El primer monocasco que corrió en la Fórmula Uno

El diseño de chasís monocasco fue introducido a la Fórmula 1 por Colin Chapman con el Lotus Climax Type 25 en 1962. Su ligereza y rigidez, claves para llevar a Lotus a los primeros lugares.

Redacción Motor

05:14 a.m. 09 de noviembre del 2012

Las constantes reformas hechas sobre el reglamento de F1 han ayudado a que el espectáculo se mantenga, ya que las escuderías tienen que ingeniárselas para adaptar sus autos y motores al reglamento vigente. Por otro lado, muchos de los inventos de las marcas participantes han derivado de esas revoluciones.
 
Ferrari era el equipo dominante en 1961 y el que mejor se adaptó a la regla de reducir la cilindrada de 2.500 a 1.500 cm3 para la temporada de 1962. Esto motivó a Colin Chapman, cerebro de Lotus, a desbancar a su rival a través del rediseño del chasís. Fue así como nació el Lotus Climax Type 25, con un chasís revolucionario (el monocasco), que adaptó de la industria aeronáutica.
 
El monocasco del Lotus Climax Type 25 era un sencillo cilindro achatado que obligaba al piloto a conducir casi acostado. El motor, un Coventry-Climax FWMV 8V, empujó con potencia, hacia la victoria, esta carrocería, que era muy rígida y ligera.
 
Para 1963, el dominio de la dupla Lotus Climax Type 25 /Jim Clark fue avasallador. Siete victorias de 10 grandes premios de la temporada le permitieron a Clark casi duplicar en puntuación a Graham Hill, su principal rival en la F1.
 
Y todo en una época en que la conducción era mucho más decisiva que la de estas últimas décadas. Según se decía, Jim Clark, 'el escocés volador', tuvo clase para controlar los difíciles modelos que diseñaba su gran amigo Colin Chapman.
 
El próximo viernes, con EL TIEMPO
Obtenga el Lotus Climax Type 25 de Jim Clark en grandes superficies, librerías y centros de venta de nuestra Casa Editorial, con el volante que aparecerá el viernes 16 de noviembre en EL TIEMPO, más 13.900 pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.