Reingeniería al IDU: dividió Bogotá en seis distritos para ejecución de obras

El Secretario de la Movilidad Fernando Álvarez y la directora del IDU Liliana Pardo aseguraron que la entidad no seguirá siendo "una fábrica de contratos".

Redacción Motor

05:00 a.m. 27 de febrero del 2009

Los frentes de obra que iniciará la Alcaldía de Bogotá en los próximos días motivó la implementación del Pico y Placa todo el día. Al menos eso es lo que el Secretario de Movilidad, Frenando Álvarez, argumenta cada vez que surgen dudas o cuestionamientos alrededor del tema.

Y no le falta razón. La ciudad no solo se acaba de embarcar en un ambicioso proyecto de recuperación de la malla vial y de construcción de nuevas vías, puentes, pasos deprimidos y troncales de la Fase III de TransMilenio, sino que los promedios de velocidad de circulación bajaron dramáticamente al final del año pasado (menos de 18 kph).

Paralelo a ello están los cambios de las losas de TransMilenio, grandes culpables de la movilidad en la Autopista Norte y la Avenida Caracas, y las obras que se adjudicaron el año pasado y que están dejando la sensación en los capitalinos de que a los contratistas no les exigen cumplimiento.

"La calle 106 es un ejemplo claro de ese problema, al igual que la Pepe Sierra -dijo la directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Liliana Pardo-. Por eso las nuevas obras, que ya arrancaron en algunos tramos, estarán enmarcadas dentro de un nuevos sistema de contratación y vigilancia que exigirá estrictos parámetros de cumplimiento".

En el caso de la 106, el problema radica en el crecimiento desordenado de la ciudad, que se hace evidente al destapar las calles y encontrar toda una maraña de cables y tubos que se vuelven inmanejables para los contratistas y demoran las obras más de los presupuestado.

En la Pepe Sierra la situación es distinta, pues, según el IDU, el contratista no cumplió con los tiempos pactados y causó un impacto en la zona demasiado grande. "La 116 (Pepe Sierra) rebosó la copa del IDU, por eso tomamos la decisión de aplicar la caducidad del contrato y terminar nosotros la obra", reveló la directora.   

Las zonas geográficas
Precisamente casos como estos fueron los que motivaron al Instituto a realizar una 'reingeniería' a la forma de contratar, para que la entidad deje de ser "una fábrica de contratos", como lo expresaron la directora del IDU Liliana Pardo y el Secretario de Movilidad Fernando Álvarez, en un conversatorio con nuestra redacción.

"No podemos seguir con el esquema actual, en donde una empresa realiza el estudio de suelo, otra se encarga de la ejecución de la obra, otra del amoblamiento, etc. -advirtió Pardo-. Una sola empresa o persona jurídica debe responder por toda la ejecución de la obra".

Para Álvarez, el problema de la maraña de redes tampoco puede seguir siendo una disculpa para demorar las obras. "Los ingenieros ya cuentan con toda la tecnología para ver cómo está la situación debajo de las calzadas, antes de romper. Vamos a exigirles que miren antes de tocar".

Para lograrlo, el IDU creó un programa llamado 'Distritos de Conservación', que tiene como objetivo "integrar las acciones de intervención de mantenimiento, rehabilitación y construcción en la malla vial arterial, intermedia y local, optimizando la aplicación de los recursos disponibles para elevar el servicio de las vías (...)".

Para ello se dividió la ciudad en seis zonas geográficas, al interior de las cuales se realizarán actividades de mantenimiento rutinario y periódico, y se ejecutarán obras de rehabilitación y reconstrucción de sectores que estén afectando la movilidad y la conectividad de vías y que tengan previamente estudios y diseños necesarios para ejecutarlas.

"Lo que queremos es que cada uno de los distritos tenga un solo doliente. Es trabajar por proyectos y no por procesos, como se venía haciendo hasta ahora", recalcó la directora del IDU.

Los distritos de conservación, entonces, serán los encargados de realizar intervenciones sobre la malla vial arterial, intermedia y local de la zona correspondiente y, paralelamente, de diseñar actividades tendientes a mejorar la movilidad, ejecutar obras menores de mantenimiento, realizar acciones de prevención de emergencias, como limpieza de escombros, y diseñar un programa de intervenciones revisado por el IDU.

Estos seis distritos son: Centro, Norte, Occidente, Sur, Suroriente y Suroccidente. Les darán mantenimiento periódico a 1.708 kilómetros-carril con vigencias 2009 y 2010, del orden de 579.000 millones de pesos, y tendrán la obligación de garantizarle a la ciudadanía que en los corredores a su cargo quedarán tapados todos los huecos. 

Esos corredores corresponden a las siguientes avenidas: Boyacá, Contador, Centenario, La Hortúa, España, General Santander, Jorge Gaitán Cortés, Jorge Uribe Botero, Paseo del Country, Primero de Mayo y Rodrigo Lara Bonilla.

Los funcionarios están convencidos de las bondades de estas nuevas reglas de juego, al punto que el Secretario de Movilidad  se atrevió a hablar de fechas: "A finales de marzo, todas las arterias de la ciudad estarán libres de huecos", dijo.

La movilidad
Cabe destacar que estas acciones están encaminadas no solo a agilizar la ejecución de las obras, sino a ejecutarlas de forma más ordenada con el fin de paliar en algo la movilidad en esas zonas y justificar el Pico y Placa todo el día que, como lo reiteró el Secretario de Movilidad, seguirá adelante.

"Aún es muy temprano para evaluar el impacto de la medida -dijo-, pero estamos monitoreando absolutamente todo lo relativo a ella (contaminación, velocidad, transporte público, frentes de obra...) y empezaremos a colgar los resultados en nuestra página Web tan pronto sea pertinente".

También están estudiando la posibilidad de poner cámaras en los frentes de obra, con el concurso del Fondo de Vigilancia, para verificar que se estén ejecutando.

"No tiene sentido que nosotros, los funcionarios del Distrito, tengamos que salir a media noche a verificar que las cosas se estén haciendo, por eso los cambios en el IDU y por eso también el monitoreo vía circuito cerrado", añadió Álvarez.

Pico y Placa todo el día, distritos de conservación con un solo doliente, evaluación de redes antes de 'tocar' las vías, todas estas son medidas que deberán redundar en orden y movilidad, aunque, como lo reconoció EL Secretario de Movilidad, "a más obras, más difícil se pondrá el tráfico, por eso estamos tomando estas medidas preventivas y anticipándonos al trancón".

Vehículos trató de contactar vía celular al comandante de la Policía de Tránsito, coronel Jaime Moreno, para indagar sobre los planes de contingencia de la institución a su cargo, pero no obtuvo respuesta.   

DISTRITOS DE CONSERVACIÓN
1. Norte (Suba y Usaquén). Adjudicado a Promesa Sociedad Futura Colombo-Hispánica.
2. Centro (Barrios Unidos, Chapinero, Teusaquillo, Puente Aranda, Los Mártires y Antonio Nariño). Adjudicado a Consorcio Distritos de Bogotá.
3. Suroriente (Santa Fe, Candelaria, San Cristóbal y Rafael Uribe). Adjudicado a Unión Temporal GTM.
4. Sur (Ciudad Bolívar, Tunjuelito y Usme). Adjudicado a Unión Temporal de Bogotá 2009.
5. Suroccidente (Kennedy y Bosa). Adjudicado a Unión Temporal Mantenimiento Vial de Bogotá.
6. Occidente (Fontibón y Negativa). Adjudicado a Consorcio Metrovías Malla Vial.
 
VIGENCIAS FUTURAS
Son recursos a invertir, aprobados por el Concejo Distrital, no platas adicionales a las establecidas en el Plan de Desarrollo.

Permite programar adecuadamente la utilización de recursos financieros; reducir costos; disminuir los tiempos de ejecución de los proyectos y disminuir los trámites administrativos.

La contratación se efectúa en el primer año y se ejecuta cada valor aprobado a partir del primer y hasta el último año de la autorización.  No permiten apropiaciones adicionales.
Fuente: IDU

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.