'El Runt, un atentado contra la industria automotriz': demandarán a Mintransporte y a Concesión Runt

A 40 mil millones de pesos ascienden las pérdidas en el sector por las fallas del sistema.

Redacción Motor

05:00 a.m. 20 de noviembre del 2009

La acción de grupo será interpuesta por concesionarios, importadores, compañías de financiamiento comercial por los perjuicios en contra del sector automotor.

La inoperancia del Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, llevó esta semana a que varias agremiaciones del sector automotor colombiano decidieran demandar al Ministerio de Transporte y al Concesionario Runt S.A., por "la improvisación y las deficiencias" en la implementación del sistema que les ocasionó cuantiosas pérdidas económicas. 

Entre los demandantes figuran importadores nacionales de vehículos; comercializadores de vehículos usados, algunas asociaciones de Concesionarios; aseguradoras y entidades financieras afectadas por el colapso del sistema que en teoría debió empezar a funcionar el 3 de noviembre pasado. 

"Estamos muy preocupados tanto importadores como distribuidores, porque la puesta en marcha del Runt ha sido muy difícil, ha habido un problema de flujo de caja porque los concesionarios no han podio recibir la plata ni matricular los vehículos (...) No es que estemos en contra, el Runt es muy valioso, pero no podemos pagar los platos rotos de una cosa que no ha funcioando", aseguró Oliverio Enrique García, de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores, Andemos. 

Estimativos preliminares indican que las ventas represadas sobrepasan los 40 mil millones de pesos, pero esa cifra puede ser mayor. Por eso, los perjuicios sufridos por los usuarios por este represamiento serán reclamados al Ministerio de Transporte y al Concesionario Runt S.A.  

El camino para esa reclamación es una acción de grupo con la cual aspiran a resarcir los perjuicios por no haber podido adelantar trámites como matrícula de vehículos nuevos y traspasos, entre otros, que de paso, han afectado las ventas, el movimiento del material para las ensambladoras (CKD), seguros, con el consiguiente impacto económico que esto trae al sector. 

Los demandantes pretenden además, a través de la firma de abogados Tangarife Torres & Asociados,  que las autoridades adopten con responsabilidad medidas para evitar que cuando el Runt entre a operar de manera definitiva no vuelva a colapsar y causar más efectos negativos a los usuarios. 

En un mal momento 

 Algo que agrava más el asunto es que el Runt se impuso en una temporada y en un momento clave para la venta de carros y pese a que el Ministerio había sido alertado no solo por la Interventoría del contrato, sino por muchos actores del sistema, que pedían el aplazamiento de su entrada en operación. 

Para entender la magnitud del problema, hay que decir que octubre es un mes en el que se venden en promedio 17 mil vehículos. De estos, explica Pedro Nel Quijano, presidente de los concesionarios Chevrolet, los negocios de unos seis mil carros se hacen en la última semana del mes. En el negocio de los carros nuevos, la segunda quincena del mes es la de más movimiento y en la que más se concretan operaciones. 

 O sea que, esos seis mil carros no se pudieron matricular. Según las cuentas de Quijano, a hoy, transcurrida más de la mitad de noviembre, debe haber unos 12 mil vehículos que no han cumplido con ese trámite. Esa cifra se multiplica por tres en el caso de los vehículos usados, mercado que se mueve mucho más que el de carros nuevos.  

El perjuicio, aseguran miembros del sector automotor es para todo el mundo, incluso para las mismas finanzas oficiales porque hay una serie de impuestos que no han podido entrar al fisco. Por cada carro nuevo que se matricula se pagan en promedio 700 mil pesos de impuesto, es decir, son casi 9 mil millones de pesos que el Estado no ha recibido.  

En medio de ese caos, la molestia de muchos empresarios con el ministro Andrés Uriel Gallego es evidente por los bandazos que ha dado en materia jurídica y de legislación frente al sector, lo que lleva a Quijano a afirmar que el Runt  "se convirtió en otro atentado contra la industria automotriz". 

Pedro Salazar, del Grupo  Volskwagen calificó el mal arranque del Runt como "algo lamentable", pues en su compañía, por la inoperancia del sistema, al  menos el 40 por ciento de clientes se fueron  a buscar un usado u otra alternativa.  

"Es una demostración de improvisación del Ministro de Transporte, son acciones que toma sin medir las consecuencias y sin estar preparados y los perjuicios a clientes, concesionarios e importadores son inmensos, aunados a la difícil situación que vive la economía. A esto hay que sumarle otros aspectos como las resoluciones que han sacado", dijo Salazar.

 Sobre el punto de las resoluciones y los cambios en las reglas de juego para los importadores, Quijano, añadió que una de ellas expedida el año pasado redujo la venta de camiones en un 70 por ciento. "Dicen que quieren atraer inversión extranjera con  seguridad jurídica y cambian las reglas sin más ni más". 

Ente tanto, el ministro Gallego insistió el jueves en Manizales, ante la Asamblea de Gobernadores, en que el Runt "es una herramienta de lucha contra la corrupción más grande que hay en el país, que es la de los trámites de tránsito", que en robo de vehículos, en falsificación de Soat, de de revisión tecnico mecánica y en pases falsos vendidos le cuesta al país un billón de pesos cada año. 

Gallego no se refirió los traumatismos ni a las pérdidas económicas ocasionadas por el mal funcionamiento del sistema, pero si destacó 'el avance' de los procesos en el Runt esta semana y anunció que para finales de enero de 2010, deberá estar implementado y funcionando en su totalidad. 

Y el presidente Álvaro Uribe, en una especie de espaldarazo a su ministro y al Runt, lo comparó con la puesta en marcha la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila), señalando que esta les costó mucho trabajo implementarla, que fue muy impopular, pero que hoy ha ayudado mucho al país.  

"Yo quisiera que el Runt siguiera el mismo camino, y que el Runt fuera capaz rápidamente de estabilizarse y de empezar a resolver estos problemas. Si el Runt nos corrige la evasión del Soat en más de un millón de vehículos, casi está resuelto el problema de la salud, ahí habría 200 mil millones", concluyó el Presidente. 

El problema de las ventas y el Runt

El hecho de no poder matricular un carro nuevo genera una cadena de tropiezos que afecta a todos los actores, empezando por el comprador.

En el caso de los nuevos, sin matrícula no se puede entregar un carro, las compañías de financiamiento y los bancos no desembolsan la plata hasta que no tengan el documento, que es la licencia de tránsito en donde consta que ellos son los beneficiarios de la prenda del carro. "Esto significa muchos millones de pérdida para una industria que el Ministerio ha tratado con desprecio", anota Quijano.  

Según Natalia Parra, de Citröen, en su compañía tienen cantidades de trámites represados y muchos negocios se dañaron. "Lo del Runt es un problema terrible. Es quitarles el derecho al trabajo a todas las personas que viven del automóvil. El daño ya está hecho". 

 En Continautos, uno de los concesionarios más grandes de Bogotá, las cosas no son distintas. Gloria Chahin, su gerente Comercial afirmó que tiene unos 300 carros sin matricular, pero en cambio, ya el gobierno recibió el IVA por la venta de los vehículos que en promedio cuestan entre 30 y 35 millones. 

El problema, agrega, es que estos carros ya están vendidos, pero siguen en inventario y sujetos al desembolso de una compañía financiera. En otras palabras, la plata de esos 300 carros está congelada impidiendo que arranque el proceso de ventas de noviembre, pues no se puede comprar más inventario y tampoco hay espacio para tenerlos. 

Entre tanto, Mauricio Salazar, gerente General de Autogermana, importador oficial de BMW y MINI, aseguró que, "el tropiezo que sufrió la puesta en marcha del Runt ha dilatado las decisiones de compra de numerosos clientes, tanto de vehículos nuevos como de usados, incluyendo motocicletas. De hecho, nuestro promedio mensual de ventas ha decrecido un 50 por ciento  lo cual afecta seriamente el ejercicio. Sin embargo, sabemos que la unificación del registro automotor era una necesidad del país, pero lamentamos su ejecución". 

Y en el caso de quienes dejan autos usados como parte de pago, se dilataron las  gestiones o se dañaron los negocios. Los que usan el carro para trabajar se quedaron sin poder usarlo, y otros, sin el carro nuevo. 

Las medidas provisionales 

Aunque el Runt empezó a caminar lentamente esta semana, el malestar es generalizado y sigue creciendo, no solo por el dinero que se perdió en muchos negocios, sino porque las medidas adoptadas a última hora por el Ministerio no han funcionado y, por el contrario, están poniendo más trabas al ya caótico proceso de matricular un carro nuevo.  

Las licencias de tránsito provisionales (tarjetas propiedad en el argot popular),  tienen vigencia hasta el 31 de diciembre. Son unas hojas de tamaño carta que no les están generando confianza a las entidades financieras por lo cual les están exigiendo a los concesionarios que avalen o se hagan responsables de la plata que prestan hasta tanto no se legalice la licencia definitiva lo cual conlleva a otra cascada de gastos financieros para los concesionarios. 

En otros casos están exigiendo certificados de tradición para poder hacer el desembolso. Esto implica un nuevo trámite, más costos y tiempo adicional de los usuarios. 

Con ese tipo de licencias provisionales, ahí también caben las de conducción, se viene un problema adicional: los vencimientos van a acoger a la gente en plena temporada de vacaciones tanto de las personas como de las oficinas de tràmites. 

Una licencia así, agrega Chahin, "es ilógico. Aparte de eso con todo lo que pasa con el Runt y viendo que no lo pudieron poner a funcionar, uno tiene la incertidumbre de si funcionará en esa época". 

CARLOS A. CAMACHO MARÍN
Redactor de EL TIEMPO

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.