La rotación de los vehículos en los talleres autorizados depende de las ventas

Con cada unidad colocada, las marcas garantizan servicio para sus talleres, de ahí lo mejor para ellas es procurar volumen en la vitrina para que la cadena no pare.

Redacción Motor

10:05 p.m. 09 de diciembre del 2011

Los talleres y las revisiones que requieren los vehículos nuevos son parte fundamental de la cadena del negocio de las marcas, el cual arranca en las vitrinas -con rebajas sobre precios de lista y financiaciones 'nunca antes vistas'- y termina en el servicio posventa, el dinero que más resiente el comprador cuando cae en cuenta de que los números gruesos están en el día a día del uso del vehículo y no en las cuotas del banco.

¿Por qué? A diferencia del carro que compra, sus partes de reposición no están sometidas al  vaivén del dólar, pues a las marcas les resulta imposible ir reajustando precios al capricho de la divisa cuando tienen guardadas cientos de ellas en una bodega, compradas con dólar caro.

Esto no significa, sin embargo, que las partes adquiridas con dólar barato no suban cuando la divisa sube. Todo lo contrario: las marcas suelen aprovechar esa coyuntura para reajustar el precio de sus repuestos, pues sobre ellos no existe ninguna regulación oficial y es una oportunidad para convencer a sus clientes de que 'la vida está muy cara'.

¿Qué incide, entonces, en el costo de las piezas de reposición? Por un lado, la cantidad de vehículos vendidos pues, a más unidades de una referencia específica en la calle, más repuestos para éstas en las bodegas. También el origen: las piezas nacionales son proporcionalmente más baratas ya que no pagan el arancel que cancelan los CKD.

A todo esto deben sumarse los talleres propios, con personal capacitado facturando por horas, espacios adecuados para cada oficio y equipos electrónicos de última generación. Estos factores le dan tranquilidad al cliente, pero se reflejan irremediablemente en la factura y le recuerdan que es imperativo sumar y restar antes de lanzarse a comprar nuevo.

Los repuestos importados
En la actualidad, las autopartes provenientes de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (con los cuales ya ruedan tratados comerciales) pagan entre un 5 y 15 por ciento de arancel.
Sin embargo, y en virtud de los tratados firmados, quedarán plenamente desgravados en un plazo de entre siete y 10 años, a partir de la firma de esos convenios comerciales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.