Préstele atención a los factores que aumentan los índices de accidentalidad

Un reciente estudio de Cesvi Colombia analizó las causas por las cuales los conductores se distraen mientras conducen y ocasionan accidentes de tránsito.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Manejar es un poco más complejo que acelerar y frenar, ya que al mismo tiempo se puede escuchar música, hablar con el acompañante, ver avisos. Es allí en donde la distracción entra a jugar con la atención del conductor.

El conductor se distrae con cosas muy leves, pero la distracción aumenta cuando se perciben al tiempo un peatón, un vehículo, una señal horizontal, una vertical, el clima, un sonido estruendoso, entre muchos otros elementos distractores.

El estudio definió la atención como un proceso selectivo propio del ser humano el cual se divide en tres tipos:

1. Atención selectiva: se centra en que el conductor solo está pendiente de los mensajes y cosas importantes que le aporten a la buena conducción. Por ejemplo, la luz del semáforo cuando cambia o la distancia que existe entre un vehículo y otro.

2. Atención dividida: se da cuando el conductor realiza varias actividades al tiempo mientras conduce, como escuchar música o hablar con el acompañante, y mezcla esas actividades con otras más rutinarias, como controlar de los pedales, manejar la caja de cambios o atender los espejos.   

3. Atención de respuesta rápida: se conoce como la capacidad de reaccionar eficientemente ante un imprevisto, como el peatón que se atraviesa o el vehículo que sale intempestivamente de una bocacalle.

Estar alerta
Teniendo en cuenta los tres tipos de atención que presentan las personas, el documento identifica igual número de pasos en secuencias que evitan llegar a un accidente de tránsito.

La primera reacción del conductor sucede cuando percibe el peligro. Detecta a tiempo el peatón que se atraviesa o el vehículo que se sale de su curso normal.

Luego, su cerebro entiende lo que se debe hacer porque procesa correctamente la información con respecto al estímulo presente.

Superados estos dos pasos, el conductor actúa a tiempo, pues sabe lo que se debe hacer, en el menor tiempo posible.

Por su parte, dice el documento de Cesvi, ¿la distracción es un proceso afectado por factores externos e internos del conductor, pues está sometido a diferentes circunstancias que lo rodean¿. Esos factores pueden ser de origen interno o externo.

FACTORES INTERNOS DE DISTRACCIÓN

  • La fatiga, el estrés, el sueño o problemas personales.
  • La motivación por estados de la persona, como el hambre o las ganas de ir al baño.
  • El efecto de sustancias alucinógenas.
  • El efecto del alcohol.
  • La edad avanzada quita la capacidad de reacción y acelera el cansancio.

FACTORES EXTERNOS que provocan distracción

Prestar atención a elementos ajenos a la conducción, como anuncios publicitarios, el paisaje o un objeto que llame la atención.
Fumar o cambiar la emisora sin mirar al frente pueden ocasionar un siniestro en cuestión de segundos.
El conocimiento de una vía muy frecuentada le da exceso de confianza al conductor y por ello le atención a la carretera.
Altas temperaturas en el interior del vehículo produce sueño.
Hablar por celular cuadriplica el riesgo de accidente, según varios estudios que hablan al respecto: el 16 por ciento de los conductores accidentados por culpa del celular estaba hablando al momento del choque; el 32 por ciento marcaba un número y el 42 por ciento intentaba contestar o colgar el teléfono.

La distracción es ¿pues- un tema al que no se brinda mayor importancia, pero estudios como el de Cesvi demuestran que el riesgo de accidente es muy alto, cuando no se tienen los cinco sentidos sobre el volante.

El conductor es un procesador de información, que selecciona lo que le interesa. De ahí que, entre más atención les preste a los factores clave de la conducción, menor riesgo tendrá de accidentarse.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.