El sector automotor pasa el semestre, pero pierde el año

Aunque en agosto se registró un aumento del 3,1 por ciento en las ventas de vehículos, la caída de julio de 2008 a agosto de 2009 fue del 14,1. En agosto se vendieron 2.478 autos menos que en 2008.

Redacción Motor

05:00 a.m. 25 de septiembre del 2009

En el 2006 fueron 198.184 los vehículos de todas las gamas vendidos en el país, y un año después el sector alcanzó una cifra récord de 253.034. En el 2008 empezó el descenso: al cierre de ese periodo se vendieron 219.498 vehículos de todas las gamas.

Llegó entonces la recesión económica mundial, que sumada a la crisis de 'las tres grandes' de Estados Unidos, el aislamiento comercial al que nos han sometido nuestros vecinos y el vaivén del dólar, inclinó definitivamente la balanza.

Como van las cosas, este será ya no el tercero (como se tenía previsto), sino el cuarto 'mejor año' para el sector en la última década, pues hasta agosto tan solo se han registrado 117.312 ventas, por debajo de las expectativas que tenían ensambladores y comercializadores en enero.

"No habiéndose presentado cambios importantes en las ventas registradas en el mes de agosto frente a la tendencia del año y sin preverse para los próximos meses cambios relevantes en el entorno macroeconómico, (...) consideramos que el 2009 cerrará con alrededor de 174.000 unidades nuevas vendidas (...)", dice Econometría S.A., administrador del Comité de la Industria Automotriz Colombiana, entidad que acaba de presentar un informe sobre el comportamiento del sector en agosto.

Efectivamente, agosto mantiene la tendencia del año, lo cual es una buena noticia, en la medida en que las ventas han mantenido un comportamiento estable: abril fue el mes más 'flojo', con 13.447 unidades vendidas, mientras que julio sigue ganando con 16.273 ventas.

"En el mes de agosto se vendieron en el país 15.062 vehículos nuevos, ventas que aunque corresponden a un 7,4 por ciento menos que las registradas en julio y 14,1 por ciento menos que las de agosto del 2008, también resultan 3,1 por ciento superiores al promedio observado en los primeros meses del año", anota Econometría.

Se puede decir, entonces, que el sector pasó el semestre, pero va perdiendo el año, pero si se observa el comportamiento de las ventas en los últimos tres años, las ventas en el último trimestre, especialmente octubre y noviembre, suelen ser las mejores.  En el 2006, enero registró 12.421 unidades vendidas y noviembre 20.587; en el 2007, 18.467 y 22.844 y en el 2008, 17.458 y 17.756.

Bogotá compra la mitad
Aun con ventas altas o bajas, Bogotá sigue siendo el gran consumidor de vehículos del país, con el 48,7 por ciento en lo que va corrido del año. La sigue Medellín, con el 13,1 por ciento y Cali con el 10,5.

Bucaramanga registró un incremento en el consumo, al pasar del 5,6 al 7 por ciento y a Barranquilla llega el 4,9 por ciento de los vehículos vendidos. El resto del país se quedó con el 15,8 por ciento, porcentajes todos que, salvo la capital de Santander, varían muy poco con respecto a lo registrado el año pasado.

Los segmentos experimentan un leve cambio en las ventas con respecto al año pasado: durante el primer semestre del 2008 representaron el 67,7 por ciento de las ventas y durante el mismo periodo del 2009 se quedaron con el 69,8 por ciento, mientras que el segundo semestre del 2008 absorbió el 71,2 por ciento y en lo que va corrido del mismo periodo de este año se está quedando con 73,3 por ciento de la torta.

Los vehículos de transporte de carga bajaron del 18,9 por ciento de participación en el mercado (primer semestre del 2008) al 12,2 por ciento (segundo semestre del 2009) y los de transporte de pasajeros pasaron del 13,4 por ciento al 14,5 por ciento durante le mismo lapso de tiempo.

"Aun es pronto para asegurar que ese cambio en la participación por segmento es estructural, así que se deberán esperar los resultados de los próximo meses para concluir al respecto y explicar el cambio, de llegar a mantenerse", anota el informe de Econometría.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.