Más que una 'prueba de amor' con el automóvil

Diversos estudios e investigaciones comprueban la incidencia de los autos en la personalidad de sus dueños y en la forma de relacionarse entre hombres y mujeres.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

Diversos estudios e investigaciones comprueban la incidencia de los autos en la personalidad de sus dueños y en la forma de relacionarse entre hombres y mujeres.

Que el automóvil es una proyección de su dueño es una afirmación que pocos ponen en duda. Hoy, las propias marcas se esmeran en crear diseños para un ¿target¿ específico. O los carros se pueden 'personalizar' en el mismo concesionario. 'Dime qué carro tienes, y te diré quién eres' parece ser la consigna.

La posibilidad de elegir el carro de los sueños tal vez solo es superada por la elección de la pareja aunque, como dicen las mamás, esto último es ¿cosa del destino". La que a uno o una le tocó en suerte. En cambio, el carro sí se puede comprar al gusto de uno, y si tiene algún defecto, sencillo, acudiendo a esa horrible palabreja, se puede 'customizar' o personalizar.

Probablemente, también por eso es que hay quienes llegan a querer más su carro. Lo convierten en un 'cariño verdadero', incluso en días como el del Amor y la Amistad. ¿Una prueba de amor para su carro? Muchas.

O acaso no se han fijado en ese vecino, quien los domingos se levanta muy temprano armado de manguera, balde y bayetilla. Le arroja agua como si estuviera apagando el peor incendio. Luego viene el secado, la encerada,  la brillada, la aspirada y, por último, los detalles, el retoque, y la aplicación de cuanto menjurje (siliconas, cremas, etc.) exista para el tablero, los asientos, en fin.

En este punto ya son las cinco de la tarde, y la señora y los niños se quedaron esperando el paseo. Y a guardar el carro porque vienen un aguacero y hasta ahí llegó la lavada. Y ni hablar de los 'afiebrados' por la mecánica. Esos que a pesar de que el carro funciona como un relojito, son felices desarmando cuanta pieza encuentran, buscando un 'grillo', apretando una tuerca o metidos debajo del carro. Allí pueden pasar horas y horas.

¿Más pruebas de amor? Al que le gusta tener su carro bien engallado, que compra cuanto perendengue encuentre para ponerle al ¿pichirilo¿, o aquel a quien la mujer tiene que sacar de rastra de las secciones de autos de los grandes almacenes. A otros incluso los atrae el olor de las llantas nuevas en las tiendas de cadena.

Cuestión de identidad y de gusto
Tener un auto no es solo para ir de un lado a otro. Para muchos es cuestión de actitud y una forma de reafirmar la personalidad o la sexualidad. En un recorrido por Internet es fácil encontrar blogs y artículos de mujeres que no se cansan de criticar la actitud de los hombres frente a los carros.

"¿para ellos su automóvil no es sólo un vehículo, desde ya, tampoco es sólo un símbolo de poder económico y estatus social, además y por encima de todo, el coche que un hombre maneja viene a ser referente de su potencial sexual¿, dice una de ellas.
Pero si los hombres son apasionados por los carros, las mujeres no se quedan atrás. En otro blog se hace referencia a un estudio de David Moxon, sicólogo inglés con años de experiencia en comportamiento humano, quien comprobó mediante un estudio ¿que las mujeres  se exitan con los autos exóticos", publicado en Wired Blog Network bajo el título de ¿Science Proves Exotic Cars Turn Women On'.

La prueba de Moxon consistió en exponer a 40 hombres y mujeres al sonido de un Maserati, un Lamborghini y un Ferrari. Luego midió el nivel de testosterona en sus salivas. Al final, todos tenían altos niveles de excitación después de escuchar los autos, "pero las cifras de las mujeres se salían de las gráficas (¿)".

Todas las mujeres se excitaron considerablemente más con el Maserati, incluso las que decían que los autos no las atraían".

En cambio, carros menos económicos no produjeron mayor reacción en un  estudio hecho por la compañía de seguros inglesa Hiscox. Difícil saber qué tan acertado es el estudio, pero lo que si está claro es que es más fácil seducir a una mujer pasando a buscarla en BMW que en ¿WVM¿.

El auto que ellas y ellos quisieran tener

El color es parte fundamental para hombres y mujeres. Susan Sage, gerente de colores y materiales de diseño de Ford Motor
Company dijo en un artículo publicado por Univisión que, ¿el color crea una emoción visual. Si es un color que le encanta al consumidor, el auto le dará una sensación de balance y comodidad, que es lo que él desea y es definitivo para que una venta se haga o no¿.

Pero más allá de lo que importan los colores al momento de una compra,  es la incidencia de estos en el comportamiento de las personas. En un artículo de Horacio Marchand, titulado ¿Mi auto y yo¿, el autor hace referencia a este tema y cita una investigación ¿que asegura que los autos favoritos o ideales de las mujeres reflejan el tipo de hombre que les gustaría tener¿. 
A continuación, algunas de las conclusiones citadas por Marchand:

Las mujeres
"Si teniendo todo el dinero del mundo, una mujer compra una SUV o una camioneta, quiere decir que su hombre ideal debe ser seguro, confiable, fuerte, alguien en quien se pueda apoyar cuando el camino tenga baches. 

Para la mujer que desea un automóvil deportivo, la principal característica en un hombre es el físico. Busca un hombre alto, masculino, guapo, fuerte.

Soñar con un auto de lujo representa el nivel social al cual quiere pertenecer la mujer. Para esta mujer el status es crucial en sus relaciones y busca a alguien altamente educado, con quien pueda tener la familia perfecta.

Si a la mujer realmente no le importa el tipo de auto con tal de que la pueda transportar de un lugar a otro, significa que tiene una postura abierta y flexible ante el hombre ideal, siempre y cuando la trate bien".

Los hombres
"En el caso de los hombres, el tipo de auto que desean ¿no siempre el que tienen en la actualidad¿ puede revelar sus fantasías sexuales.

El hombre que desea un carro deportivo como el Corvette, el Porsche, el Viper o el Jaguar desea una mujer sexualmente agresiva. En sus sueños las mujeres se pelean por él y lo persiguen.

El que un hombre desee uno de lujo como un Cadillac, un BMW o un Mercedes quiere decir que sueña con tener una aventura en una locación exótica. Fantasea con hacer el amor en la playa en uno de los hoteles más finos del mundo. Su pareja siempre tiene que ser hermosa.

Los que gustan de los ambientes familiares desean un Oldsmobile Cutlass, un Toyota Camry o un Honda. Buscan estabilidad, la misma mujer siempre con ellos y tienden a evitar cosas inusuales. 

También están los que sueñan con las famosas SUV de corte masculino, (Blazer, Cherokee y las pickups). A estos les gusta el campo y sus sueños giran alrededor de paisajes naturales, buscan mujeres deportistas y anhelan la tranquilidad de los bosques.

Los de dos puertas o coupés son para hombres que buscan mujeres inteligentes. Se visualizan a sí mismos teniendo conversaciones sexualmente estimulantes con mujeres interesantes, cultas e inteligentes", puntualiza el estudio. 


LA TEORÍA DEL COLOR
La otra variable de la investigación a la que se refiere Marchand se refiere exclusivamente al color:

"El color rojo denota personalidades dinámicas y directas, pero generosas. Son fuertes de carácter, competitivos y les gusta estar activos. Saben lo que quieren, muestran coraje y buscan justicia para todos.

Las personalidades naranjas están llenas de energía y descansan poco. Son altamente organizados y están muy conscientes del diseño, la forma y la estructura; son bastante visuales.

El amarillo (que no sea taxi) es el comunicador universal. Estos hombres tienden a ser brillantes y expresivos y son cálidos con las personas. Hablan mucho pero la gente los ve como buenos consejeros.

Los verdes tienen buena percepción y se percatan de muchas cosas en su entorno, pero no les gustan las sorpresas. La salud y la estabilidad son sus metas.

El azul es creatividad y el más artístico de los colores. La imaginación es su mejor característica. Aman su mente y buscan que ésta se exprese libremente. Tienden a ser confiables y honestos. Proyectan y generan una energía serena y segura.

La personalidad morada es visionaria y la más intuitiva de los colores. Generalmente les interesan todos los aspectos síquicos. Tienden a ser nobles y dignos.

El negro refleja personalidades que se fijan y cuidan hasta el más mínimo detalle. Estas personalidades necesitan líderes que les digan qué necesita hacerse, y bajo una buena guía solucionan problemas con facilidad.

El blanco, por otra parte, es de personas penosas. Estas personalidades sienten que sus creencias y estructura de valores son correctas, pero no les gusta discutirlas.

A los de personalidades grises les gustan los ambientes tranquilos. Son originales e intentan de todo. Son gentiles, relajados y capaces de ser amigos de cualquier persona. Trabajan bien en equipo¿.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.