Porsche Mission E Concept: 600 caballos y 500 kilómetros de autonomía

Este prototipo, exhibido en el Salón de Frankfurt, es el primero de la marca propulsado por batería y con espacio para cuatro pasajeros.

Por Redacción Motor

11:34 a.m. 15 de septiembre del 2015
Porsche Mission E Concept

Porsche Mission E Concept

El ‘concept car’ combina el inconfundible diseño emocional de un Porsche con un excelente rendimiento y la practicidad con visión de futuro del primer tren de rodaje de 800 voltios.

Entre los elementos clave del deportivo se destacan sus cuatro puertas y cuatro asientos individuales, la tracción total y dirección en las cuatro ruedas; acelera de 0 a 100 kph en menos de 3,5 segundos y a 200, en menos de 12. Requiere de solo 15 minutos para cargar el 80 por ciento de la batería eléctrica.

Los instrumentos son operados de manera intuitiva por seguimiento ocular y control por gestos, algunos incluso a través de hologramas, muy orientado hacia el conductor, ajustando automáticamente las pantallas a la posición de éste.

Porsche Mission E Concept

Porsche Mission E Concept

El tren de rodaje del Mission E es completamente nuevo, aunque típico de Porsche, por ejemplo, ha sido probado en carreras de automovilismo deportivo. Dos motores parlantemente sincronizados por imanes (PMSM) –similares a los usados este año en el 919 Hybrid ganador de las 24 Horas de Le Mans– aceleran al auto deportivo y recuperan la energía de frenado. La mejor prueba de un Porsche son 24 horas de funcionamiento en el exigente mundo de la competición en pista y terminar haciendo un 1-2. Juntos, los motores producen más de 600 caballos de potencia.

El sistema de tracción total que opera de acuerdo a la necesidad de cada rueda combinado con el Porsche Torque Vectoring, que se encarga de distribuir automáticamente el par a las ruedas individuales, transfiere el poder del sistema de accionamiento a la carretera, y la dirección total en las cuatro ruedas ofrece un manejo preciso y deportivo en la dirección deseada. Esto hace que el Mision E sea apto para las pistas de carreras; su tiempo de vuelta al circuito norte del trazado de Nürburgring está por debajo de los ocho minutos.

En cuanto a la autonomía del Mission E, puede viajar más de 500 kilómetros con una sola carga de la batería, la cual puede ser cargada en tan sólo 15 minutos para ofrecer alrededor de 400 kilómetros adicionales.

Porsche Mission E Concept

Porsche Mission E Concept

Otra característica del nuevo Porsche, es su óptima distribución de peso y un bajo centro de gravedad. La batería montada en la parte inferior del carro, que se basa en la última tecnología de iones de litio, está distribuida a lo largo del espacio que hay entre ambos ejes, distribuyendo el peso de manera uniforme y resultando en un buen equilibrio y sobre todo en un centro de gravedad extremadamente bajo. Ambos factores impulsan significativamente el rendimiento y la sensación de auto deportivo.

La carrocería se compone de una mezcla funcional de aluminio, acero y plástico reforzado con fibra de carbono. Los rines están hechos de carbono y montan llantas anchas de 21 pulgadas adelante y de 22 atrás.

La estética del Mission E Concept estrena unos faros delanteros de matriz LED con el típico diseño de cuatro puntos que capturan la mirada del espectador, integrados como un elemento flotante en las tomas de aire, lo que le da un toque futurista a la nariz del carro.

Porsche Mission E Concept

Porsche Mission E Concept

Unos alerones delanteros distintivos y un capó muy escotado que hacen referencia al diseño 911. Al igual que en el 911 GT3 RS, una amplia escotadura se extiende desde la tapa del baúl hasta la parte posterior del techo.

La línea de las ventanas laterales es también similar a la del 911, sin embargo, con una diferencia importante: dos puertas de apertura opuesta permiten un conveniente acceso –sin pilar B–. Otra diferencia: en lugar del clásico espejo de las puertas, en los laterales del auto hay montadas discretas cámaras, lo que contribuye a la aerodinámica excepcional del vehículo.

En diseño de la parte trasera destaca la arquitectura típica de los deportivos. La cabina simple con su vidrio trasero inclinado, que atrae hacia el interior en la parte posterior, forma un espacio perfecto para las aletas traseras que sólo un Porsche puede tener. Una insignia tridimensional de ‘Porsche’ iluminada desde el interior se sitúa debajo de un arco de luz que se extiende a través de todo el ancho de un elemento de vidrio negro.

El interior del Mission E transfiere los principios de diseño de la marca hacía, como amplitud, diseño purista, arquitectura limpia, orientación hacia el conductor y practicidad cotidiana.

El concepto de accionamiento completamente eléctrico permitió reinterpretar totalmente el interior y la falta de un túnel de transmisión ofrece mayor el espacio y crea un ambiente más amplio y ligero. Sus cuatro asientos individuales les dan a los ocupantes soporte lateral seguro durante la conducción dinámica.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.