Recargar la batería del celular en el carro no es gratis, ni limpio.

Un estudio de Bloomberg señala las consecuencias de esta práctica. Si 300 millones de personas lo hacen emitirían 970 mil toneladas de CO2 al año.

Por Redacción Motor

10:04 a.m. 09 de febrero del 2016
Recarga de celulares en el carro

Recarga de celulares en el carro

La cifra de consumo de combustible y de emisiones de CO2 en un vehículo, cuando se carga la batería del celular, es ínfima, casi irrisoria, da risa porque no afecta el bolsillo, ni el pulmón de su propietario o por lo menos de forma evidente. Pero si se multiplica por millones de usuarios en el mundo, que podrían estar haciendo lo mismo, el panorama cambia.

Pero hay que empezar por el principio. La carga de un teléfono móvil cuya batería se conecta a un puerto USB hace que el alternador se tenga que mover un poquito más, casi nada, para generar la energía suficiente para recargarlo, lo cual como consecuencia le agrega algo más de trabajo al motor..

Esto significa que cargar el celular en el carro no sea gratis y aunque el gasto sea mínimo, según el reportaje de Bloomber, se calculó en un aumento en el consumo de combustible que nos resta 48 metros de autonomía por galón. En términos prácticos, media cuadra lo cual no es algo que afecte o trascienda.

Pero, esta pérdida en autonomía también significa un mayor consumo de combustible y al mismo tiempo más emisiones, ambos frentes en proporciones mínimas, por supuesto. Medidas que se registran en menos de centésimas, por lo que podrían pasar desapercibidas.

Sin embargo, reza el informe, si se toma el parque automotor de Estados Unidos, que se estima en unos 270 millones de vehículos y todos los días se recargaran los teléfonos, durante un año se emitirían 970 mil toneladas de CO2, el equivalente a casi 186 mil vehículos funcionando durante el mismo periodo.

Recarga de celulares en el carro

Recarga de celulares en el carro

Esta enorme huella de carbono se calculó teniendo en cuenta una velocidad promedio de 50 kph con lo cual el consumo de combustible en el mismo acumulado sería de unos 105 millones de galones, que se usarían en las recargas de sus teléfonos móviles. Teniendo en cuenta que un teléfono móvil promedio requiere 4.8 vatios para su recarga.

Por eso, el reporte hace la recomendación para que se carguen las baterías de la forma tradicional, es decir en tomas convencionales debido a que esta energía es menos costosa -hasta 33 veces menos en EE.UU.- y mas limpia para generar estas recargas.

Recarga de celulares en el carro

Recarga de celulares en el carro

Y el reclamo de este informe se basa en que en la actualidad la tendencia de la industria es dotar de varios puertos USB al interior de los vehículos para ofrecer no sólo la posibilidad de conectar diversos aparatos al sistema de infoentretenimiento, sino también de ofrecerlos como tomas de recarga.

Por eso, mientras que la misma industria se concentra en disminuir la huella de carbono en los motores y en los procesos de fabricación, que incluye el uso de materiales reciclables, también la cada vez más predominante necesidad de conexión debe empezar a incluirse dentro de las prioridades para ahorrar consumos y emisiones de cara al futuro pues al paso que vamos el auto va a necesitar no una batería de 12 sino de 48 voltios, como se ha vuelto norma ya en algunos modelos. Hasta en esto hay que tomar conciencia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.