Prender el carro cuesta cuatro dólares: colombianos entre los que más pagan por movilizarse

Según el senador Hugo Serrano, "el gobierno especula con los combustibles" porque ata sus precios a costos internacionales del petróleo y no a los de nuestras refinerías.

Redacción Motor

05:00 a.m. 12 de febrero del 2010

Año nuevo, precios nuevos en los combustibles: con el alza de 200 pesos, nuestra gasolina corriente ya bordea los cuatro dólares, y con el de 100 pesos, el ACPM sobrepasó los tres dólares el galón, lo que convierte a Colombia en uno de los países con combustibles más caros de la región, según Hugo Serrano Gómez.

De acuerdo con el senador, los precios para Bogotá de la gasolina a 7.365 pesos/galón y del ACPM a 6.137/galón son de los más costosos si se tiene en cuenta que Colombia produce, refina y exporta petróleo.

"Una gasolina a 3,77 dólares por galón, como la nuestra, de pésima calidad, es muy cara para los colombianos, cuyos ingresos son bajos. En Estados Unidos, la gasolina regular de mejor calidad cuesta 2,65 dólares/galón", asegura.

Lo anterior tiene que ver con que el gobierno ata el precio de nuestros combustibles a los sotos internacionales del petróleo,  "como si estuviéramos importando el crudo del Golfo de México", se queja el parlamentario.

En cuanto al ACPM, Serrano critica la motivación principal que, según él, tuvo el Gobierno Nacional para incrementarlo 100 pesos este año: "El Presidente Uribe y Minminas justifican el alza del diesel en la elaboración de un ACPM con bajo contenido de azufre, como si no fuera una obligación producir combustibles de alta calidad no contaminantes como lo ordena la ley de la cual fui su ponente en el Senado".

Cabe recordar que, desde enero de este año, Colombia produce ACPM de 500 ppm (los articulados ruedan con 50ppm), mucho menos contaminante que el que se producía hasta diciembre, de 2.500 ppm. Para lograrlo, Ecopetrol estima inversiones por encima de 7.000 millones de dólares.

Contempla también la modernización de las dos principales refinerías del país (Barrancabermeja y Cartagena), la construcción de una planta de hidrotratamiento para extraer el azufre y la ampliación del poliducto Pozos Colorados-Galán (Santa Marta-Barranca).

El precio de la gasolina corriente
Antes de llegar al tanque del carro, la gasolina corriente ha pasado por varios filtros económicos que finalmente determinan el precio final.

1. El ingreso al productor que lo determina mensualmente el Ministerio de Minas y Energía.
2. La Ley 633 del 2000 le incluye un IVA del 16 por ciento.
3. El impuesto global. Que es un valor fijo establecido por la Ley 681 del 2001.
4. Tarifa de marcación de los combustibles.
5. El costo del transporte del combustible a través de los poliductos.
6. Todos estos rubros sumados son los que se le cobran al distribuidor mayorista.
7. Una vez en su poder, el mayorista calcula un margen de máximo 8,5 centavos por galón por la gasolina corriente y 9 centavos por el ACPM. Aquí se tienen en cuenta las inversiones que hace en infraestructura, los costos de mantenimiento, los gastos de administración, la aditivación, las pérdidas por evaporación, entre otros. Todo lo anterior da el precio del distribuidor mayorista, al minorista.
8. Una vez en su 'bomba', el minorista calcula un margen que incluye el transporte desde la planta hasta la estación de servicio.
9. El minorista calcula las pérdidas por evaporación, aunque exclusivamente de la gasolina corriente.
10. Finalmente se calcula el precio máximo de venta al público. Aquí se incluye la sobretasa, en el caso de Bogotá. Los regímenes para calcular el precio máximo de venta son los de libertad vigilada y libertad regulada.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.