Renault Sandero, un carro con identidad propia

No pasará desapercibido en las calles por detalles en su diseño, como el capó aerodinámico y la presentación de un lateral en forma de ola invertida.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

No pasará desapercibido en las calles por detalles en su diseño, como el capó aerodinámico y la presentación de un lateral en forma de ola invertida. 

Montado en la plataforma y mecánica del Logan 1.6, pero con un diseño más deportivo y robusto, el Renault Sandero empieza este fin de semana a abrirse paso en las calles de Bogotá y Medellín. A partir del primero de octubre estará en todas las vitrinas de la red de concesionarios Renault en todo el país. 

Con motor de 1,6 litros, 90 caballos ocho válvulas y un rendimiento de 44,2 kilómetros por galón, el Sandero viene en tres versiones: Authentique, Expression y Dynamique, con precios que van desde 29 hasta 38 millones de pesos. 

El Renault Sandero está llamado a cohabitar con sus hermanos (Logan, Clío y Symbol), pero frente a la competencia en su segmento tiene a favor el diseño, su carrocería robusta, pero sobre todo, sus espacioso y cómodo interior. 

Atrás caben perfectamente tres adultos, y el baúl, pese  ser un hatchback, es una verdadera bodega. Debajo de esta va la llanta de repuesto, que se desmonta con facilidad y sin la necesidad de bajar todo el equipaje. 

El automóvil no pasará desapercibido en las calles por detalles en su diseño, como el capó de relieve aerodinámico, la presentación de un lateral en forma de ola invertida que genera una sensación visual de movimiento y la ubicación de los protectores laterales en la base de las puertas. 

Adelante se destacan dos grandes lámparas y una amplia parrilla en la que sobresale el rombo de Renault. Atrás, el corte HB es muy llamativo y los 'stop' realzan la cola de manera especial, más si se decide a agregar al cheque el valor de los spoilers, estribos y alerones que vienen en un kit aparte. 

Se venderá por fuera

El Sandero viene con caja de cinco velocidades, responde muy bien en el terreno plano, aunque en realidad lo pudimos apreciar mejor en lo quebrado, como la vía a Las Palmas -en el oriente antioqueño- en donde se hizo la prueba para la prensa. 

La suspensión es suave y ayuda a mantener el carro firmemente pegado al piso en las curvas, marcando muy bien la trayectoria. 

La altura al piso, 15,5 centímetros y los rines de 15 pulgadas permiten que el carro supere con facilidad huecos y 'policías acostados', sin mayor riesgo de golpes. Los frenos funcionan perfectamente. 

Para el desarrollo del Sandero, Renault invirtió en Sofasa cerca de 16 millones de euros, distribuidos en adecuaciones de la planta de producción, desarrollo de proveedores e integración de piezas locales, formación y capacitación técnica. En este nuevo carro de Renault hay un 35 por ciento de componentes nacionales. 

En Brasil y Argentina se han vendido más de 21 mil unidades y la idea de Sofasa es llegar con este modelo a países como Ecuador, Perú, Venezuela y Chile.

Las diferencias

El Sandero Authentique, de 29 millones de pesos, viene sin rines de aleación, airbag ni ABS. El asiento del conductor no es graduable en altura, las sillas traseras no son abatibles 100 por ciento, los espejos son manuales (así como los vidrios) y no trae aire acondicionado ni dirección asistida. 

El Sandero Dynamique, de 38 millones de pesos, viene con todo. Doble airbag, parrilla con cromo, rines de aleación, asiento del conductor regulable en altura, comando remoto de los seguros de las puertas, exploradoras, vidrios y espejos eléctricos. 

El Sandero Expression está en la mitad, más o menos entre los 35 millones de pesos. Viene con dirección hidráulica, aire acondicionado, ABS, mejores acabados y elevavidrios eléctricos adelante.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.