A la Revisión Técnico Mecánica le llegó la hora de los ajustes

El tráfico ilegal de certificados falsos y el hecho de que un 30 por ciento de los propietarios no lleven sus vehículos a los centros de diagnóstico automotor, son solo dos de los problemas.

Redacción Motor

08:31 p.m. 16 de septiembre del 2011

Este procedimiento de control legal para todos los vehículos que comenzó a instaurarse en el 2005, está casi fuera de control, a pesar de que al menos tiene cinco órganos encargados de verificar su funcionamiento.  A tal punto que hoy algunos empresarios consultados por El Tiempo aceptan que la RTM está bien diseñada pero perversamente implementada. 

En momentos en que el Ministerio de Transporte anuncia una reforma al Código Nacional de Tránsito enfocada a la seguridad vial, cuando se habla en el país de un parque automotor 'viejo' y se empieza a hablar de chatarrización de autos particulares, la RTM, que podría ser la vía para que estas propuestas se concretaran, no pasa por una saludable situación. 

A la revisión técnico mecánica le están haciendo trampa los dueños de vehículos viejos que saben que su carro nuca pasaría una prueba, pero que encuentran la complicidad de algunos CDA. En el caso de las motos, a pesar de que solo uno de cada 10 aparatos acude a las pistas, estas siguen circulando por las calles y su control no es tan efectivo como el de otros vehículos. 

La situación es tan grave, que lectores de Vehículos cuentan que con solo enviar la placa y los datos del carro, en pocas horas el certificado lo entregan a domicilio, es decir, sin ver el vehículo, éste pasa la prueba. 

Pero la corrupción es solo una parte del problema. A los CDA los rondan a través de diversos controles los ministerios de Transporte y Medio Ambiente, el Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, el Instituto Nacional de Normas Técnicas, Icontec, la Super Intendencia de Puertos y por último, el Organismo Nacional de Acreditación, ONAC. 

A pesar de todos esos filtros hoy no se sabe a ciencia cierta cuántos CDA hay en el país. Estos organismos, violando la ley que les dio vida se están dedicando a otras actividades, algunas de ellas, que bordean la línea de lo ilícito y hay una 'guerra de precios' que tiene a muchos empresarios pensado en cerrarlos. 

Los vacíos de la RTM 

. Falta de conciencia de muchos propietarios de vehículos de cumplir con este requisito para su circulación y el apego de muchos a la ilegalidad. 

. Si un carro  es rechazado por alguna falla, tiene un 'plazo' de 15 días para corregirla y volver por el certificado. En ese lapso el carro es un peligro potencial y si la falla es por emisión de gases, es una fuente contaminante en la calle. Eso es lo de menos, lo grave es sin frenos o mala suspensión que es un potencial accidente con permiso. 

. Si el CDA le niega el certificado, el propietario de un vehículo 'corre' a otro en donde sí pasa todas las pruebas.  

. Un vehículo en malas condiciones en su estructura (chasís) u otras fallas protuberantes no debería tener el certificado y entrar a un proceso de chatarrización, pero eso no existe en el país, al menos para carros particulares. 

. Los CDA no cuentan con la autoridad ni autonomía para determinar si un vehículo debe de salir de las calles definitivamente. Muchos dueños de carros los modifican, cambian sus reglajes, aumentan el diámetro de rines o modifican el conjunto óptico y así pasan las pruebas a pesar de ser antitécnicos. Los levantan y pierden estabilidad o hacen injertos de frenos. 

. El certificado de RTM terminó siendo un papel que lo 'salva' de una inmovilización o un comparendo, pero que no refleja la realidad de muchos de desvencijados carros que circulan por las calles.  

. Los controles a las autopartes son inexistentes. Las pastillas de freno 'baratas' pasan la prueba de frenado en una pista de CDA, pero en la calle la realidad es bien distinta. En cambio a los importadores les hacen certificar sus partes como si Porsche,  Mercedes Benz,  Audi o BMW por ejemplo, no cumplieran con las normas más severas del mundo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.