Uno de los principales sistemas de seguridad pasiva de los vehículos actuales es el 'airbag'

Si bien el conductor no tiene la posibilidad de verificar el funcionamiento de las bolsas de aire, este sistema está siempre listo para actuar en caso de ser necesario.

Redacción Motor

07:27 p.m. 11 de julio del 2014

El objetivo primordial de este sistema es detener el cuerpo de los ocupantes ‘suavemente’, lo que no es fácil de conseguir debido al corto espacio que hay entre la consola, el timón o las puertas y la silla del ocupante.

Este dispositivo, como tal, genera muchas preguntas entre los propietarios de vehículos. A esta sección nos han llegado varias cartas con casos personales sobre la activación o no del sistema, razón por la cual queremos recordar aspectos importantes de su configuración.

Así opera

El mecanismo de inflado es sencillo y su sistema electrónico está en la capacidad de diferenciar entre un choque ligero o una frenada brusca, producto de un impacto.

Mediante un microsensor, mide la deceleración del vehículo y envía los datos a un centro de cómputo para su análisis. Identificado el grado y patrón del impacto, la central manda un impulso eléctrico que inflama una pequeña cantidad de pólvora negra, situada por debajo de la bolsa.

Al entrar en contacto con unas pastillas de azida de sodio, el calor emanado de esa explosión produce una reacción química que convierte esas pastillas en gas nitrógeno, que es finalmente el encargado de inflar la bolsa.

El tiempo de todo ese proceso es de tan solo unos 20 a 30 milisegundos (depende de cada fabricante). Sin embargo, se puede decir que la velocidad de despliegue de la bolsa ronda los 300 kph.

Una vez inflada, el nitrógeno es expulsado a través de unos orificios que tiene la tela.

Es importante tener en cuenta que las bolsas de aire fueron diseñadas para complementar la función de los cinturones de seguridad, no para sustituirlos, pues estos últimos ayudan a mantener al pasajero del vehículo en la posición apropiada para lograr una mayor efectividad al momento de un impacto.

¿Por qué no se disparan?

Los airbag de última generación son ‘inteligentes’ y se despliegan en función del peso de los ocupantes, determinado por un sensor en la silla.

De esta forma se controlan los disparos innecesarios cuando no hay nadie en el asiento y, de paso, se evitan heridas en los niños.

También existen airbag que no se disparan si el impacto inicial forma parte de un patrón, que comprende un segundo choque mayor, donde la bolsa será vital.

Adicionalmente, la estructura de la carrocería de los vehículos influye en la ‘no apertura’ de las bolsas de aire, pues está diseñada para absorber una gran cantidad de energía (ver: ‘Las quejas de algunos lectores’).

Otras aplicaciones del sistema

BMW Motorrad lo instaló en varios de sus modelos de motos.

Volvo equipó su modelo V40 con un ‘airbag’ para peatones sobre el capó del vehículo.

Ford viene desarrollando, desde hace un tiempo, cinturones de seguridad con ‘airbag’ incorporado.

La Nasa lo utilizó en 2013 a con éxito para el descenso de la sonda Mars Pathfinder, en Marte.

En las tiendas de accesorios para motociclistas existen las chaquetas con ‘airbag’ que se conecta mediante una cordón a la moto, y si el conductor ‘sale volando’, ese cordón se tiempla, lo activa y amortigua la caída.

No siempre abren

“Tuve un accidente, más o menos a unos 60 kph, con otro vehículo que se encontraba detenido y no se desplegaron los ‘airbag’, un Citroën C3 2007, me dicen que se deben cambiar cada cinco años”.
Rafael Quijano

“Tras un choque múltiple en carretera, a mi auto un Volvo S40 que quedó en el medio, no se le activó ninguna de las bolsas de aire, a pesar de quedadar destruido”.
Ricardo Sanabria Figueroa

“Estaba rumbo a mi casa en la noche a una velocidad promedio de 80 km/h por la autopista norte y no alcancé a esquivar uno de los tantos cráteres de esta vía, este golpe ocasionó que se activaran los airbags frontales de mi vehículo un Mazda 6, lo cual considero exagerado por lo que no se trató de un choque”.
Marco Rodríguez

“Sufrí un choque en la camioneta de mi novio, una Sorento 2008. El impacto fue bastante fuerte pero no se activaron los airbag, sin embargo el diagnóstico del perito de la aseguradora dice que la declararán por pérdida total”.
Ana María López

Una creación alemana

Mercedes-Benz fue la marca que patentó este sistema en 1971. Luego de varios años de desarrollo y pruebas técnicas, el primer vehículo en contar con 'airbag' fue el Clase S de 1981 y después fue instalado en el Clase E. Este sistema tardaba varios segundos en desplegarse.

Tenga en cuenta…

Los ‘airbag’ no tienen vencimiento ni necesitan mantenimiento.

No se reparan. Se cambian sólo cuando se han activado.

Únicamente un taller autorizado por la marca, o el propio concesionario, están en capacidad de instalar este sistema.

La bolsa es de un material sintético y tan resistente como del nylon.

El polvo que emana la bolsa inflada es talco para que la tela con que está hecho no se pegue cuando está guardado.

El nitrógeno de los ‘airbag’ es un gas inerte y hace parte, en casi un 79 por ciento, del aire que respiramos, por lo cual no es perjudicial para la salud.

No se pueden instalar ‘airbag’ a un vehículo que no los traiga de fábrica.

Futuros desarrollos

General Motors, en asocio con la japonesa Takata, uno de los tres proveedores más importantes de este sistema, viene desarrollando un ‘airbag’ delantero central con el fin de minimizar los golpes entre las cabezas de los ocupantes.

La bolsa que cambió la seguridad

La tendencia apunta a que los habitáculos de todos los vehículos deban tener, como norma de fabricación, dos bolsas frontales.

De acuerdo a estudios internacionales realizados por los propios fabricantes de vehículos y organismos de seguridad vial, las fuerzas que se desencadenan en un accidente, especialmente cuando la velocidad de circulación es alta, producen lesiones muy graves.

Las afectaciones más delicadas se presentan en la cabeza, tórax, el estómago, la cadera y en menor grado las piernas. La sueca Volvo, reconocida por sus programas de seguridad, considera que una cuarta parte de las muertes en accidentes de tránsito es debido a los golpes en la cabeza.

Teniendo todo esto en cuenta, los fabricantes de vehículos se han esmerado en lograr que los sistemas de bolsas de aire protejan al máximo la integridad de los ocupantes. Audi y Volkswagen aseguran que el airbag' frontal protege en más del 60 por ciento del total de accidentes y que reduce las lesiones graves del cráneo y los daños en el tórax.

Por su parte, y en el mismo sentido, un estudio de la Administración Nacional de Seguridad de Carreteras de Estados Unidos (NHTSA) concluyó que combinar los cinturones de seguridad y las bolsas de aire previenen las lesiones graves en la cabeza en un 75 por ciento de los casos y las del pecho en un 66 por ciento.

En cuanto a los choques laterales, Opel sitúa el porcentaje de estos incidentes en un 24 por ciento mientras que Volvo afirma que estos impactos provocan numerosas lesiones debido a que la protección que recibe el pasajero solo se la da la puerta, de ahí la importancia de las bolsas de aire laterales y de cortina.

Tipos de ‘airbag’

Frontales: ubicados en el centro del timón y encima de la guantera.

De rodilla: instalados en la columna de dirección.

Laterales: colocados en los parales de las puertas o en los hombros de los asientos.

De techo o tipo cortina: van ubicados en los marcos de las ventanas delanteras y traseras, diseñados para proteger en caso de volcamiento.

En Colombia no son obligatorios

En el 2011, el entonces viceministro de Transporte, Felipe Targa, propuso en la reforma al Código Nacional de Tránsito, se exigiera ‘airbag’ delanteros y ABS para todos los vehículos en su equipamiento de fábrica a partir de 2013 en Colombia. Sin embargo, la iniciativa se quedó en tan solo un proyecto de ley y fue archivado.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.