Ruidos: atienda las quejas de su carro

Con cada chillido, estallido, topeteo o rechine, el vehículo le está diciendo a su dueño que algo le está molestando. Aprenda a identificar los ruidos extraños.

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de diciembre del 2010

Cada ruido del carro significa algo, pero los que no le pertenecen llevan a diagnosticar una sola cosa: que algo anda mal en alguna parte de su mecánica o su estructura.

Oír con atención sonidos extraños de los elementos del vehículo le sirve al conductor para identificar rápidamente lo que le aqueja y buscar el remedio adecuado antes de que el daño pase a mayores. ¿Cuáles son los ruidos más comunes? Tome nota.

Frenos que chillan o raspan
Las pastillas de freno están desgastadas o sobrecalentadas.
Los discos, tambores y pastillas están sucios.
Los calibradores del disco de freno están flojos.
El disco está mal montado.
Si suena un raspado trasero a bajas velocidades quiere decir que el rotor del freno está deformado o que los tambores necesitan cambio.

Transmisión que rechina o traquetea
Los cambios no están enlazando bien.
El embrague está mal y hay que cambiarlo.
Hay algo enredado en el eje trasero (un papel, la rama de un árbol...).
El freno de mano está puesto.
El nivel de fluido de la caja de cambios es bajo.
La cadena de transmisión se dañó.

Los frenos traquetean al girar
Las pastillas de freno andan flojas.
Hay desgastes en la dirección.
El disco del freno está mal puesto.
Hay algún objeto que interfiere en el frenado.
Piezas de la suspensión desgastadas.

Si el exosto 'totea' o vibra
Hay un agujero.
Los inyectores de combustible pueden tener fugas.
El 'tarro' está suelto.
El sistema de escape está mal y hay que cambiarlo.

Chirridos en la dirección
La correa está floja.
Le falta líquido a la bomba de la dirección.
La bomba misma está suelta o dañada.


---------------------------------------------------------

Hágale caso al motor
La máquina chilla, zumba, traquea o estalla si uno o varios de sus componentes están mal o si no está correctamente sincronizado.

Si bien es cierto que las nuevas tecnologías han multiplicado la vida de los motores, también lo es que, en Colombia, esas máquinas se gastan más rápido que en Europa o Estados Unidos.

Además de que conducimos mal, nuestra topografía es muy difícil y las calles y carreteras están llenas de mugre y partículas que se van metiendo al motor y lo van dañando.

Manejar 'a oído' no es aplicable hoy en día, pero sí es importante percatarse de sonidos extraños que emita la máquina, que pueden ser el paso hacia daños mayores si no se les presta atención.

Si el motor totea o chilla
La gasolina es de bajo octanaje.
El filtro de aire está obstruido.
La correa del alternador está suelta o dañada.
Los rodamientos del alternador están dañados.

Si chilla mientras acelera
Los cinturones de tracción se están deslizando.
Las poleas de tracción están mal alineadas.
Las correas están flojas.

Si el motor estalla al encender
El encendido no está bien.
Hay agua en la gasolina.
El filtro de aire está sucio.
El filtro de gasolina está obstruido.
El carburador tiene problemas.
Las bujías están sucias o gastadas.
Los cables de alta no están bien.
El convertidor catalítico tiene obstrucción.

Si traquetea en bajas revoluciones
Las válvulas están desajustadas.
Le falta aceite al motor.
El motor está muy sucio y el aceite no circula bien.
Las válvulas están obstruidas.

Si le da por zumbar al motor
Anda sobrecalentado.
El dispositivo de vacío tiene una fuga.
El líquido de la dirección está bajo.
La bomba del agua tiene un daño.
Los rodamientos del alternador no funcionan.
El aire acondicionado está mal.

Traquea cuando acelera
El motor se está sobrecalentando.
La gasolina es muy pobre de octanaje.
La regulación del encendido necesita ajustes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.