Prototipo del primer Rolls-Royce eléctrico en el salón de Ginebra

Por primera vez en la historia de la fábrica inglesa de autos del emblema del "Espíritu del Éxtasis", fue presentado un prototipo de tecnología eléctrica. Se trata del 102EX Concept.

Redacción Motor

05:00 a.m. 04 de marzo del 2011

El actual Salón de Ginebra número 81, uno de los salones más importantes de la industria automotriz, fue el escenario escogido por la fábrica de automóviles inglesa para presentar el Rolls-Royce 102EX Concept.
 
Se trata de un prototipo, bastante realista, basado en el chasis de un Rolls-Royce Phantom, pero con dos motores eléctricos de 290 kW y un torque cercano a los 590lb-pie.
 
El motor es alimentado por un grupo de baterías con capacidad de 71 kWh, cuya duración de vida está estimada para los tres años. La ficha técnica también incluye  información sobre el peso de 2.720 kilogramos, con el cual consigue una velocidad máxima de 160 km/h.
 
Las baterías se cargan completamente en una toma corriente normal en 20 horas  o en una trifásica por 8 horas. Aunque entre los anuncios que hizo la fábrica estaba el lograr un tipo de recarga de la batería inalámbrica.
 
El "Espíritu del Éxtasis" iluminado
 
En conjunto el tamaño de estos nuevos equipos ocupan el espacio del V12 de gasolina que tradicionalmente trae el modelo. Además, el lugar para conectar el 102EX Concept a la toma corriente es el mismo por donde usualmente se alimenta de gasolina.
 
La tapa fue cambiada por un transparente que se ilumina de diferentes colores dependiendo del estado de las baterias. Al cargar completamente se pone verde, al arrancar el motor se pone azul, mientras va andando parpadea y si presenta una ffala eléctrica se pone roja.
 
Así mismo el "Espíritu del Éxtasis", emblema de la lujosa fábrica cuenta con este sistema de iluminación para avisar al conductor del estado de sus motores y el sistema eléctrico del vehículo.
 
Además, en la consola central tiene un display que informa al conductor del estado de la carga de sus baterías, utilizando esos mismos colores.
 
Pintura especial
 
Los ingenieros de la Rolls-Royce no se quedaron con la idea de solo crear un auto de lujo futurista, sino que también realizaron importantes avances en detalles como la pintura del 102EX, la cual también es experimental.
 
Por medio de nanopartículas de cerámica, después de muchos años de investigación lograron crear una pintura reflectiva, que además ayuda a mantener el auto a un temperatura ideal permitiendo el ahorro de energía al no ser utilizados los sistemas de enfriamiento y calefacción del carro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.