El Programa electrónico de estabilidad, ESP, ahora es obligatorio en Europa

Es una determinación importante, ya que desde su introducción en 1995 ha prevenido más de 190.000 accidentes.

Redacción Motor

05:37 a.m. 07 de noviembre del 2014

En septiembre de 2011 Estados Unidos y Canadá aprobaron una ley que hacía obligatoria la inclusión del Programa electrónico de estabilidad (ESP, por sus siglas en inglés) en todos los vehículos nuevos que se vendieran allí, decisión que también se ha adoptado en Australia e Israel y que desde el pasado 1 de noviembre fue acatada por la Unión Europea para todos los autos de hasta 3.5 toneladas.

Pero, ¿qué es este sistema y para qué sirve? A grandes rasgos, y como su nombre lo explica, el Programa electrónico de estabilidad, más conocido como control de estabilidad y cuyo nombre y siglas varían entre cada marca, tiene la tarea de mantener la estabilidad y la trayectoria más segura del vehículo, brindando siempre a su conductor el mayor control posible.

Para cumplir su cometido, el ESP está compuesto por sensores de velocidad en cada rueda, un sensor que mide la rotación del vehículo sobre su eje vertical, un sensor del ángulo de la dirección, sensores de señales que le permiten a la unidad central saber cuándo y cómo debe intervenir, y una unidad hidráulica que aumenta o reduce la presión sobre los frenos.

Con un monitoreo de 25 veces por segundo, los sensores informan a la unidad de control acerca de un giro dictado por el conductor sobre el sistema de dirección. Si en ese mismo momento el sensor de rotación sobre el eje vertical detecta que el vehículo se desliza en vez girar hacia donde el conductor pidió, el ESP inmediatamente frena la rueda trasera interna para que el auto responda como se pretendía.

En caso que esta acción fuera una maniobra de evasión de un obstáculo, donde después del giro repentino se busca volver al carril por donde se transitaba, la cola del auto comenzará a deslizarse hacia afuera (sobreviraje). En respuesta a eso, el ESP procederá a disminuir el torque sobre la rueda delantera externa y en vez de seguir deslizándose, el carro retomará la trayectoria deseada.

Esto quiere decir que la acción correctiva variará dependiendo de las condiciones con el fin de mantener el control del vehículo, por lo que, contrario al argumento con el que algunos vendedores locales engañosamente buscan disculpar la ausencia del sistema, su intervención no depende de la potencia que el carro declare.

De acuerdo a estudios de Bosch, empresa alemana que introdujo este sistema al mercado en 1995 y del cual ha producido más de 100.000 unidades desde ese entonces, la importancia del ESP se refleja en el hecho que solo en Europa ha prevenido más de 190.000 accidentes y salvado más de 6.000 vidas.

Por su parte, estudios independientes muestran que este elemento podría evitar hasta el 80 por ciento de maniobras que terminan en pérdidas de control del auto.

Índice de atraso

La decisión tomada por la Unión Europea de exigir el control de estabilidad en todos los vehículos nuevos que se vendan allí a partir del 1 de noviembre, y el hecho que ya sea norma en Estados Unidos, Canadá, Australia y próximamente en Japón, Corea del Sur, Turquía y Rusia, reflejan la seriedad con que muchos países ven la seguridad de los vehículos.

Mientras tanto, en Colombia las personas siguen dando argumentos infundados y hasta ridículos para “defender” el hecho de no utilizar algo tan básico y elemental como el cinturón de seguridad. Ni hablar de los asesores que engañan a clientes incautos con ilógicas razones para justificar la falta de elementos de seguridad de los vehículos y el total desinterés del gobierno de hacer algo al respecto.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.