El Runt tiene la realidad del 'censo' automotor en Colombia: hay más de 11 millones de vehículos

El parque automotor registrado en el Runt, a febrero de 2015, es de 11'291.152. De esta cifra, el 54 por ciento son motocicletas y el 46 son vehículos.

Redacción Motor

12:12 a.m. 07 de marzo del 2015

Andrés Baraya Rubiano
Redactor de EL TIEMPO

Una mirada en detalle a las cifras del Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) muestra que en Colombia hay 11’291.152 vehículos, de los cuales el 54 por ciento son motos y un 46 por ciento vehículos.

Pero esas cuentas están lejos de la realidad, lo cual es un grave problema si se tiene en cuenta que sobre esas bases se calculan planes de manejo de tráfico, ingresos por sobretasas e impuestos, nuevas vías, accidentalidad y muchas otras variables que al final afectan a los ciudadanos.

¿Es confiable decir que durante los puentes festivos o en época de vacaciones salieron X número de vehículos? ¿Se pueden justificar medidas como el pico y placa con datos que no corresponden a la realidad? Si cruzamos el total de las cifras de vehículos y motos con una variable como el Soat, el resultado es que por las calles circulan menos vehículos de los que aparecen en los registros oficiales.

Veamos el caso de las motos. Según el Runt, en Colombia había hasta el pasado 28 de febrero 6’171.617 motocicletas matriculadas, pero solamente 3’331.390 tienen Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito.

Esto significa que 2’840.227 motos solo existen en papeles, sus matrículas no han sido canceladas o están varadas o abandonadas en patios. O más grave aún, que casi tres millones de motos andan por ahí alegremente sin cobertura del Soat y ni las autoridades de tránsito ni el Ministerio de Transporte hacen algo.

En los vehículos la cosa no es muy distinta. Según el Runt, entre autos, camionetas, buses, busetas, camiones, etc, Colombia tiene 4’983.787 vehículos matriculados, de los cuales solo 4’054.622 tenían vigente Soat. Aquí la cifra de ‘carros muertos’ o sin Soat es de 929.165 vehículos, lo cual también habla muy mal de los controles, pues significaría que están circulando con documentos falsos o sencillamente solo están en el papel.

Estos datos corroboran que en muchas ciudades el parque automotor está ‘inflado’, lo cual les da la razón a muchos de nuestros lectores afectados por impuestos y restricciones cuando aseguran que ‘faltan vías’, así los alcaldes insistan en que ‘lo que hay es demasiados carros’.

Evasión, a la baja

Fasecolda, por su parte, asegura que durante todo el 2014 las compañías aseguradoras emitieron 7,1 millones de pólizas Soat, de las cuales 3’976.000 pertenecen a automóviles familiares y otras clases de vehículos, y 3’195.000 correspondieron a motocicletas.

De acuerdo con Ricardo Gaviria, director de la cámara técnica de Soat de Fasecolda, “en los últimos 15 años se ha evidenciado una disminución en la evasión de la obligación legal del Soat; mientras que en el año 2000 se estimaba en 50 por ciento, al cierre del 2014, la evasión aproximada se ubicó en 20 por ciento”.

Evadir el pago del Soat no solo afecta directamente el bolsillo de un conductor, sino que trae dificultades para el sistema de salud, pues se disminuyen los recursos del Ministerio de Salud para atender víctimas de eventos catastróficos o accidentes de tránsito con vehículos no asegurados o no identificados; y para la realización de campañas de seguridad vial (ver recuadro: ‘Así se distribuyen los recursos del Soat’).

En caso de accidente de tránsito con víctimas, los centros de salud, hospitales y clínicas, están en la obligación de darles la atención, y los servicios prestados los cubre la compañía de seguros que emitió el Soat. Pero en caso de no existir la póliza Soat, el Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga) cubre inicialmente este costo, pero recobra la totalidad de gastos incurridos por la atención de las víctimas al propietario del vehículo.

Los gastos no paran ahí. Ese conductor deberá cancelar un comparendo equivalente a 30 salarios mínimos legales diarios vigentes (644.400 pesos) por no tener Soat vigente, el vehículo será inmovilizado y en caso de que porte una póliza falsa, podrá ser judicializado por el delito de falsedad de documento público, con una pena de cárcel de hasta cuatro años.

Así se distribuyen los recursos del Soat

Del total recaudado por la aseguradora, un porcentaje se destina al Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga) con el fin de prestarle atención a la población víctima de eventos catastróficos por terrorismo o desastres naturales, o cuando se presentan accidentes de tránsito de vehículos no asegurados o no identificados. Otros aportes se destinan al Runt y a la Agencia Nacional de Seguridad Vial para realizar campañas de prevención de este tipo de eventos.

EPS, obligadas a cubrir

De acuerdo con el Consejo de Estado, las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) o la ‘prepagada’ a la cual esté afiliado un usuario, están obligadas a cubrir los excedentes de servicios de salud por accidentes de tránsito.

Según el alto tribunal, cuando los gastos médicos exceden los 1.100 salarios mínimos diarios que cubren el Soat y el Fosyga, será la EPS, la prepagada o el régimen subsidiado, según sea el caso, quien se hará cargo del pago de los servicios que hagan falta para garantizar un adecuado préstamo del servicio integral de salud.

Así lo establece el numeral 1º del artículo 2º del Decreto 3990 del 2007: “Las cuentas de atención de los servicios médico quirúrgicos, en el caso de los accidentes de tránsito, que excedan el tope adicional, serán asumidos por la Entidad Promotora de Salud del régimen contributivo o del régimen subsidiado en los términos de su respectivo plan de beneficios a la cual está afiliada la persona”.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.