Los puentes vehículares de Bogotá están llevando a la ciudad hacia el caos

La gran mayoría de ellos y sus alrededores está en pésimo estado y causan desde llantas estalladas hasta accidentes mortales. Algunos de ellos quedaron registrados en nuestra galería. Repórtenos otros

Redacción Motor

06:15 p.m. 20 de febrero del 2015

Fotos del estado de algunos de los puentes más críticos de la ciudad

Quien deba incluir en su recorrido diario alguno de los 387 puentes vehiculares que hay en Bogotá seguramente encontrará que (en el mejor de los casos) al menos uno de ellos se encuentra en mal estado, ya sea por los huecos creados con el tiempo, uniones disparejas, arreglos mal hechos, desniveles o todas las anteriores.

La cuenta de estos puentes en precarias condiciones y sin demarcación de carriles es larga, pero entre todos ellos hay unos que gracias a sus “honores” no solo resaltan sino que hacen saltar a los ocupantes de los carros y darle más de un susto a los pasajeros de vehículos de servicio público, cuyos conductores atraviesan todas irregularidades sin respeto alguno por la vida de las personas que transportan.

En un recorrido para mostrarles algunas de estas construcciones cuya deteriorada infraestructura se convierte en otro hueco de la movilidad y de la ciudad, encontramos también que en muchos casos sus respectivas orejas copian esas deplorables condiciones y además las complementan con el hecho de haber sido convertidas en espacio de estacionamiento. Caos por donde se les mire.


Calle 13 con Av. Boyacá
La intersección de estas dos vías, que de por sí ya se encuentran en mal estado cada una, cuenta con algunos huecos menores (a comparación de los demás) sobre el puente de la calle 13, pero la ‘joya de la corona’ se encuentra sobre la Av. Boyacá en sentido sur - norte, justo debajo del puente. Lo que pudo haber comenzado como varios huecos ahora es uno solo, extendido al punto de haberse mezclado con el separador, ahora prácticamente inexistente.


Av. 68 con calle 26
Mientras que en sentido norte - sur el puente de la Av. 68 sobre la calle 26 presenta lo que podría ser una rampa ideal para saltos de rally, en sentido sur - norte expone una amplia colección de huecos, baches y desniveles, así como uniones que dentro de poco deberían dejar de llamarse así. Sin embargo, la mayor cuenta de ‘víctimas’ tal vez se la lleve un hueco ubicado estratégicamente para ‘atacar’ a quienes vayan a girar hacia el oriente por la calle 44.


Calle 63 con Cra. 30
Al dirigirse por la calle 63 en sentido occidente - oriente, la llegada a la subida del puente sobre la carrera 30 da la bienvenida con una serie de huecos de importantes dimensiones. A causa de esto, quienes transitan por el carril derecho se ven obligados a reducir la velocidad para esquivarlos, así como por aquellos ‘vivos’ que se inventan un nuevo carril e intentan meterse ‘a las malas’ para poder tomar el puente. En horas pico esto se extiende hasta la glorieta de la carrera 50, donde dicho caos se mezcla con el hecho que la gran mayoría de conductores no sabe (o no le importa) quién lleva la vía.


Calle 80 con Av. 68
En sentido oriente - occidente, cruzar el puente de la calle 80 sobre la Avenida 68 no supone mayor riesgo salvo algunos huecos en los carriles central y derecho, pero la verdadera odisea espera en la oreja (que tampoco se queda corta de huecos) para tomar dicha avenida hacia el sur. El carril izquierdo suele estar ocupado por buses de servicio público que no tienen reparo en estacionarse por periodos indeterminados de tiempo, mientras que el paso peatonal (donde el peatón parece no tener la vía nunca) también está en mal estado y supone un riesgo para los carros más bajos.


Oreja Av. 68 con Av. Esperanza
Si se dirigen hacia el norte por la avenida 68 y buscan tomar la avenida La Esperanza hacia el oriente, tengan cuidado, pues en medio de la oreja los espera un hueco que ofrece el espacio justo para que los carros apenas puedan pasar entre él y el andén, y que no demora en terminar de tomarse toda la calle. Por su parte, la oreja para tomar la avenida 68 hacia el norte, subiendo desde La Esperanza, ahora más bien podría llamarse estacionamiento ilegal, pues es común encontrar carros parqueados a ambos lados y dejando solo el espacio del centro para el tráfico.


Calle 80 con Av. Boyacá
Aunque a comparación de otros puentes este podría considerarse como ‘no tan mal’, en ambos sentidos y especialmente de occidente a oriente hay una serie de huecos y resaltos que obligan a que más de un vehículo deba reducir la velocidad.
La gran mayoría de estas irregularidades se ubican sobre el carril derecho. Por si fuera poco, las señales horizontales brillan por su ausencia, disparando la creatividad de quienes gustan de inventar carriles ‘por donde quepan’.


Calle 170 con Autopista norte
Tanto la subida del puente en sentido oriente - occidente como las orejas de la calle 170 con Autopista norte cuentan con sus respectivos huecos y falta de señalización, carencia que especialmente de occidente a oriente se traduce en largos trancones. Y como una reacción en cadena, el trancón de la subida por la 170 se extiende hasta las orejas en el costado occidental de la autopista, que a su vez se combina con los buses y vehículos mal parqueados sobre la vía. Al otro lado costado la situación no es distinta debido al improvisado terminal de transporte.


Calle 80 con Cra. 30
Si hubiera que escoger a un ganador entre los puentes que en peor estado se encuentran, el de la calle 80 con cra. 30 en sentido occidente - oriente es un serio candidato. A lo largo de su estructura, que por cierto tampoco está delineada, no hay carril que se salve de tener huecos y el izquierdo parece haber sido víctima de una lluvia de meteoritos. Mientras que en otros lados hay forma de esquivarlos a baja velocidad, aquí prácticamente toca es escoger el que considere ‘menos peor’. Los articulados de TransMilenio tampoco se salvan.


Calle 116 con Autopista norte
No hace mucho el puente de la calle 116 sobre la Autopista norte fue intervenido, pero en ambos sentidos ya hay suficiente material para volver a reparar. Mientras que de occidente a oriente la subida del puente tiene varios baches, especialmente sobre el carril derecho, la bajada del puente en sentido contrario ofrece a quienes vayan por el carril derecho un hueco de importantes dimensiones y por el carril izquierdo otros dos, que si bien no son tan profundos, sí logran ocupar buena parte del carril.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.