Retro: Mercedes-Benz 123, el carro indestructible de los años 70

Con la premisa de mejorar a la vigente serie de los W115 y W114, en 1968 los ingenieros de Mercedes-Benz trabajaron en su reemplazo que se mostró en enero de 1976 como la serie 123.

Redacción Motor

04:53 p.m. 17 de diciembre del 2014

Tomando elementos de diseño de los Clase S y SL del momento, esta nueva serie intermedia representó un importante hito para la marca, especialmente en cuanto a la seguridad que cada vez se hacía más importante en la Alemania de los años 70, al punto hacer obligatorio el uso de los cinturones de seguridad en los puestos delanteros desde el 1 de enero de 1976.

El 123 fue el primer modelo en incorporar zonas de absorción de impactos y deformación programada adelante y atrás, protegiendo la “celda de seguridad” (patentada en 1951) que había sido diseñada para mantener su forma; también se integraron barras de protección más fuertes en las puertas y seis pilares de seguridad en el techo. En 1982 se introdujeron, como opción, el ABS y bolsa de aire para el conductor.

Inicialmente lanzado como sedán, en 1977 llegaron tres versiones más: sedán de plataforma extendida, cupé y station-wagon, esta última adoptando la letra ‘T’ como designación de Transport o Tourism. De la misma forma, al año siguiente se revisó la línea de motores (diésel y gasolina) para introducir nuevas unidades más potentes en reemplazo de los que habían sido tomados de la serie anterior.

Pero más allá de todo eso, el 123 se caracterizó por su calidad y durabilidad sobresaliente, ganándole el calificativo de ‘indestructible’ que aún hoy en día se evidencia. No solo por la gran cantidad de unidades que sobreviven, sino porque a pesar de los años y el a veces duro trato recibido, no presentan muchos achaques mecánicos o estructurales.

Gracias a Automercantil, que tenía la representación de la marca en el país, la serie 123 llegó a Colombia a lo largo de su vida comercial en sus diferentes carrocerías y motorizaciones, aunque también hubo una cantidad considerable de importaciones directas. Como fiel muestra de su durabilidad, no es difícil ver muchas de esas unidades rodando todavía.

Fue tal el éxito del Mercedes-Benz 123 que en total se exportaron cerca de 1’080,000 carros a nivel mundial, mientras que la producción ascendió a 2’688,541 unidades. Adicionalmente se comercializaron 8.373 chasis para carrozar como ambulancias o coches fúnebres.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.