Pruebe su conocimiento acerca de la señalización vial

Pruebe su conocimiento acerca de la señalización vial

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Cuántos accidentes no se evitarían si los conductores, al menos, conocieran la razón de ser de los dispositivos de regulación de tránsito. Tome nota antes de arrancar.

¿Se imagina un mundo globalizado como el de hoy, con señales de tránsito distintas en cada ciudad del mundo? Pues eso sucedía hace menos de 50 años, cuando las carreteras (especialmente las europeas y norteamericanas)  tenían especificaciones distintas y el tráfico vehicular no era ¿ni la sombra¿ de lo que es hoy.

Antes de 1949, los diferentes países del mundo tenían su propia señalización vial, lo cual ya empezaba a generar problemas, especialmente en los viajeros, que no eran capaces de interpretar fácilmente los diferentes ¿letreros¿ de  ciudades y carreteras foráneas.

Ese año, la ONU habló por primera vez de unificar las señales de tránsito, sin importar el lugar geográfico en que se encontraran, y convino con todos los países miembros delegarles a unos especialistas su estudio y diseño.

Bastaron tres años para que ese comité de expertos presentara ante la comisión de transporte y comunicaciones de la organización un completo estudio, y varios meses más para que fuera aprobado, en 1955, por los países miembros.

Latinoamérica adaptó esas recomendaciones en 1967 durante el congreso de carreteras realizado en Montevideo (Uruguay). Colombia las acogió diez años después y, finalmente, las oficializó mediante la promulgación de la Ley 62 de 1982.

Desde ese año, las calles y carreteras colombianas se rigen bajo los criterios del Manual de señalización vial del Ministerio de Transporte, cuyo contenido es dinámico, es decir, se sigue adaptando a lo convenido por los organismos internacionales de tránsito.

Tienen su lógica
¿Es función de los dispositivos de regulación de tránsito (señales) indicar a los usuarios las precauciones que deben tener en cuenta, las limitaciones que gobiernan el tramo de circulación y las informaciones estrictamente necesarias, dadas las condiciones específicas de la vía¿, dice el Manual de señalización vial.

Esto significa que la adaptación y el uso que se les hagan a esas señales tienen como fin prevenir, reglamentar y avisar a los conductores sobre  posibles situaciones de conflicto que se puedan generar en ellas y les enseña la forma correcta en que deben circular por ese tramo.

Por eso las señales tienen colores específicos y están hechas en materiales reflectivos. Por eso también se ubican en sitios estratégicos y sus formas son diferentes, de acuerdo al fin para el cual fueron creadas. Las hay de tres tipos:

Las señales reglamentarias resaltan las limitaciones, prohibiciones y restricciones de la vía. Son de fondo blanco, con una línea roja que rodea el borde, aunque las de ¿Pare¿ y ¿No pase¿ (fondo rojo, letras blancas) y las que indican sentido de circulación (fondo negro, flecha blanca) también pertenecen a este grupo.

Las señales preventivas advierten sobre la presencia de una situación peligrosa. Se distinguen por su color amarillo, borde negro y símbolo del mismo color.

Las señales informativas suministran información acerca de sitios especiales, servicios y destinos. Son hechas en fondo azul y blanco, con símbolos blancos y negros.


ASÍ ES UNA CARRETERA
La vía es la zona destinada al tránsito de personas y vehículos. Abarca desde el borde exterior de la berma izquierda hasta el borde exterior de la berma derecha.

La calzada es la zona destinada, exclusivamente, a la circulación de vehículos. Abarca desde la línea blanca derecha hasta la línea blanca izquierda.

El carril lo constituye la mitad de la calzada y está destinado a la circulación de una fila de vehículos.

La berma es el espacio exterior a la línea blanca de la calzada.
Sirve para el tránsito de peatones y semovientes, la circulación de vehículos de emergencia y el parqueo provisional de vehículos (varadas o pinchazos).

La línea amarilla continua se utiliza en calzadas de doble sentido y aparece en zonas de bajo tráfico, pero consideradas por las autoridades como de alto riesgo de accidentalidad.

La línea doble amarilla continua les prohíbe adelantar a los vehículos que circulan en cualquiera de los dos sentidos. Aparece en vías de alta circulación.

La línea amarilla segmentada permite adelantar porque las condiciones geográficas y de visibilidad lo permiten.

La línea blanca del borde de la calzada sirve de guía al conductor, especialmente por las noches y en condiciones de baja visibilidad.

La línea blanca central es utilizada en calzadas de un solo sentido y le avisa al conductor que está llegando a una intersección.

La línea blanca segmentada también es utilizada en calzada de un solo sentido y sirve para dividir los carrilles de circulación.


EJEMPLOS DE SEÑALES
Reglamentarias: Doble vía; Retén; Velocidad máxima; Prohibido parquear; Peatones en la vía; Prohibido girar; Desvío; Conducir con luces bajas.

Preventivas: Reducción de la calzada; Resalto; Zona de derrumbes; Peligro de accidente; Descenso peligroso; Zona escolar; Curva peligrosa; Trabajos en la vía.
I
nformativas: Aeropuerto; Zona militar; Teléfono; Iglesia; Restaurante; Estación de gasolina; Taller.


LA POLICÍA RECOMIENDA¿
La dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional diseñó una serie de recomendaciones que les entregarán a los conductores durante las vacaciones de fin de año y que reproducimos a continuación:

1. Descanse bien antes de iniciar el viaje, sobre todo si ha tenido una jornada intensa de trabajo.
2. Nunca conduzca bajo la influencia del alcohol, drogas o estupefacientes.
3. En carretera, la máxima velocidad es de 80 kph y en sector urbano de 60kph. Mantenga una velocidad razonable y prudente.
4. La maniobra más peligrosa en carretera es el adelantamiento. Hágalo sólo cuando tenga la visual y el suficiente espacio.
5. Use el cinturón de seguridad para evitar consecuencias en maniobras inesperadas.
6. Mantenga una distancia prudente con el vehículo que circula delante suyo (mínimo de dos segundos).
7. Acate las señales reglamentarias. No hacerlo constituye presunción de irresponsabilidad.
8. En la Red Vial Nacional, el cambio de luces debe hacerse, mínimo, a 200 metros de distancia.
9. Mirando hacia atrás, comienza la seguridad hacia delante. Use los retrovisores.
10. Atienda todas las indicaciones de la Policía de Carreteras.
11. No lleve niños menores de 10 años adelante.
12. No lleve sobrecupo de pasajeros.
13. Descanse cada dos horas en las áreas de seguridad (estaciones de servicio, restaurantes, etc.
14. Conduzca con prudencia y sin afán.
15. Respete las señales de tránsito.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.