Los policías de tránsito ya tienen su 'urbanidad de carreño' para interacturar con el ciudadano

El Manual de infracciones al tránsito y pautas de comunicación del Policía de Tránsito con el ciudadano permite una relación más fluída para que al imponer un 'parte' el hecho no termine en conflicto.

Redacción Motor

03:27 p.m. 11 de mayo del 2012

Es inevitable. Mientras se sigan atiborrando las ciudades de vehículos que circulan por vías despedazadas, y a la vez invadidas por un transporte masivo ineficiente, mayor el caos. Y cuanto más caos, más conflictos.

De todo esto son testigos quienes viven y trabajan 'de puertas para afuera', especialmente los agentes de tránsito, cuya tarea es poner en cintura a quienes insisten en que eso de respetar las normas es para los demás y se ven a gatas cuando tratan de razonar con ellos.

Esta realidad motivó a la dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional a editar el Manual de infracciones al tránsito y pautas de comunicación del policía de tránsito con el ciudadano, un pequeño pero sustancioso libro de bolsillo que les sirve de guía a los uniformados para saber cómo actuar mientras realizan su trabajo.

El texto les habla sobre la codificación de las infracciones, las leyes que giran alrededor de su actividad, las opciones de reducción de las multas que tienen los infractores y, lo más importante, pautas para que la imposición de comparendos no termine en conflicto.

En esto último, la idea es "encontrar un justo equilibrio en la aplicación de las normas, con equidad y amabilidad" y, de acuerdo con la instrucción de la dirección de Tránsito y Transporte, permitir "que nuestro proceder no se convierta en intolerancia, abuso de autoridad o falta de solidaridad para con el usuario de la vía, ni tampoco en laxitud e irrespeto a la actuación policial".

Lo que a veces se les olvida...
La retención preventiva de la licencia de conducción no es una sanción de la Policía de Tránsito, sino cautelar para proteger la vida del conductor y de los demás usuarios de la vía cuando, por ejemplo, se conduce en estado de embriaguez. Los agentes están obligados a revisar los documentos junto al conductor y devolverlos.

Las autoridades de tránsito no deben imponerles comparendos a los conductores cuyos papeles no aparezcan en el Runt porque esa obligación es de los organismos de tránsito. Artículo 10 de la ley 1005 del 2006.

La actitud del agente de tránsito debe ser más de prevención y educación que de sanción. Por ejemplo, cuando circula con llantas lisas o sin dosumentos.

Si el Soat está vencido y el infractor está al lado de alguna oficina de seguros en donde lo renuevan automáticamente, debe permitirle que lo haga de inmediato en lugar de inmovilizar.

Transmitir confianza
El agente de tránsito es uno de los funcionarios públicos que más interactúan con los ciudadanos, de ahí que el manual les recomienda algunas acciones para que lo vean como un amigo.

Hacer presencia en los corredores viales para evitar actos delictivos o terroristas que le causen daños al sector productivo del país.

Estar siempre atentos a los instructivos de la Dirección de Tránsito y Transporte.

Construir confianza para acabar con el imaginario colectivo de que el policía de tránsito "solo quiere pedir plata".

Tener comportamiento y carácter acorde a su poder y su uniforme.

"Ser honestos permite tomar decisiones conforme a la verdad y la justicia".

Comportarse de manera congruente y coherente en espacios públicos y privados.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.