Cuando la reparación cuesta más que el carro

A veces es mejor cambiar de carro que hacerle la reparación que necesita para tenerlo en óptimas condiciones. Por el costo de los repuestos, en algunos casos no es rentable resucitar un usado.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de octubre del 2009

Esas primeras bocanadas de humo cuando se acelera, ver como cada día la marca del aceite está por debajo del 'full' y toca empezar a echarle de 'a cuartos' al motor, no son solo un aviso de que algo anda mal en el motor, sino también, un mal presagio para el bolsillo. 

Y esto, porque cuando el momento de la reparación se acerca, lo primero en que se piensa es en el valor de los repuestos, de la mano de obra, sumando a esto  la incertidumbre de si el carro quedará bien, o 'sacará la mano' al poco tiempo, como suele suceder en muchos casos después de costosas reparaciones. 

Es aquí cuando conviene preguntarse: ¿Vale la pena  arreglar el carro?  Más, teniendo en cuenta que cada día la depreciación de los carros es más alta, su precio baja y seguirá bajando, mientras que los precios de los repuestos van en la dirección opuesta. O estos tienen un alto componente de electrónica que suma más a la cuenta. (Ver recuadros de precios) 

En este punto, y cuando se tiene el presupuesto estimado de la reparación también es mejor considerar adquirir un auto nuevo. O incluso un usado en buenas condiciones, porque el costo de una reparación puede llegar en un momento dado a ser igual al valor del carro.  

Los repuestos

En materia de repuestos, parodiando el titulo de la obra del peruano Ciro Alegría, 'El mundo es ancho y ajeno'. Los hay genéricos, la mayoría de ellos provenientes de China. Esto en carros 'viejitos' podría hacer sostenible la reparación. Por ejemplo, la latonería de un Corsa es muy barata. 

No obstante, su durabilidad y confiabilidad es directamente proporcional a su precio pues no tienen control de calidad y hay menos exigencias.

En carros más sofisticados, por el contrario, hay que recurrir al concesionario, en donde generalmente los descuentos que se ganaron al momento de sacar el carro nuevo de la vitrina se esfuman en la compra de los repuestos. 

Si se trata de latas por daños en colisiones, en los carros de modelo más reciente hay una cierta fiscalización  por parte de las compañías de seguros que se fijan muy bien en los precios de los componentes, incluso, hay algunas que rechazan ciertos carros. 

Ahora, en materia de repuestos hay varios aspectos a tener en cuenta. Repuestos genuinos no hay, lo que existe son piezas asimilables a las de origen fabricadas por compañías serias que los hacen con estrictos controles de calidad.  

Por ejemplo, se da el caso de los pistones que algunos fabricantes los venden a los concesionarios y estos a su vez exigen exclusividad. Pero también existen los que venden en el mercado el mismo pistón con 'otra marca'. 

En todo caso, así como hay en el mercado repuestos pocos confiables y de muy baja calidad, también están los de la otra orilla, los de firmas especializadas en la fabricación de componentes. 

De hecho, Colombia surte gran parte de los componentes que usan las ensambladoras nacionales, que van desde llantas, sillas, herrajes, rines, radiadores, embragues, ejes, frenos, resortes, partes de suspensión hasta instalaciones eléctricas. En donde sí hay  limitaciones es en la fabricación de láminas porque una prensa para hacer puertas es muy costosa. 

Y para evitar las copias, los fabricantes de vehículos están diseñando hoy componentes que antes eran genéricos como los radios o los filtros de aire. Ahora, los primeros forman parte integral del tablero y los segundos tienen formas difíciles de reproducir. 

Además, el diseño electrónico de los carros modernos rechaza piezas no originales. Aquí aterrizamos en punto en el que los repuestos son muy costosos, o en casos de partes que no son reparables como algunas cajas automáticas, que se deben cambiar completas.  

O motores con mucha precisión en sus piezas que no se pueden reparar. Y no  venden sino lo que se llama comúnmente ¿ (bloque, cigüeñal, anillos y pistones).  

Esa parece ser la tendencia hacia el futuro que no solo garantiza confiabilidad y durabilidad, y con lo que además, quedan en el pasado remiendos como las anilladas que resultan ser arreglos temporales. 

¿Por qué y cuándo reparar? 

Aquí juega un gran papel el vehículo mismo. Si este tiene un valor 'sentimental', o ha sido 'el carro de la casa', o si se piensa quedar con él por largo tiempo podría valer la pena hacer la inversión. 

Pero si ese no es el caso lo mejor es desistir de la idea, pues nadie está dispuesto a pagar lo que usted le ha invertido al carro. Es decir, esa plata difícilmente se recupera con la venta del carro. 

Y es que las cuentas  son sencillas. Vehículos las hizo en distintos almacenes del barrio 7 de agosto. El mercado más grande de autopartes del país. Por ejemplo, un Mazda 323 HS del 2004, costaba en esa época en vitrina cerca de 29 millones 300 mil pesos. Hoy ese carro usado  se consigue en 15 millones de pesos.   

Los repuestos del motor y el cambio de algunas piezas de latas (ver cotización Mazda 323) cuestan hoy 6 millones 257 mil pesos. Aquí no se incluyen la mano de obra ni la rectificación del motor, con lo que la cuenta podría llegar con facilidad a los 9 millones de pesos. Es decir, la reparación costaría el 60 por ciento del valor del carro.  

Aquí tiene una alta incidencia el precio de la electrónica. El computador de un carro en caso de resultar dañado cuesta en promedio cerca de tres millones de pesos. 

Y entre más viejo el carro, más feas se ponen las cosas. Por ejemplo, los mismos repuestos y piezas para un R9 1.4 de 1999 cuestan 4 millones 722 mil pesos. A los que hay que agregar unos dos millones de mano de obra, con lo que la cuenta sube a casi 7 millones. Ese carro costaba en 1999 18 millones 313 mil pesos. Hoy ese mismo carro no pasa de los  11 millones de pesos. 

En autos de modelo más reciente, las cosas no son distintas. Por el contrario, la electrónica juega un papel fundamental entre los componentes del carro a los que no cualquier mecánico les puede 'meter la mano' pues se requieren equipos especializados. Aquí no se puede improvisar. 

Y las reparaciones de latonería o pintar el carro completo para que 'quede como nuevo', cuestan en promedio unos tres millones de pesos en un buen taller. Está claro que estos arreglos no van a representar un aumento sustancial del valor del carro en el mercado.  

Incluso, muchos vendedores de autos usados  recomiendan no pintar los carros cuando se van a vender, porque estos despiertan sospechas, muchas veces infundadas, de que el carro ha sido estrellado o le están tapando los defectos. 

Así las cosas, bien vale la pena considerar entonces, si a cambio de una costosa reparación, lo mejor es inclinarse por un carro de modelo más reciente y en buen estado, en otras palabras, en 'un buen segundazo'.

Costo de los repuestos para los modelos más comunes

RENAULT 9 1.4 INYECCIÓN (1999)
Kit (pistones, camisas, anillos, pasadores)        250.000
Radiador                                                              400.000
Eje delantero derecho                                          220.000
Computador                                                       2'902.000
Capó                                                                     600.000
Puerta trasera (baúl)                                             350.000


 

RENAULT 9 1.4 INYECCIÓN (1999)

Kit (pistones, camisas, anillos, pasadores)                     250.000

Radiador                                                                  400.000

Eje delantero derecho                                                     220.000

Computador                                                                       2'902.000

Capó                                                                        600.000

Puerta trasera (baúl)                                                         350.000

 

CHEVROLET OPTRA 1.4 SEDÁN MECÁNICO (2004)

Pistones (4)                                                              356.000

Anillos                                                                       222.000

Pasadores                                                               12.000 c/u

Radiador                                                                  754.000

Eje delantero derecho                                                     564.000

Computador                                                                       2'300.000

Capó                                                                        950.000

Puerta trasera (baúl)                                                         750.000

 

RENAULT MEGANE II SEDÁN MECÁNICO (2004)

Pistones (4) con anillos y pasadores                               600.000

Radiador                                                                  350.000

Eje delantero derecho                                                     380.000

Computador                                                                       1'000.000

Capó                                                                        1'135.000

Puerta trasera (baúl)                                                         1'251.000

 

CHEVROLET CORSA COUPÉ (2003)

Pistones (4) con pasadores                                              180.000

Anillos                                                                       90.000

Radiador                                                                  324.800

Eje delantero derecho                                                     250.000

Computador                                                                       4'350.000

Capó                                                                        518.000

Puerta trasera (baúl)                                                         649.000

 

MAZDA 323 COUPÉ (2004)

Pistones (4) con pasadores                                              130.000

Anillos                                                                       65.000

Radiador                                                                  870.000

Eje delantero derecho                                                     120.000

Computador                                                                       3'500.000

Capó                                                                        762.000

Puerta trasera (baúl)                                                         810.000

 

CHEVROLET BLAZER MECÁNICO (2002)

Pistones (6) con pasadores                                              240.000

Anillos                                                                       130.000

Radiador                                                                  700.000

Eje delantero derecho                                                     650.000

Computador                                                                       1'000.000

Capó                                                                        1'760.000

Puerta trasera (baúl)                                                         2'596.000



 
CHEVROLET SWIFT 1.3 (2004)

Pistones (4) con pasadores                                              140.000

Anillos                                                                       95.000

Radiador                                                                  313.200

Eje delantero derecho                                                     175.000

Computador                                                                       3'203.000

Capó                                                                        866.000

Puerta trasera (baúl)                                                         982.000

* Repuestos nuevos y originales. Todos los precios tienen IVA.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.