Pontiac Firebird, un icono americano: siguiente en la colección EL TIEMPO - Motor

Para este martes la colección continúa con el Firebird de Pontiac, un deportivo que arrasó en el mercado y se convirtió en estrella de televisión.

Redacción Motor

05:00 a.m. 13 de marzo del 2009

Este martes 17 de marzo, la colección de EL TIEMPO y la Revista Motor trae el Pontiac Firebird, un bólido que la fábrica construyó para que su subsidiaria General Motors siguiera punteando en los deportivos más apetecidos del mundo. Debe su nombre a un dios de la India que simbolizaba la acción, el poder, la belleza y la juventud.

En una época en la que los autos potentes y veloces estaban en total furor, fue construido y lanzado al mercado el primer Pontiac Firebird, solo seis meses después de su hermano de plataforma, el Chevrolet Camaro.

Este  pájaro de fuego fue especialmente diseñado para competir con los grandes de la velocidad y la potencia: el Ford Mustang, el Mercury Cougar, el Dodge Challenger y el Plymouth Barracuda.

Se convirtió en un deportivo emblemático de la historia, no solo por su diseño frontal voluptuoso y agresivo, sino porque Pontiac desde el principio puso a disposición de los clientes varias versiones de motores que superaban los 300 caballos de potencia.

Su producción siguió  hasta el 2002 cuando salió la quinta y última generación. A pesar de los constantes cambios y mejoras que presentaba, nunca perdió las características que lo convirtieron en un icono americano y que, incluso, lo llevaron a protagonizar una de las series de televisión más vistas de la época: 'El Auto Fantástico'.

Las luces rebatibles, ocultos en el capó, son uno de los distintivos más característicos del veloz Pontiac Firebird.

FICHA TÉCNICA
Motor: V8, 5,7 litros LS1
CV: 310 HP.
Transmisión: automática de 4 velocidades.
Velocidad máxima: 255 km/h.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.