Proponen que el Estado subsidie reposición de motocicletas de 2 tiempos

A través de un fondo especial que estaría a cargo del Gobierno se buscará que se subsidie la reposición de este tipo de motos. Proyecto de ley para darle más protección y seguridad a los motociclistas

Redacción Motor

05:00 a.m. 11 de septiembre del 2009

Aunque este tipo de motores ya no se producen y son pocos los comercializados en el país, pues casi todas las marcas migraron hacia los de cuatro tiempos, en Colombia todavía existe un alto número de motos de dos tiempos que ruedan por calles y carreteras.

El autor de este proyecto, el representante Venus Albeiro Silva, argumenta que la mayoría de propietarios de motocicletas de dos tiempos en el país son personas que de escasos recursos que tienen la moto como medio de trabajo y de él derivan sus ingresos.

La desaparición de estos motores es una tendencia mundial sustentada en los altos índices de contaminación (auditiva y ambiental) que producen y en las altas exigencias de las normas internacionales de protección al medio ambiente como las Euro.

Estas son unas medidas reglamentarias  de la Comisión Europea que establecen los requisitos técnicos para la homologación de los vehículos de motor en lo que se refiere a las emisiones, que cada día deben ser menores.

En la actualidad está vigente en Europa la Euro 4, que será reemplaza a partir del primero de octubre por la Euro5 que impone una disminución de la cantidad de óxido  nitroso autorizado emitido por los vehículos a motor hasta los 60 miligramos por kilómetro en motores de gasolina 180 mg/km en los motores Diesel.

Bogotá es la primera ciudad del país al avanzar en esa dirección, pues desde el pasado mes de abril en la capital no se permite matricular motos nuevas de dos tiempos, y su circulación se prohibirá a partir de febrero de 2011. Esta decisión, como ha ocurrido con otras, es muy probable que replique en el resto del país. 

El 'Plan MotoE en España

El pasado 3 de julio, en España fue aprobado el 'Plan MotoE' para motos, que no solo busca aliviar la caída del mercado de motocicletas que se redujo casi un 50 por ciento en el primer semestre, estimulando la compra de motos nuevas, sino también darles facilidades a los motociclistas de cambiar su vieja moto.

Para acceder a las ayudas del plan, la moto que se va a comprar debe ser nueva y entregar una  para su 'chatarrización' o desguace como le llaman allá. El nuevo vehículo no debe costar más de 9.500 Euros (con IVA y sin impuesto de matrícula), aproximadamente unos 28 millones de pesos.

Los vehículos que se entreguen -de no más de 250cm3-, deben tener una antigüedad mínima de cinco años; y los superiores a esta cilindrada, deben tener más de 7 años de uso. Las ayudas van desde los 75 Euros hasta los 750 Euros dependiendo de la cilindrada de los aparatos.

 Lo que trae el nuevo proyecto

Las motos que no superen los ciento treinta cinco 135 cm3 tendrán un descuento del 20 por ciento del valor actual del Soat.

El Estado responderá económicamente por los daños que ocasionen la accidentalidad del motociclista por el mal estado de las vías o (falta tapas de drenaje, huecos mal reparchados o malas  demarcaciones etc.).

No existirá el día sin moto, ni un evento que afecte la rutina y labores de los motociclistas.

No se impondrán peajes en el futuro a las motocicletas.

El Ministerio de Transporte,  vigilará el aseguramiento de las motos, y sancionará con multas equivalentes a 20 salarios mínimos mensuales legales vigentes   a las compañías aseguradoras que se nieguen a expedir las pólizas de  Seguro para motos por Hurto o robo, pérdida, daños generales o particulares

Parágrafo 3. Una vez aprobada el examen de pericia, los organismos de tránsito del Ministerio de Transporte, expedirán  la licencia de conducción.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.