Secretario de Movilidad de Bogotá anuncia medidas para enfrentar trancón vial en la ciudad

Dispositivos electrónicos ¿cazainfractores¿, pedagogía y restricciones al tránsito de vehículos de carga, maquinaria pesada y repartidores, la estrategia. Medidas para el transporte público y los taxis.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Bogotá sufrirá en menos de un año un verdadero ¿revolcón¿ que apunta a agilizar el tránsito y atenuar los trancones en la ciudad. Una intensa campaña de cultura ciudadana que mejorará la movilidad en un 30 por ciento; más de 600 cámaras y un sistema de dispositivos electrónicos ¿cazainfractores¿ forman parte de un paquete de medidas que comenzarán a aplicarse el próximo mes.

Ese es el anuncio que hizo el secretario de Movilidad, Luis Bernardo Villegas, en entrevista con Vehículos, de EL TIEMPO. Sobre el papel, la estrategia que presenta  el funcionario para recuperar la movilidad de Bogotá, se ve como de otro mundo.

Además de lo ya mencionado, se cambiarán todos los semáforos de la ciudad por aparatos ¿inteligentes¿. Ya se están preparando las licitaciones, y lo mejor, la inversión, que será de más de 200 millones de dólares. Eso le costará cero pesos al Distrito, pues todo se hará por concesión.

El paquete de medidas para enfrentar el caos vehicular incluye restricciones para la circulación de maquinaria pesada y de carga por las principales vías. Tendrán un horario especial, así como los carros repartidores, que no podrán parquearse en las calles a distribuir sus productos. Lo ideal es que se haga en la noche, dijo Villegas. 

¿Se va a bajar del Metro, por un momento, para dedicarse al problema del tráfico en Bogotá?
Yo no lo pondría así; el tráfico en Bogotá y el Metro son parte de un mismo problema, y las soluciones a ambos apuntan a mejorar la calidad de vida de los bogotanos y la movilidad. Entonces, el Metro es una perspectiva de largo plazo que va a permitir ofrecer un transporte público cómodo, eficaz, rápido y seguro y es una alternativa válida para que la gente se baje de los vehículos particulares y se suba a los de servicio público. En ese sentido, va a ser una alternativa para disminuir el tráfico en la ciudad. Ahí hay una integración de objetivos.

Mientras llega esa solución, ¿qué tiene en mente para acabar con el caos del tránsito en Bogotá?
Vamos a apuntarle a resolver los problemas de tráfico en el corto plazo. Hay un paquete de medidas que estamos preparando, unas de aplicación inmediata y otras de mediano plazo, al final del año y comienzos del 2009.

¿En que consisten?
En marzo vamos a anunciar el proceso de apertura de una licitación para organizar toda la campaña pedagógica del Distrito. Queremos hacer un llamado a los conductores y concienciar a los bogotanos, en una tesis según la cual, todos somos secretarios de Movilidad. La movilidad no se resuelve cambiando al Secretario, se resuelve con un buen comportamiento en las calles, respetando las normas y los derechos de los demás.

¿Cómo será esa campaña?
Vamos a hacer énfasis en pequeños elementos que nos permitirán mejorar la movilidad entre un 20 a 30 por ciento, de acuerdo con los estudios que tenemos. Esos pequeños elementos son: el taponamiento de las intersecciones, el parqueo en vías, las estrelladas menores, y las varadas por causas inicuas, como una pinchada o quedarse  sin gasolina.

¿Qué viene después de la pedagogía?
Después de ese llamado a que respeten las normas, iniciaremos una campaña de control que tiene dos fases: una que es con la Policía de Tránsito, y la otra -que la licitación ya está anunciada en la Cámara de Comercio, estamos a punto de colgar prepliegos en la página web de la Secretaría- es con detectores de infractores a través de dispositivos de tránsito y cámaras.

¿Cómo se cobrarán las infracciones?
Tenemos dos mecanismos, todo está de acuerdo con el Código Nacional de Tránsito en su versión actual. En la actualidad, cuando se transgrede la norma, hay dos posibilidades: la primera es que hay un retén de policías más adelante, y de una manera muy rápida expiden el comparendo. Los dispositivos electrónicos nos leen semáforo en rojo, exceso de velocidad, no pago del Soat, Pico y Placa, no revisión técnico-mecánica, en fin, un conjunto muy importante de trasgresión de las normas. Ese es un mecanismo.
El otro es que ese envía el reporte a una central de control, y una vez revisado se envía el comparendo a la dirección del propietario que aparece registrada.

¿Y cómo es lo de las cámaras?
Para empezar, vamos a tener unas 400 cámaras que se instalarán progresivamente en un año; aspiramos a que las primeras estén funcionado el primero de julio, y luego se aumentarán al cabo de dos años a unas 600 para tener la mayor parte de la ciudad cubierta, o por lo menos los sitios más neurálgicos. Esas cámaras nos van a permitir seguir castigando a los infractores, con mayores recaudos para el Distrito, pero también hará posible que la Policía se dedique más a la regulación del tráfico porque el control lo tenemos asegurado por las cámaras.

¿Cuánto vale todo eso?
La inversión de los dispositivos electrónicos le costará cero pesos al Distrito porque lo haremos mediante una concesión en la cual el participante privado va a hacer toda la inversión. Estimamos que esa inversión estará más allá de los 200 millones de dólares, y pueden ser más porque vamos a tener unos carros que estén rondando la ciudad y cazando infractores.

¿Qué va pasar con el problema de los semáforos y su sincronización?
Hay una licitación que ya está avisada. Vamos a modernizar la semaforización  y vamos a colgar los prepliegos en la primera semana de marzo. Queremos tener unos semáforos que sean ¿inteligentes¿ y que se ¿hablen¿ unos con otros, de tal manera que nos generen de verdad lo que antes se llamaban ¿olas verdes¿. Es decir, con esa ¿conversación¿ vamos a permitir que el flujo se dé libremente en las arterias y que además esos semáforos estén en capacidad de leer los flujos vehiculares y dar más tiempo allí donde haya más congestión. Aparte de eso, vamos a tener un centro de control automatizado  de todos los semáforos y de todos los dispositivos de detección de infractores con el cual podremos también maniobrar los semáforos.

¿Eso significa cambiar todos los semáforos de Bogotá?
Eso significa cambiar progresivamente la mayoría de los semáforos. Los controladores que tenemos en los semáforos de Bogotá hoy no son técnicamente bien dotados, entonces necesitamos cambiarlos.

¿Quién hace la programación de los semáforos hoy?
La ETB y es una programación de la que todo el mundo se queja; y tenemos que ver cómo lo arreglamos.

¿Qué otras medidas va a poner a andar?
La reglamentación de los vehículos pesados en la circulación por la ciudad y las bahías. La maquinaria pesada, de ninguna manera, puede coincidir con las horas en que está la gente en la calle, es decir, que los tránsitos van a ser en horas en las cuales la circulación y la gente en las calles es mínima. Básicamente será en la noche.
A los vehículos de carga que atraviesan la ciudad les estamos definiendo unos corredores y unas horas para que sólo transiten por allí en ese tiempo. Y a los repartidores los estamos restringiendo de manera severa, en el sentido en que no pueden repartir en ninguna vía arteria, y para hacerlo tienen que tener bahías y estacionamientos propios, o tienen que hacerlo en sitios de estacionamiento permitido porque no podemos permitir que sigan los camiones repartidores parando el tráfico a las 9, a las 10 u 11 de la mañana ocasionando unos trancones descomunales y sin que les pase nada.

¿Sería pasar el reparto a las horas de la noche?
Ese es un tema de la organización de las empresas. Yo lo que hago es restringirles y ellos mirarán cómo se organizan; por supuesto, uno lo que quisiera es que lo hicieran en horas de la noche.

¿Habrá en esta administración políticas restrictivas para el carro particular?
No.


EL TRANSPORTE PÚBLICO

Sobre el transporte público, el secretario de Movilidad de Bogotá también hizo importantes anuncios: en abril se conocerá un estudio que dirá cuántos buses sobran en Bogotá; y habrá una reorganización total del transporte público. De 600 rutas se pasará a 82.

¿Habrá zonas amarillas o bahías de parqueo?
Para finales de este año vamos a empezar con los planes piloto de las zonas amarillas de los taxis, a ubicarlos en paraderos para evitar que estén circulando todos al tiempo por la ciudad. Cuando esté listo el sistema, de los 52 mil, sólo estarán circulando los que estén ocupados, eso nos mejora mucho la ocupación de las vías.
El otro, que es fundamental, es la implementación del sistema integrado de transporte, que se hará a finales de este año o a más tardar en el primer trimestre del 2009. Para esa fecha estaremos sacando la licitación y nos permitirá maximizar la eficiencia de los buses en las calles y tener solo los que sean necesarios, es decir, en vez de tener 10 buses cada uno con tres pasajeros, tendremos un bus con los 30 pasajeros.

¿Cuántos buses y taxis están sobrando en Bogotá?
No hay un estudio claro y contundente y no lo podemos saber hasta que tengamos un resultado de cuál es la verdadera sobreoferta; eso lo sabremos en abril. Ahí sabremos y podremos decir con toda claridad ¿a Bogotá le sobran mil, o dos mil buses, o los que sean¿. De los taxis, los estudios indican que efectivamente hay una sobreoferta del 20 por ciento.

¿Este cargo es un ¿quemadero¿ o sus antecesores eran muy ¿inflamables¿?
El cargo es un reto, es una posibilidad de servirle a la ciudad de Bogotá, a la comunidad y hacer cosas para mejorar la calidad de vida de los bogotanos. Ese es un reto y en eso hay que trabajar. Si los otros eran inflamables, yo no lo sé.

¿Entre esos retos está el enfrentarse al ¿cartel¿ del transporte? ¿Cómo controlarlos?
Hay que tener una decisión política clara, y una vocación clara de hacer las cosas. Uno tiene que saber para dónde va; si lo sabe, los obstáculos que se presentan en el camino los va eliminando. Y eso es lo que vamos a hacer. Si hay que enfrentarse a los transportadores, al que sea, pues habrá que enfrentarse; pero la idea es hacer las cosas dentro de los cronogramas que tenemos previstos.

Entonces, ¿qué va a pasar con las rutas de buses que mantienen congestionada la NQS y la Avenida Suba?
Allí hay que tener en cuenta que TransMilenio no alcanza a copar la demanda en horas pico, entonces no es probable técnicamente eliminar los buses tradicionales. Son como un complemento. Lo que vamos a hacer con el sistema integrado de transporte es racionalizar todos esos elementos, racionalizar la utilización de las vías.

Pero, luego del estudio que están haciendo, ¿habrá una reorganización del transporte público?
Totalmente. Vamos a pasar de 600 rutas que tenemos hoy y 66 empresas a solo 82 rutas y ocho empresas; ese en un proceso paulatino. En la primera fase vamos a reducir las rutas a la mitad, vamos a racionalizar el transporte público.


LOS TAXIS, CASO APARTE

¿Por qué cada día hay más taxis nuevos en las calles?
Porque están reponiendo los viejos. El bajo precio de los taxis en los concesionarios ha permitido que se mejore la voluntad de reponer de los propietarios. De hecho, el parque automotor de taxis no ha aumentado, está congelado, excepto por la tutela de esta semana. Lo que sí estamos viendo es una gran reposición y los carros viejos se están chatarrizando.

¿Cuántos taxis se han aplastado?
Desde el momento en que la Secretaría de Movilidad asume la vigilancia del proceso de desintegración de taxis (agosto de 2007) hasta el 17 de enero de 2008 (última fecha de corte), se han chatarrizado 1.171 vehículos; estos son los únicos que se pueden reponer, es decir, por cada vehículo que se chatarrize puede ingresar un nuevo taxi a ocupar este lugar.
Por otro lado, a corte de febrero 20, se han chatarrizado 214 taxis por procesos de Fiscalía (taxis piratas, placas ¿gemeliadas¿). Los propietarios de estos vehículos no tienen derecho a la reposición ya que son vehículos que se encontraban circulando ilegalmente.

¿Es transparente y limpio el negocio de las matrículas de taxis?
Esa es una pregunta muy difícil. Yo tengo un pensamiento frente a eso, hay una cosa de la que hablan, el cupo, y yo no entiendo realmente de dónde sale, ni el precio que tiene.

Es que el cupo vale el doble o el triple de lo que cuesta el carro¿?
Por eso. Resulta que cuando se congeló el parque automotor, de alguna manera quienes tenían un taxi con tarjeta de operación entendieron que tenían un derecho adquirido, y ese derecho adquirido se valorizó, que es lo que llaman el cupo.  Yo realmente no encuentro racional económicamente que exista eso, y lo que menos encuentro racional es que si eso vale no le corresponda al Estado, o al Distrito en este caso. Hasta ahí va mi pensamiento por ahora; no he pensado en tomar medidas, hasta ahí voy por ahora.

FRASE
¿Si hay que enfrentarse a los transportadores, al que sea, hay que hacerlo¿

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.