Seguridad en la carretera: Las luces le permiten ver y ser visto

Además de la intensidad y la calidad de los bombillos, deben cumplir con una serie de normas internacionales de color y utilización.

Redacción Motor

05:00 a.m. 24 de abril del 2009

Cada maniobra que realiza un conductor mientras circula por cualquier vía es potencialmente peligrosa, pues depende no solo de su habilidad al volante, sino de la de los demás conductores, que deben advertir a tiempo lo que cada quién pretende hacer, y tomar las precauciones pertinentes.

Pero como nadie es adivino, los fabricantes de vehículos les dan cada día más importancia a un elemento de seguridad activa que, de acuerdo con su colocación, intensidad y color, tiene la misión de que el conductor vea y sea visto: las luces.

"El sistema de alumbrado (de un vehículo) está especialmente ajustado para la circulación nocturna o en condiciones en que la visibilidad quede reducida por niebla, lluvia u otras circunstancias" advierte un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi Colombia).

Son dispositivos reflectantes
La función principal de las luces radica en poder verse entre sí a una distancia mínima de 150 metros. Cesvi incluye dentro de esta categoría las 'de posición', "las cuales no requieren accionarse para cumplir con su propósito, pues reflejan la luz ajena para indicar el posicionamiento del vehículo.

Cada color tiene su ubicación específica: las rojas para la parte trasera del vehículo; las blancas para la parte delantera y las amarillas, que están ubicadas lateralmente en la carrocería. Y también su función.

De estacionamiento (amarillas). Sirven para señalizar la presencia de un vehículo parqueado en la vía y solo deben utilizarse cuando el vehículo está quieto. Reiniciada la marcha, se deben apagar.

De emergencia (amarillas). Aunque tienen la misma posición que las de estacionamiento y son accionadas de forma igual, su función consiste en advertir a los demás conductores la presencia del auto y prevenirlos de una situación de peligro. Pueden accionarse de día o de noche y cuando el vehículo está en movimiento.

De posición (amarillas y rojas). Advierten sobre la presencia del vehículo en la calzada a los demás conductores que circulan por la misma vía. Se activan automáticamente cuando se encienden las luces y están colocadas a lado y lado de la carrocería.

Según Cesvi, deben cumplir con normas básicas: indicar el ancho del carro, estar en la parte delantera y trasera; deben ser lo suficientemente claras para verse a 300 metros de distancia y distinguirse entre blancas o amarillas (delanteras) y rojas (traseras). Todos los vehículos están obligados a tenerlas.

Indicadoras de dirección (amarillas). Son las 'direccionales' o intermitentes de color amarillo y sirven para advertir sobre desplazamientos laterales hacia la derecha o la izquierda. "Deben accionarse con suficiente antelación para que los demás vehículos adviertan la maniobra", advierte el estudio.

Las direccionales también sirven para los sobrepasos en carretera y para detenerse, pues al accionarlas, se le está advirtiendo al vehículo que circula atrás que la intención es orillarse hacia un lado o hacia el otro.

De freno (rojas). A diferencia de la luz roja de soporte, ubicada en la parte posterior del vehículo, estas alumbran con mayor intensidad y solo se accionan cuando el conductor oprime el pedal del freno.

Estas luces están ubicadas a lado y lado del vehículo e incluyen 'el tercer stop' (en medio y arriba), que sirve para advertirles a otros vehículos que vienen en cola que uno o dos carros adelante, alguien está frenando.

De marcha atrás (blancas). Tienen una doble finalidad: indicar a los demás usuarios de la vía que el vehículo se está desplazando hacia atrás y permitir una mejor visibilidad cuando se está ejecutando esa maniobra.  "Por tal razón, se deben accionar automáticamente cuando se coloca la palanca de cambios en la posición de marcha atrás", dicen los expertos de Cesvi.

Las lámparas delanteras (blancas). Aunque las de  xenón  se están imponiendo en los vehículos nuevos, las halógenas son las más comunes. Alumbran hasta 60 metros hacia adelante y les da a los ojos una eficiencia de visión del 20 por ciento.

Pero de nada sirven cuando están mal alineadas, ya que no solo alumbran todo, menos la calzada, sino que producen deslumbramientos peligrosos para los vehículos que circulan en sentido contrario.

¿Por qué los colores?
El color es una sensación percibida por los órganos visuales y es producida por los rayos luminosos. Cada cual tiene su propia longitud de onda, pero depende también del ojo de cada quién.

"El ojo humano es sensible tan solo a una estrecha gana de frecuencias del espectro electromagnético, dentro de la cual se perciben los diferentes colores -explica el estudio de Cesvi-. Aquellos que se encuentran por fuera de este rango no son visibles al ojo humano, como por ejemplo los rayos infrarrojo y los ultravioleta".

Según estos expertos, el ojo humano es más sensible a la luz verde/amarilla que a los rojos y los azules, razón por la cual las luces de cruce y de estacionamiento son de color amarillo. La sensibilidad al amarillo es seis veces mayor que la que se da hacia el azul, es decir, el primero 'brilla más' que el segundo.

"Por lo anterior no es permitido desde el punto de vista de la seguridad, cambiar los colores de las luces de los vehículos. Si se analiza desde el punto de vista físico, el ojo humano tiene una mayor sensibilidad cromática para los colores superiores del espectro (rojos), razón por la cual las luces de posición y las de freno obligatoriamente deben ser de se color", advierte el documento.

EL ENCANDILAMIENTO
Si el vehículo que circula en sentido contrario no baja las  luces  y lo encandila, reduzca la velocidad. El ojo tarda entre cinco y siete segundos en adaptarse al encandilamiento.

Si la luz es muy alta, gire la cabeza hacia la derecha y cierre por un momento el ojo izquierdo, únicamente. Así logrará 'ajustar' su visión más rápidamente.

Guíese por la línea blanca que bordea el lado derecho de su calzada.

Cuadre los espejos laterales tangencialmente a la carrocería para que las luces  del carro que circula atrás no le molesten.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.