Se robaron 3.276 vehículos en los dos primeros meses del año en Colombia

Cali es la ciudad del país en donde más se roban motocicletas y automóviles. Los robos disminuyeron un 10 por ciento con relación al mismo periodo del año pasado. Motocicletas, las más afectadas

Redacción Motor

05:00 a.m. 12 de marzo del 2010

Las motocicletas siguen siendo los vehículos más apetecidos por la delincuencia en Colombia. Durante enero y febrero de este año fueron robados 3.276 automotores, y de los cuales, el 61,20 por ciento corresponde a estos aparatos, es decir, 2.005 motos. 

Pese a la reducción del 10 por ciento del robo de vehículos con relación al mismo periodo del año anterior, este sigue siendo un gran negocio para la delincuencia. En esos mismos meses del 2009 fueron robados 3.633 vehículos. 

Según la Dijin y los cálculos del Departamento de Mercados y Estadísticas de Asopartes, de los más de 3.200 vehículos robados en los dos primeros meses del año, el 20,12 por ciento corresponde a automóviles (1.271); el 7.72 a camionetas; el 2,96 a camperos; el 2,59 a camiones, y el 5,21 por ciento corresponde a otros automotores. 

Las ciudades más afectadas por el robo de automóviles son en su orden, Bogotá (480); Cali (303) y Medellín (194). 

En motocicletas, la capital del Valle está en el primer lugar (481), y le siguen Medellín (243), Bogotá (240), Barranquilla (128) y Neiva, con 101. De igual forma, Cali ocupa el primer lugar en las estadísticas en el consolidado de hurto por toda clase de vehículos con un total de 784 robados en los dos primeros meses de este año. 

En cuanto a marcas, las más afectadas por hurto son Chevrolet, Mazda, Hyundai, Renault y Toyota. Mientras que en motos figuran en su orden, Yamaha, Honda, Suzuki, Auteco y AKT. 

Por último, la modalidad de hurto preferida por los delincuentes es el 'halado' (56,87 por ciento); atraco (40,11 por ciento); engaño (1,37 por ciento); y escopolamina (1,10 por ciento). 

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.