En el salón del automóvil de Detroit, primaron las líneas novedosas

Los tres gigantes de Detroit tienen confianza en el futuro y están repensando sus productos para volver a la época de bonanzas en ventas. Buena energía en Detroit.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

GIOVANNI AVENDAÑO
REDACTOR DE EL TIEMPO

La muestra automovilística más importante de Estados Unidos abrió sus puertas en Detroit con, un reto a vencer: hace tres años que esa industria automovilística viene experimentando una caída en las ventas de sus automóviles en su propio mercado, cediendo terreno principalmente a las propuestas japonesas y coreanas, que tienen buenos productos a precios razonables y que ¿además- ofrecen una buena relación entre desempeño y consumo de combustible.

Por eso las propuestas de General Motors, Ford y Chrysler apuntaron a dos temas principales. En primer lugar buscar alternativas viables de motorizaciones que no dependan del petróleo, más que a bajar las cilindradas de sus autos, y en segundo lugar, le apostaron a un cambio, radical en la mayoría de casos, en sus tradicionales líneas de diseño. Ambas medidas en busca de captar de nuevo la atención de los compradores locales.

Por eso General Motors presentó dentro de su grupo de marcas (Buick, Saab, Saturn Chevrolet, Cadillac y Hummer) ocho nuevas propuestas y se mostró como el líder en la avanzada tecnológica por el uso de combustibles alternativos, al punto de estar adelantando un proyecto masivo de producción de etanol a partir de diversas materias primas con las cuales se obtendría a muy bajo costo.

Además, esta compañía le apuesta al uso de un vehículo con celdas de combustible de hidrógeno, como la verdadera solución al problema del consumo de derivados del petróleo y su emisiones contaminantes.

De hecho, esta tecnología se encuentra como la de mayor alcance hasta el momento y es considerada como la que será la tendencia futura para la propulsión de los vehículos.

Los otros dos

En esa misma preocupación trabajan Ford, que le sigue apostando a los autos híbridos (también GM trabaja en este sentido con la tecnología E-Flex), en los que combinan, por lo general, un motor diesel o gasolina con uno eléctrico en diferentes modalidades. 

Sin embargo, la que está ganando más terreno es la que se hace uso del motor que trabaja con derivados del petróleo para recargar el motor eléctrico pues las cifras de autonomía y de ahorro de combustible son bastante altas. 

Chrysler  también propone con el Ecovoyager, un auto híbrido en el que el motor principal es un propulsor eléctrico con pilas de ión litio y que se recarga gracias a una pila de hidrógeno. En la misma línea presentó el prototipo Zeo que es un auto totalmente eléctrico.

El punto en común en todos es el uso de los biocombustibles o mezclas de diesel o gasolina con alcohol en unas proporciones importantes.

De hecho Ford presentó su icono en ventas, que es la pick up F-150 con la posibilidad de usar una motorización que puede trabajar con un 85 por ciento de alcohol, frente al restante porcentaje de gasolina (E85). 

También mostró la nueva Explorer que utiliza la tecnología Ecoboost con la cual este modelo es más eficiente en su consumo entre un 20 y 30 por ciento frente al tradicional.

Sin embargo, para el mercado estadounidense, se espera que por algunos años se mantenga en estos vehículos el funcionamiento del propulsor eléctrico para bajas velocidades y tránsitos en ciudades, mientras se aprovecha en las rutas la potencia que proveen los hidrocarburos.


Reinvención en diseño

General Motors presentó el Buick Riviera y el Cadillac Provoq con los que rompió las líneas tradicionales de esas marcas al hacer dos conceptos que abandonaron la rigidez y el gran tamaño por las formas fluidas y compactas.

Ford rediseñó la F-150 pero de una forma mucho más conservadora pues los cambios se hacen evidentes sobretodo en su parrilla, aunque en contravía de la mayoría, aumentó las dimensiones de esta pick up.

En cambio, en la Explorer, se tomó la licencia de experimentar otros trazos para darle mucha más aerodinámica a su perfil, con líneas suaves y con una llamativa propuesta de claridad interior al poseer un techo transparente.

Chrysler presentó tres conceptos de líneas futuristas con sus modelos Jeep Renegade, Dodge Zeo y la monovolumen Chrysler Ecovoyager.

El primero es una combinación de conceptos pues es un todo terreno, coupé y convertible al mismo tiempo, de formas ampulosas y un panorámico de escasos centímetros que le dan un aire de vehículo para la exploración lunar.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.