Renault Clio, todo un veterano, llega este jueves a 'Los carros más queridos de Colombia'

Desde 1996 Sofasa empezó el ensamble en su planta de Envigado del Renault Clio, uno de los carros más aclamados de nuestro país y que aún se comercializa bajo el nombre de Campus.

Redacción Motor

03:56 p.m. 25 de noviembre del 2014

Sucesor del Renault 5, este modelo empezó a importarse a nuestro país en 1992, gracias a la apertura económica que realizó el gobierno nacional en aquella época. Cuatro años después, Sofasa realiza una inversión en su planta de 3.000 millones de pesos, para dar inicio al ensamble de este modelo y su presentación en público fue con motivo del IV Salón del Automóvil de Bogotá, en Corferias.

Se trataba de la misma serie comercializada ese año en Europa, llamada Fase 3, equipado con motor 1.4 litros, 80 caballos de potencia, inyección monopunto y asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades.

En 2002 llegó el Clio II en versiones RTE, RTE, Pack y RXT, todas ellas dotadas del nuevo motor 1.4 16v de 95 caballos de potencia y un equipamiento que, opcionalmente, podía ampliarse con bolsas de aire y sistema antibloqueo de frenos (ABS). Así mismo Sofasa introdujo una versión sedán, que posteriormente adoptó el nombre de Symbol.

El cese de la producción del Renault Twingo en 2012 obligó a Sofasa a renovar su gama para no perder competitividad en la oferta de vehículos nuevos con un precio inferior a 25 millones de pesos.

El resultado de la nueva estrategia comercial de Sofasa fue el Clio Campus, fabricado en Envigado y, como novedad, equipado con un motor 1.2 litros 16 válvulas de 75 caballos de potencia que actualmente se comercializa en el país.

Reclámelo este jueves

Para obtener el Renault Clio, recorte el cupón que aparecerá el jueves 27 de noviembre en EL TIEMPO, más 14.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.