Seguridad: así nació el Control de estabilidad

La idea inicial de este sistema se remonta a febrero de 1989 cuando un ingeniero de Mercedes-Benz perdió el control de su carro en terreno nevado.

Por Redacción Motor

10:14 a.m. 09 de febrero del 2018
Así funciona el control de estabilidad.

Así funciona el control de estabilidad.

Basado en el funcionamiento del sistema antibloqueo de frenos (ABS) y agregando la información de un sensor del ángulo de dirección, uno de aceleración lateral y, aún más importante, otro que mide la rotación del vehículo sobre su propio eje vertical, el control de estabilidad (Electronic Stability Program, ESP) evita pérdidas de control accionando el freno o cortando el envío de fuerza a una o más ruedas.

Luego de una fría noche sueca, seguida por la soleada mañana del 29 de enero de 1989 que convirtió la vía en un piso totalmente resbaloso, Frank Werner-Mohn, un joven ingeniero de Mercedes-Benz, se dirigía a unas sesiones de prueba al mando de su vehículo. Debido a las condiciones, en una acelerada el vehículo perdió tracción, se fue de cola y terminó en una zanja al lado de la carretera.

Sin lesiones más allá de un ego bastante golpeado, y mientras esperaba a la grúa de rescate, Werner-Mohn comenzó a pensar sobre lo sucedido y sobre todo en cómo habría podido evitarse. De inmediato pensó en el entonces naciente ABS y en la manera en que aplicando el freno a las ruedas necesarias se podría prevenir un derrape y la consecuente pérdida de control.

En abril de ese año comenzó a trabajar de manera no oficial junto a otro joven ingeniero, Thomas Wohland, en su idea. El primer paso fue desarrollar un modelo matemático para calcular torques que serían presentados como condiciones de subviraje, sobreviraje y neutral; luego tomaron un ABS y agregaron algunos sensores adicionales (en ese momento solo tenían dos, uno para cada eje); y finalmente, para medir la rotación del vehículo sobre su eje vertical, tomaron el giroscopio de un helicóptero de control remoto.

Así funciona el control de estabilidad.

.

Tras varios cambios, modificaciones (especialmente en cuanto al giroscopio) y un intenso desarrollo, en diciembre de 1991 tuvieron un Mercedes-Benz listo para ser probado durante una exhibición para desarrolladores con un prototipo de su nuevo sistema.

La pista, un lago congelado en Arjeplog, Suecia, fue el escenario en donde un colega de la marca (a quien describían como más bien lento al volante) giró primero en un vehículo sin el sistema de Werner-Mohn. Después, al girar en el que tenía instalado el prototipo y darse cuenta de que había sido casi tan rápido como los demás, su entusiasmo fue la bandera verde para que el proyecto pasara de prototipo a realidad.

Así funciona el control de estabilidad.

.

Así que en 1992 Mercedes-Benz comenzó junto a Bosch el desarrollo de producción de lo que hoy conocemos como el Control de Estabilidad, sistema que en marzo de 1995 se introdujo por primera vez como equipo estándar en un vehículo: en un Mercedes-Benz S 600 Coupé.

Prueba real

Durante el Salón de Frankfurt de 1997 Mercedes-Benz presentó la primera generación del Clase A, su primer intento con un vehículo compacto, pero los problemas no demoraron. Poco después del lanzamiento la revista sueca Teknikens Värld lo sometió a su conocida prueba del alce (una maniobra para esquivar un obstáculo): el Clase A fácilmente volcó.

En medio del escándalo Mercedes-Benz no tuvo más remedio que llamar a revisión a los vehículos que había vendido
hasta el momento y detener la venta del modelo mientras realizaba los ajustes pertinentes. Además de rediseñar el chasís y la suspensión, la marca agregó como equipo estándar el control de estabilidad que había estado reservado únicamente para sus modelos tope.

Control de estabilidad presentado por Mercedes Benz en 1995

.

Con el Clase A nuevamente listo, Mercedes-Benz preparó unas pruebas en Barcelona, España, y con los mismos pilotos que habían realizado en Suecia la fallida prueba del alce en este nuevo escenario. El carro no perdió estabilidad y pudo recuperar su trayectoria sin volcar.

Hoy en día este sistema es más conocido y, de hecho, desde noviembre de 2011 es requerimiento para todo vehículo que se venda en la Unión Europea y se estima que a nivel global ha salvado más de un millón de vidas.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.