Como sacarle provecho a los frenos

La dirección de marketing y comercialización y el departamento de Asistencia Técnica de Incolbestos tienen una completa guía para el mantenimiento y uso adecuado de frenos, para un mejor rendimiento.

Redacción Motor

05:00 a.m. 14 de noviembre del 2008

El sistema de frenos es un componente esencial de seguridad en el automóvil, y su uso es tan importante que a los aprendices de pilotos de carrera, antes que enseñarles a correr, lo primero que aprenden es a frenar.  

Eso, en cuanto al uso, en lo que se refiere al mantenimiento, la opinión de los expertos es, que en materia de  frenos, cero remiendos, por esto, lo mejor es no experimentar ni hacer injertos y dejar el asunto en manos de expertos.

Según Incolbestos, la empresa colombiana líder en la fabricación de elementos de fricción y sistemas de frenos, recomienda en un completo manual sobre  el mantenimiento de los frenos, que este depende del uso del vehículo, "pero se puede pensar entre cada 20.000 o 30.000 kilómetros.

Aunque esta es una guía para los freneros, los expertos en cuidado y mantenimiento del sistema de frenos, es conveniente que usted como conductor conozca detalles de cómo se hace esa labor.  

¿Cómo evitar visitas al taller?
Los siguientes puntos dan la pauta para realizar intervenciones en el sistema de frenos programadas que permiten que el vehículo tenga pocas visitas al taller:

* Rectificado o cambio de discos y tambores. Es necesario garantizar una superficie adecuada para obtener una frenada efectiva libre de ruidos. El rectificado de discos se debe hacer hasta alcanzar máximo el 10% de desgaste del espesor original (en algunos casos el espesor mínimo está grabado en el disco igual que el diámetro máximo en los tambores).

* Desarmar y limpiar completamente frenos delanteros y traseros, de esta forma se eliminan impurezas a la vez que se puede inspeccionar en forma clara todas las partes. Utilice aspiradora para recolectar el polvo de los frenos y/o brocha húmeda (en solución de agua jabonosa), o agua a presión, para la limpieza de las partes y evite el uso de derivados del petróleo que pueden afectar cauchos y la salud del frenero.

* Reemplazar cauchos, resortes, y antiruidos por nuevos. Las altas temperaturas y el trabajo permanente hacen que estos elementos pierdan sus propiedades elásticas (se fatigan). Al reemplazar estos elementos evita que haya ruidos y desgaste prematuro de los materiales de fricción.

* Lubricación. Lubrique puntos de apoyo y las partes metálicas móviles entre sí. Al hacerlo se permite un mejor funcionamiento del sistema y evita el desgaste prematuro de las partes. Para lubricar utilice grasa resistente a alta temperatura y compatible con cauchos y liquido de frenos.

* Cambio de bandas y pastillas. Al dejar un sistema en perfecto estado de mantenimiento el complemento ideal es tener el material de fricción en buenas condiciones, para garantizar una buena frenada desde los primeros movimientos.

* Revisión de tubería y flexibles. Inspeccione la tubería metálica y las mangueras flexibles en toda su extensión. Reemplace en caso de que haya huellas de roce, abolladuras, grietas o estrangulamientos. Use tubería en acero, la cual le da mayor resistencia y por consiguiente un margen mayor de seguridad. Haciendo esto previene perdida de frenos por fugas espontáneas. Si las mangueras flexibles han cumplido tres años o 60.000 km es hora de cambiarlas, aunque se vean en buen estado, ya que estas sufren el deterioro de dentro hacia fuera y al hacerse evidente la falla puede tener consecuencias lamentables.

* Cilindro maestro. Un cilindro maestro debe reemplazarse por uno nuevo cada 6 años o 120.000 km o antes si presenta fuga o atascamientos. De esta forma previene costosas varadas.

* Corrector de frenado. Este elemento es muy importante en la estabilidad del vehículo al frenar con brusquedad, con piso húmedo o con arenilla. Es recomendable reemplazarlo cada 6 años o 120000 km o antes si se presenta falla en su funcionamiento o presenta fugas.

* Cilindros de rueda. Deben reemplazarse por nuevos cada tres años o 60.000 Kilómetros o antes si presentan fugas, oxidación o atascamientos. Así se previene riesgos de quedarse sin frenos.

* Cambio del líquido. Esto hace que las partes del sistema hidráulico (cilindro maestro, cilindros de rueda, válvulas, etc.), tengan una mayor vida útil, además de brindar mayor seguridad al evitar pérdida de frenos por ebullición prematura del líquido al disminuir su resistencia a la temperatura.

* Servofreno o Booster. Debe chequearse que cumple con su función de amplificación de fuerza o de lo contrario reemplazarlo. Un servo tiene una vida estimada de 10 años o 200.000 kilómetros por lo que es conveniente cambiarlo cuando cumpla estos límites para evitar posibles fallas en la vía.

* Freno de parqueo. Verifique el funcionamiento del freno de parqueo y ajuste, si es necesario, de acuerdo al manual del fabricante. Recuerde que el freno de estacionamiento debe mantener detenido el vehículo en pendientes de hasta 30° y no necesariamente la palanca debe tener recorridos cortos (En algunos casos se puedan dar hasta 17 saltos o puntos). El ajuste del freno de parqueo o estacionamiento se hace solamente cuando se cambia guaya.

* Verifique funcionamiento de regulación automática del freno de tambor trasero y cambie las piezas necesarias en caso que no funcione correctamente. Cuando este sistema funciona correctamente no es necesario hacer ajustes manuales periódicos.

* Rodamientos. Revise el de estado de los rodamientos y cambie si es necesario. Un rodamiento en mal estado puede darnos problemas en el frenado.

* Luces de pare (Stop). Revisar y reparar lo necesario. Si no se alerta a los conductores sobre las intenciones de frenar se pueden causar accidentes.

 * Suspensión. El mal estado de la suspensión genera pérdida de estabilidad en la frenada.

* Llantas. Deben tener desgaste regular y máximo 1.5 mm del labrado, de lo contrario se generan problemas de adherencia llanta-pavimento.

* Conductor. Un sistema de frenos en buen estado debe tener al mando un conductor en óptimas condiciones físicas y mentales que permitan una respuesta adecuada en el momento que sea necesario.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.