Prueba de exceso de velocidad

Un lector pregunta sí es necesario que un agente de tránsito presente al infractor una prueba fehaciente de que el segundo violó los límites de velocidad.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Me gustaría conocer cuál es el procedimiento a seguir por parte de un agente de tránsito cuando va a poner una multa por velocidad; tengo amigos a quienes han ¿partido¿ en carreteras de Cundinamarca y los agentes entregan el recibo con la velocidad a la que transitaba y una foto como muestra. Acá, en Risaralda, no entregan ni el recibo ni la foto.

Mis preguntas son las siguientes:

1. ¿Es cierto que deben entregar foto y recibo?
2. ¿Es esta una ley nacional o puede variar según el departamento?
3. ¿Cómo puedo tener acceso a esta ley que nos protege de algunos agentes inescrupulosos, que lo que hacen es utilizar el mismo recibo con varios vehículos?

Carlos Cardona

El código nacional de tránsito terrestre trae expresas regulaciones en cuanto al límite de velocidad que deben observar los conductores de vehículos automotores, los cuales se encuentran definidos en los artículos 74, 106 y 107.

Estas normas ¿en conclusión¿ señalan que en vías urbanas el límite de velocidad es de 60 kph, excepto cuando las autoridades competentes por medio de señales indiquen velocidades distintas.

En vías rurales es de 80 kph; en lugares de concentración de personas, zonas residenciales, escolares, etc., es de 30 kph, pero este límite puede extenderse hasta a 100 kph cuando el diseño de las vías así lo permitan y las autoridades lo señalen adecuadamente.

Las autoridades de tránsito competentes determinarán la correspondiente señalización y las velocidades máximas y mínimas permitidas de acuerdo con las características de operación de la vía y las clases de vehículos, sin exceder los límites señalados en la Ley 769, en los artículos anteriormente enunciados.

Cuando un agente de tránsito detecta la comisión de una infracción relacionada con exceder el límite de velocidad, deberá apoyarse en lo que se denomina una prueba técnica, por tratarse de una infracción que requiere soporte técnico para su detección, situación que también sucede con la infracción por alcoholemia la cual sólo puede ser determinada según los procedimientos establecidos por el Instituto de Medicina Legal.

Para el caso de la infracción por exceder el límite de velocidad, probatoriamente se requiere soporte en cuanto a la velocidad en que se venía movilizando el vehículo, no porque así lo determine ninguna norma expresa del Código Nacional de Tránsito, sino porque no existe ningún medio probatorio establecido que garantice la medición de la velocidad por parte del agente de tránsito, ni que permita la reconstrucción de los hechos para un adecuado análisis dentro del proceso contravencional a que tiene derecho el presunto infractor.

Así las cosas, no sólo debe existir y darse a conocer al presunto infractor la prueba del exceso de velocidad en el momento de inicio del proceso contravencional, al momento de imponérsele el comparendo, sino que esta prueba debe tener máximos niveles de individualización del conductor infractor, siendo este principio uno de los de necesaria observancia en todos los procedimientos de tránsito según el Artículo 1.

De esta manera, tendrá mejor soporte probatorio y existirán menores probabilidades de violación al debido proceso cuando la prueba técnica de medición de velocidad ofrezca no sólo la marcación de desplazamiento, sino también la imagen del vehículo infractor, las condiciones de movilidad y en general la mayor información posible que permita la individualización del conductor infractor.

En caso de que no exista este tipo de seguridades, el conductor infractor tendrá mayores posibilidades de afrontar con éxito un proceso contravencional en el que refute las pruebas exhibidas por el agente de tránsito.

Juan Carlos Zuluaga Rengifo, Gerente General del Siett Cundinamarca

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.