recibir el valor del pasaje y dar las vueltas, atender el llamado del timbre, las preguntas de los pasajeros, la presencia de los vendedores ambulantes dentro de los vehículos y los informadores de ruta, quienes incitan con sus comentarios a la guerra del centavo. Esta combinación de eventos genera riesgos innecesarios y tienen el potencial de causar accidentes.

Conductores particulares: el estudio reveló que las mujeres y los hombres se distraen cuando operan el radio, discuten con su pareja, beben, comen o miran pantallas dentro del habitáculo. Otras distracciones son maquillarse o estar pendientes del espejo con fines de vanidad.

Motociclistas: ver personas llamativas en la vía, charlar, conducir con preocupaciones o problemas, pelear con otro conductor, manejar de mal genio y con estrés, mirar publicidad y atender a los niños son los principales elementos de distracción.

NO SE DUERMA MIENTRAS MANEJA
Existe una enfermedad que afecta a gran cantidad de personas y que se conoce como apnea obstructiva del sueño. En accidentes de tránsito, varios estudios han demostrado que los roncadores con índices de apnea tienen mayor riesgo de cometer errores en el manejo, sufren de reacciones o efectos retardados y les falta concentración.

Por eso, si durante el día tiene sensación de sueño y tiende a dormirse involuntariamente en situaciones inapropiadas y en forma recurrente (por ejemplo hablando, comiendo, o paseando), si presenta síntomas de irritabilidad, apatía, depresión, dificultades de concentración, pérdida de memoria, disminución de la libido y, en casos más severos, lentitud intelectual, cansancio crónico matutino o somnolencia durante la conducción de vehículos, es necesario ir al especialista.

En estos casos los especialistas realizan una prueba de sueño, especialmente si el paciente ha tenido episodios cardiovasculares o cerebro-vasculares. De igual forma, aquellos pacientes susceptibles de sufrir enfermedades del corazón o del cerebro deben buscar un diagnóstico clínico para descartar la presencia de apnea y evitar el riesgo de una enfermedad coronaria.
Fuente: Aga Fano.

Guarde su distancia frente a los demás si anda a mayor velocidad
El golpe por detrás es muy común, especialmente en avenidas de alto flujo vehicular. Por eso es importante ¿mantener a raya¿ a quien circula adelante.

El que pega por detrás paga. O al menos así lo dicen las autoridades cuando culpan a los conductores que, por no circular con la suficiente precaución (exceso de velocidad y defecto de distancia), provocan una colisión con el auto que los precede.

Las distancias referidas a la conducción se dividen en tres tipos, según la firma de investigación y experimentación vial, Cesvi Colombia.

La distancia de recorrido
Es la que recorren los conductores desde su sitio de origen hasta su lugar de destino. Aunque en zonas urbanas las distancia suelen ser mucho más cortas que en zonas rurales, la ocurrencia de accidentes es inversamente proporcional.

¿De los 231.974 accidentes de tránsito ocurridos en el 2006, el 86,62 por ciento ocurrieron en zona urbana¿, dice un documento de Cesvi sobre el tema. Esto por culpa de factores internos y externos, como la distracción, el estrés y el caos vial.

La distancia segura
Esta segunda clasificación tiene que ver con los metros de distancia con los que debe circular un vehículo respecto a otro, cuando lo hacen en fila india.

Esa distancia es imprescindible, en la medida en que le permite al conductor reaccionar en caso de un imprevisto y, por lo tanto, dejar fuera de peligro a quienes circulan a su alrededor.

Obviamente, tanto más rápido se circule, más amplia debe ser esa distancia, pues el tiempo que el conductor tiene para reaccionar se acorta. Pero, ¿cómo saber si usted va muy ¿pegado¿ al carro de adelante?

Identifique un punto fijo en la vía (un poste, por ejemplo, y a una velocidad de 60 kph). Cuando el vehículo que circula adelante es alcanzado por usted, comience a contar los segundos que pasan hasta cuando su vehículo pase por el mismo sitio.

Si no está por debajo los 1,1 segundos, está circulando con buena distancia para reaccionar, pero si llega más rápido, tiene que disminuir la velocidad porque viaja en riesgo.

La distancia de reacción
También está directamente relacionada con la velocidad con la que circula un vehículo y consiste en el momento exacto entre la ocurrencia de un hecho inesperado y el instante en que el conductor se da cuenta y toma una decisión.
Muchos factores influyen en la efectividad de esta acción: el estrés, el cansancio o la hora en que está conduciendo son algunos de ellos.
¿Cómo se mide? Dividiendo la velocidad del vehículo por 3,6, ¿que es la constante para pasar a metros recorridos en un segundo¿, dice el estudio de Cesvi.
Teniendo en cuenta lo anterior, la capacidad de reacción a 40 kph es de 11 metros; a 60 kph, de 16 metros; a 80 kph, de 22 metros y de 100 kph, de 27 metros.

¿CUÁNTO DEMORA EN DETENERSE?
Para que un vehículo pueda detenerse por completo intervienen muchos factores, como la velocidad, el peso del carro, las condiciones de la vía o el factor climatológico.
Según Cesvi, ¿en condiciones óptimas se han realizado diferentes pruebas en todo el mundo, obteniendo distancias totales para la detención del vehículo¿, que han dado como resultado lo siguiente:
A 40 kph, el carro se detiene a los 19 metros.
A 60 kph, para a los 35 metros.
A 80 kph, lo hace a los 53 metros.
Este resultado se obtiene de la suma de la distancia de reacción y el ¿patinado¿ de un carro promedio, en condiciones normales.

PARA VIAJAR A LA DEFENSIVA¿
Procure dejar un espacio de seguridad a todos lados del vehículo, es decir, adelante, atrás y a los lados.
Tanto mejor conozca sus capacidades y las de su vehículo, menos riesgos tendrá a la hora de reaccionar ante una emergencia.
Cuando vaya a conducir, evite cualquier condición de estrés, agresividad o alcoholemia.
No exceda los límites de velocidad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.