La Reforma Tributaria creó un impuesto adicional en la compra de vehículos usados

Al momento de la compra se tiene que pagar un impuesto al consumo del 8 por ciento, sí el vehículo no ha superado los cuatro años de matrícula y su valor comercial no sobrepasa los 30 mil dólares.

Redacción Motor

07:34 p.m. 01 de febrero del 2013

Es lo que dicta la Ley 1607 del 2012 o 'Reforma tributaria', firmada por el presidente Juan Manuel Santos en diciembre pasado: a partir del primero de enero del 2013, vehículos de hasta cuatro años de uso deben pagar impuesto al consumo del 8 por ciento al momento de la venta (siempre y cuando su valor comercial sea menor a 30 mil dólares) y del 16 por ciento si es mayor a 30 mil dólares. Esto, adicional al IVA, que se unificó en el 16 por ciento para todos los segmentos.

Lo anterior significa que los carros 'a medio usar' son vistos por las autoridades tributarias como nuevos, algo que no tendría nada de raro si no fuera porque los precios con que se negocian tienen un alto componente subjetivo, a diferencia de los 'cero kilómetros', sometidos a las tablas de sus casas matrices.

Por si fuera poco, estos acuerdos se hacen, en su gran mayoría, informalmente y sin que medie factura alguna, pues se pueden 'pensar' de tantas formas como dicte la imaginación de quienes intervienen en ellos. Incluso los concesionarios reciben los carros en consignación o, cada vez menos, como parte de pago por otro nuevo o usado.

¿Cómo, entonces, se cobra el impuesto al consumo al momento de la venta de vehículos de hasta cuatro años de uso? ¿Quién puede recaudarlo y quién no? "Cuando (la transacción) es entre particulares, no se causa ni el impuesto al consumo, ni el IVA -nos aseguró la Dian-. (El cobro) es sólo para las ventas realizadas por concesionarios y la base del cálculo es la comisión".

Las vitrinas de usados venden principalmente vehículos que no superan los 20 millones de pesos y que son dejados -incluso- en permuta, figura que no debe ser obstáculo para el cobro del impuesto al consumo, según explicó la Dirección de Impuestos: "Con figuras como esta, si se hacen mediante concesionario, debería generarse el pago del impuesto, así como el del IVA".

NOTA ANEXA

Fenalco, preocupado
Para el vicepresidente de la Federación nacional de comerciantes (Fenalco), Eduardo Visbal, la inclusión del impuesto al consumo en la comercialización de usados de menos de cuatro años tendrá dos efectos. El principal es la 'desestimulación' de la venta de vehículos usados mediante concesionarios, que al ser sujetos del tributo tendrían que responder por su pago y cobro al consumidor final.

El secundario es el incentivo de las ventas de este tipo de vehículos entre personas naturales y sin intervención de terceros, lo que se traducirá en una visible disminución del recaudo.

"Es necesario precisar que, en la actualidad, el 70 por ciento de las ventas de vehículos usados en Colombia se realiza entre particulares y por fuera de los concesionarios de vehículos -advierte Visbal-. Con la adopción de un aumento tributario, se contribuirá aún más a la informalidad en la comercialización de vehículos".

Aun no hay claridad
Según Camilo Gutiérrez, de Continautos, el nuevo impuesto modificó en un 8 por ciento el margen de ganancia en la venta de los usados más nuevos. "Pero nuestros clientes no han preguntado por el tributo".

Para Álvaro Jaramillo, de Autonal, aun no son claros los efectos de la medida porque el mercado del vehículo usado siempre está determinado por los precios de los nuevos. "Hay que esperar cómo reaccionan, pues hay factores que pueden hacerlos bajar a mediano plazo, como los TLC".

Ver en este enlace: Las camionetas 'pick up' pagan mayor IVA a partir de la Reforma Tributaria 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.