Retro: La historia de la dinastía Toyota FJ Land Cruiser

Nacida en la década del 50 esta familia de vehículos 4x4 se convirtió en pocos años en el modelo insignia de Toyota en el mundo. El FJ 25 de 1955 fue el punto de partida de esta leyenda.

Redacción Motor

04:29 p.m. 11 de diciembre del 2014

La nota ‘retro’ del pasado Salón del Automóvil de Bogotá sin duda la puso Toyota con una bonita muestra de vehículos de su tradicional familia FJ.

La serie Land Cruiser de Toyota tuvo su origen en la década del 50 con motivo de la guerra de Corea. Por aquella época el gobierno de Estados Unidos, aliado de Corea del Sur, encargó a la marca la fabricación de un vehículo 4x4 parecido al Jeep Willys.

Los ingenieros japoneses, tomando como base el AK-10 que habían fabricado para el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, crearon el Toyota Jeep BJ, sin embargo no fue aceptado por las autoridades militares norteamericanas establecidas en Corea del Sur.

Ante esto, las primeras unidades fabricadas fueron adoptadas por la policía nipona en diversos sectores de la economía y en 1953 fue usado por las fuerzas militares de ese país.

En 1954, tras el registro del nombre ‘Jeep’ por Willys, Hanji Umehara, manager director de Toyota, bautiza el modelo BJ como Land Cruiser, dando así origen a toda una dinastía de modelos iniciando con el FJ25 de 1955 que equipaba un motor a gasolina de 105 caballos de potencia y que tuvo 10 variantes.

En solo cinco años el Land Cruiser ya se había convertido en el vehículo insignia de Toyota para su comercialización en mercados internacionales gracias a su desempeño y cualidades frente a sus rivales, y en 1960, lanza el Land Cruiser FJ40.

El motor del FJ40 aumentaba su cilindraje hasta 3.878 cm3, lo que le proporcionaba una potencia máxima de 125 caballos y un torque de 209 libras/pie a 2.000 rpm. Esto le permitió reforzar aún más su posicionamiento, incluso en Colombia, que para la época ya tenía como referencia su antecesor, el FJ 25 de 1959, gracias a Distribuidora Toyota, su representante en el país.

En las siguientes décadas el FJ Land Cruiser siguió evolucionando con las series 50 en los años setenta y la serie 60 de los ochenta, mientras que las series 70, 80 y 90 fueron desarrolladas entre las décadas del 80 y 90.

El nuevo milenio recibió el nacimiento de las series 100, 150 y 200, reafirmando así la hegemonía de esta familia que sigue vigente, presentando lo mejor en desempeño y confiabilidad en todos los terrenos.

Restaurando una ‘joya’
Tras una ardua búsqueda por parte de los funcionarios de Distoyota para dar con el paradero del primer FJ 25 en el país, se pudo localizar gracias a la red social Facebook un modelo que resultó ser, de acuerdo a los soportes de importación, en la segunda unidad que arribó a Colombia en 1959.

Desde mayo de este año, fecha en que se adquirió el vehículo, Reinaldo Ortíz, gerente de usados de Distoyota, junto a un equipo de ocho profesionales entre latoneros expertos, tapiceros y mecánicos, vienen restaurando este modelo para dejarlo tal cual salió de la línea de producción en 1959.

“Este ha sido un trabajo prácticamente artesanal, donde se ha requerido la mano de obra del personal más calificado de Toyota en Colombia”. Y no es para menos, pues se trata de toda una ‘joya’ histórica para Toyota y su distribuidor en Colombia.

A la fecha ya se tiene gran parte de su carrocería restaurada, así como la tapicería original y la mecánica del vehículo. Aún falta mucho pero se espera que este proyecto esté listo en un par de años para ser presentado en sociedad.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.