La Santa María de Colón es el primer modelo de los 'Grandes Barcos de la historia'

Para obtenerla, recorte el cupón que saldrá este jueves en EL TIEMPO, y más 18.900 pesos, reclámela en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

Redacción Motor

04:30 p.m. 15 de abril del 2015

Carabelas y naos, como la Santa María, fueron las embarcaciones de vela que dominaron el Atlántico en los siglos XV y XVI. El paso de la navegación de cabotaje, cercana a la costa, a la navegación de altura permitió el descubrimiento de un nuevo mundo al otro lado del océano

En abril de 1492, la Corona de España daba la orden a los concejos de la mar de Andalucía para que se alquilaran tres carabelas al navegante genovés Cristóbal Colón a fin de preparar la expedición que debía alcanzar las Indias a través del Atlántico. Finalmente el almirante salió del puerto de Palos el 3 de agosto de aquel mismo año con dos carabelas —La Pinta y La Niña— y una nao, la Santa María.

La nao era un tipo de buque caracterizado por poseer tres mástiles con velas cuadradas y una gran reserva de flotabilidad, garantizada por la elevada proporción del casco que quedaba fuera del agua en condiciones normales de carga. Esas características la convertían en la embarcación ideal para el transporte de mercancías pesadas en travesías largas, pero al mismo tiempo era un barco demasiado pesado y lento para la navegación por el Atlántico.

En el caso de la Santa María, esa celebridad no garantizó ni una vida larga ni un torrente de información para la posteridad. De hecho, existen muy pocos datos de la embarcación, circunstancia que ha originado grandes discusiones y controversias a la hora de planear las maquetas o las réplicas que pueden admirarse en varios puertos de todo el mundo.

Sobre su creación tampoco hay demasiada información fidedigna. Se cree que fue construida en 1480 y recibía el sobrenombre de la Gallega, lo que daría idea del lugar donde fue construida, aunque otras fuentes aseguran que fue concebida en los astilleros de Colindres, en Cantabria, e incluso en El Puerto de Santa María (Cádiz).

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.