La pintura, un hueco más en las calles

Las calles no están bien demarcadas, las líneas ya se borraron o jamás existieron, y el invierno está retrasando los arreglos. ¿Quién responde?

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de octubre del 2010

La señalización vial, incluida la pintura de las calles de Bogotá que separa los carriles y bermas, la que da paso peatonal por las cebras o indica los cruces y el sentido de la vía, está incluida en Manual de Señalización Vial regido por la resolución 1050 del 2004 del Ministerio de Transporte.  

Ese manual -y la ley- explican que la responsabilidad de mantener y asegurarse de que todas las calles de la ciudad estén bien pintadas es de la Secretaría de Movilidad o del organismo de tránsito encargado, es decir, el IDU.  

"Cada organismo de tránsito responderá en su jurisdicción por la colocación y mantenimiento de todas y cada una de las señales necesarias para un adecuado control del tránsito, que serán determinadas mediante estudio que contenga las necesidades y el inventario general de la señalización en cada jurisdicción", explica la Ley 769/02, artículo 115, parágrafo primero. 

En la actualidad, muchas de las pocas vías que quedan habilitadas para transitar no cuentan con una demarcación adecuada, no existe o está deteriorada, lo cual es un inminente riesgo para quienes circulas por ellas.  

El tráfico se ve absolutamente afectado cuando no hay carriles demarcados y los peatones no tienen zonas de paso peatonal. 

Sin demarcación, todo se agrava

La falta de demarcación en las calles no sólo desorganiza más el tráfico de la ciudad sino que puede ser un factor de accidentalidad que se agudiza en las noches y con la lluvia.  

Además, al ocasionarse un accidente en una vía no demarcada, el proceso de levantamiento y croquis se complica para los afectados, pues es imposible lograr las mediciones requeridas para establecer culpables con datos exactos y no con supuestos. 

Para completar, los procesos de pintada y repintada significan para los ciudadanos un gasto mayor y para el tráfico un nuevo obstáculo en la vía. 

Cada calle tiene su pintura

Las pinturas se diferencian en la resistencia y la durabilidad requeridas. ¿Cuáles se utilizan? Los estudios que se le hacen a las vías (flujo de tráfico que circula y material con el que es construida) incluyen con qué tipo de material se deben pintar.

De acuerdo con la explicación del IDU, existen pinturas temporales (a base de agua y solvente) y de alto desempeño termoplástico y 'bicomponente'.

"Para la malla vial arterial e intermedia, que es competencia del IDU, la demarcación se efectúa con pinturas de alto desempeño".

En busca de pintores responsables

Ni el Código Nacional de Tránsito, ni nadie, explica quién debe pintar una calle y quién debe repintarla una vez empieza a deteriorarse. 

Cuando EL TIEMPO y CityTV quisieron investigar e indagar sobre los responsables del problema de la demarcación vial, no encontraron muy buenas noticias. Vehículos indagó de nuevo, pero tampoco fueron mejores los resultados. 

Resulta que, por ley, es la Secretaría de Movilidad la entidad encargada de supervisar el buen estado de las vías y solucionar los problemas. Esta entidad acude a el IDU como encargada de realizar las contrataciones de la sobras y de la demarcación.  

El IDU explica que, "de acuerdo con lo establecido en la Ley 769 (Código Nacional de Tránsito), artículo 115, parágrafo 2, el IDU incluye dentro de los contratos de construcción, rehabilitación y mantenimiento la obligación de realizar la demarcación de los corredores intervenidos".  

Lo que no está claro es quién debe pintar una calle donde no ha habido obras y quién debe repintarla una vez empiecen a deteriorarse. 

De acuerdo con lo que explica el Instituto, "existen unas duraciones mínimas para cada tipo de vía, que deben ser garantizadas por los contratistas que las instalan". Hasta aquí, todo claro, pero la vía y la ciudad comienzan a padecer cuando no se cumple el tiempo: no hay responsables y las calles se quedan sin el blanco.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.