Prácticos consejos para no dejarse llevar por la agresividad mientras conduce

El estrés generado por el tráfico y la imprudencia, los principales factores para ser un conductor 'indeseable'.

Redacción Motor

08:53 p.m. 18 de enero del 2013

La acción de manejar no genera ningún tipo de agresividad. Sin embargo, se ha podido establecer que el agitado ritmo de vida de las personas para cumplir con sus obligaciones diarias genera competitividad frente al timón, bien sea para llegar cuanto antes a su destino o simplemente por estar delante de los otros. A esto se le denomina 'agresividad al volante'.

Personas estresadas, poco pacientes e impulsivas, los muy lentos o inseguros, los de mal genio, incluso aquellos personajes que se creen muy 'vivos' y aceleran sus vehículos, cambian de un carril a otro intempestivamente para demostrar que son 'fieras' al volante, son los individuos que generan el mayor número de problemas de tránsito.

Según Cesvi, las estadísticas internacionales afirman que, uno de cada cuatro conductores, es peligroso por lo que resulta fundamental buscar soluciones para evitar la agresividad al volante.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el vehículo debe ser considerado tan solo como medio de transporte y no convertirse en un instrumento para competir ni para protegerse de los demás. En otras palabras, no debe ser utilizado para intimidar ni mucho menos para manejar a la ofensiva.

Todo está en la actitud de cada conductor: se debe aprender a controlar el enfado que produce esa sensación de impotencia que surge en un trancón y recordar siempre que uno no es el único en esa situación.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.