Revisión obligatoria en concesionario: una 'ordeñada' muy rentable

La señora Amanda González*, se pegó un madrugón para ganarse el descuento que le hacía un reconocido concesionario en la revisión obligatoria de los 10 mil kilómetros de su automóvil Chevrolet Aveo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 15 de mayo del 2009

El 16 de marzo pasado, la señora Amanda González*, se pegó un madrugón para ganarse el descuento que le hacía un reconocido concesionario en la revisión obligatoria de los 10 mil kilómetros de su automóvil Chevrolet  Aveo.  

Muy puntual llegó a las seis de la mañana atraída por la promoción del 'pico y placa', pero 14 horas más tarde cuando fue a recoger su carro, sufrió una de las tantas decepciones que padecen los dueños de carros nuevos. El placer de estrenar se paga caro. En el concesionario la esperaban con una factura de 426.530 pesos. 

En ese documento había varios ítems que le cobraron y que tuvo que pagar aunque no entendió de qué se trataba. Desde el 'wypall blanco', el papel que usan los mecánicos para limpiarse las manos (mil pesos), hasta un "paquete de embellecimiento" (que costaba 69 mil pesos, pero que con el 'descuento' se redujo a 23.205 pesos).  

Ese día a su Aveo nuevo le hicieron la revisión general de 10 mil kilómetros (cambio de aceite y filtro, revisión de frenos, luces, niveles de líquidos y suspensión). Además, le cambiaron el filtro de aire, y le cobraron por un eliminador de agua, limpiador de partes de freno, aditivo para el lavaparabrisas,  alineación y le hicieron un "chequeo funcional". 

Este vehículo ya había sido revisado a los 5 mil kilómetros, aunque en esa oportunidad no hubo cobro. Otros como el Nissan Tiida tienen la primera revisión a los mil kilómetros y cuesta 90 mil pesos porque la mano de obra es gratuita. Le cambian filtros y revisan niveles, batería y correa. Alineación y balanceo. 

Este ejercicio lo hicimos con varios concesionarios de diferentes marcas de automóviles escogidos al azar. (Ver ¿Cuánto valen las revisiones? 

¿Son necesarias las revisiones? 

Este interrogante fue planteado por varios lectores en correos que llegaron a la Sección Vehículos, a raíz de un artículo que publicamos la semana pasada en el que se trató el alto costo de  los repuestos. 

En principio hay que decir que la revisión de un vehículo nuevo es necesaria en un concesionario cuando éste tenga problemas pues cada día los automóviles usan tecnología que requiere atención de equipos especializados que solo tienen los concesionarios. Es decir, un automóvil moderno no se puede dejar en talleres que no disponen de esa tecnología.  

Sin embargo, más allá de los cambios de aceite y servicio de frenos, los servicios deberían ser dictados por necesidades del cliente si nota algún problema y no por un manual de controles caprichosos después de los cuales muchas veces a los carros les aparecen problemas que no tenían por mala intervención de los mecánicos. 

Pero a los usuarios también les asaltan muchas inquietudes. Para empezar, si cuando sale un nuevo carro al mercado, éste ya ha sufrido un largo proceso de diseño y de pruebas y está hecho con la mejor tecnología con el uso de invaluables recursos, ¿por qué hay que hacerlo revisar a los cinco mil kilómetros, o lo que es peor, a los mil kilómetros?   

El problema es que los concesionarios han establecido unas rutinas de revisión que les cuestan mucho dinero a los usuarios, quienes terminan pagando en ellas el descuento que se ganaron al comprar el carro nuevo. Y de paso, generan un consumo de partes que también vienen con un gran sobre precio y, además, en muchos casos deben adquirir elementos de consumo como aceites y filtros que por el hecho de ser vendidos dentro del concesionario tienen un valor mucho más alto que en el comercio de autopartes externo.  

Para no hablar de cuando les imponen marcas de productos con las cuales el concesionario tiene acuerdos comerciales y no aportan diferencias técnicas a favor del trabajo del automóvil y sí generan problemas de consecución y disponibilidad fuera de los servicios oficiales de las marcas.  

Hay que agregar que siempre está latente sobre el usuario la amenaza de perder la garantía por no llevar el carro a las revisiones que ordena el concesionario, cuando muchas de las 'operaciones' que hacen se pueden realizar a ojo, por ejemplo, la revisión de líquidos. O, en el mejor de los casos, rutinas como la alineación y balanceo se pueden hacer en sitios idóneos que ofrecen garantía, descuentos y a mucho menor precio que en un concesionario. 

También los clientes manifiestan notables grados de insatisfacción en los primeros servicios de los carros pues como son nuevos, cualquier pequeño detalle es susceptible de su reclamo y en los talleres de grandes superficies la atención al auto dista mucho de ser personalizada y puntual ya que se hacen los trabajos casi en serie y los mecánicos ganan por horas facturadas con lo cual aceleran sus labores y no se detienen en las cosas "chinches" que al taller no le producen pero a la marca sí le generan insatisfacción de su clientela. 

"... para la revisión de los 7.500 kilómetros me informaron que tenía un costo de 200 mil pesos sin alineación y balanceo, para lo cual requería de otros 200 mil. ¿Que hice? leí el manual del carro, y hasta los 20 mil kilómetros sólo se hacen inspecciones visuales, carga de la corriente eléctrica, cambios de aceite y sincronización", contó un lector de EL TIEMPO. 

Lo cierto es, que salvo elementos de consumo como lubricantes, filtros, pastillas de freno que se deben cobrar, lo demás podría ser una operación a cargo del vendedor como responsabilidad con su producto y no a cargo del usuario, a quien le podrían hacer más amable su entrada al concesionario, pues con toda la tecnología moderna un carro de última generación a los 50 mil kilómetros no debería tener ningún problema de funcionamiento. Esto genera unas altas dosis de deserción de los servicios autorizados una vez se cumple la garantía. 

De hecho, en los carros modernos, rutinas como la sincronización, que en los carros de carburador requieren de más trabajo, hoy las hace un programa de computador que se encarga de 'leer' los parámetros del motor y los ajusta si es necesario. 

Por último, algunos lectores interpretan esas revisiones y las garantías extendidas como un factor de desconfianza del vendedor sobre el producto pues no entienden que un vehículo promocionado con tecnología de punta tenga que pasar por un concesionario cada cinco mil kilómetros. 

Twingo

Garantía: 50 mil kilómetros o dos años.
Primera revisión: 10 mil kilómetros.
Valor: 366.000

Acciones: Cambio de filtros, revisión de suspensión, líquidos y correas. Alineación y balanceo. 

Nissan Tiida

Garantía: Dos años o 50 mil kilómetros.
Primera revisión: 1.000 kilómetros.
Valor: Aproximadamente 90.000 pesos. La mano de obra es gratuita.
Acciones: Le cambian filtros y revisan niveles, batería y correa. Alineación y balanceo.

A partir de los 5.000 kilómetros cuesta 180.000 pesos hasta los 40 mil, cuando empiezan a subir los costos dependiendo de los repuestos, aproximadamente 400 mil pesos.  

Kia Picanto

Garantía: Dos años o 50 mil kilómetros.
Primera revisión: a los 1.000 kilómetros.
Valor: aproximadamente 90 mil pesos. No cobran la mano de obra.
Acciones: cambio de aceite.

En adelante (5 mil kilómetros cobran mano de obra, cuesta 180 mil aproximadamente).

Desde los 10 mil aumenta hasta 350 mil pesos aproximadamente pues hay más repuestos, le cambian filtros y revisan niveles, batería y correa. Alineación y balanceo.

 

 

Hyundai Visión GLS 4p 1.6 16v. F.E

Garantía: 5 años o 100 mil kilómetros
Primera Revisión: 2.000 kilómetros
Costo: 60.000 pesos.
Acciones: Cambio de aceite.
Segunda Revisión: 5.000 kilómetros
Costo: 130.000 pesos

Acciones: Frenos - Aceite - Revisión niveles.
 

Peugeot 207 Sedán 1.6 XR 

Garantía: 1 año, sin límite de kilometraje
Primera Revisión: 5.000 kilómetros
Costo: 0 pesos.
Acciones: Cambio de aceite y filtros.

Un año de mantenimiento gratis, tanto repuestos como mano de obra. 

Honda Fit LX 1.4 Mecánico

Garantía: 2 años o 100 mil kilómetros
Primera Revisión: 5.000 kms.
Costo: 0 pesos.
Acciones: Cambio de aceite.
Segunda Revisión: cada 6 meses
Costo: 0 pesos

Dos años de mantenimiento gratis, tanto repuestos como mano de obra. 

Mazda 2 

Garantía: 2 años o 40 mil kilómetros
Primera Revisión: 5.000 kilómetros
Costo: 200.000 pesos.
Acciones: Cambio de aceite, niveles, correas
Segunda Revisión: 10 mil kilómetros
 

Chevrolet Aveo Emotion 1.6 L 

Primera revisión: 5 mil kilómetros
Acciones: Cambio de aceite y filtro.
Segunda revisión: 10 mil kilómetros.
Acciones: Cambio de aceite y filtros, alineación, revisión de líquidos y chequeo general.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.