Seguridad, prioridad en la reforma al Código de Tránsito

El Ministerio de Transporte llevará al Congreso en los próximos días la reforma de este código cuyo eje central será dar una regulación para la protección de peatones, conductores y motociclistas.

Redacción Motor

04:41 p.m. 22 de julio del 2011

Una regulación en la cual el eje central es la protección de la vida de peatones, conductores y motociclistas es, sobre el papel, lo que pretende la nueva reforma a la Ley 769 de 2002, más conocida como Código Nacional de Tránsito (CNT), que el Ministerio de Transporte llevará al Congreso en los próximos días. 

Pero, además de eso, la nueva reforma busca poner fin a la cantidad de normas obsoletas, contradictorias o absurdas, que se han ido 'colando' en el CNT a lo largo de estos nueve años, a través de 18 modificaciones legales y un sin número de decretos y resoluciones que, más que ayudar a la movilidad, crean confusión. 

De entrada, la reforma anunciada por el viceministro de Transporte Felipe Targa, da un viraje en la concepción de la regulación, en la cual los principios de seguridad vial, la calidad, la oportunidad, el cubrimiento, la educación, la libertad de acceso y la descentralización, entre otros aspectos, hacen parte de su columna vertebral.

Temas como la seguridad vial se ponen en un primer plano, algo en lo que el país venía con un gran rezago. En ese orden de ideas, la obligatoriedad de los sistemas de protección como ABS, airbags (mínimo dos) y apoyacabezas obligatorios a partir del año 2013 en todos los vehículos de ese modelo, de servicio público (taxis) y particular, es un gran avance que deberán apuntalar los Ministerio de Transporte y de Comercio, Industria y Turismo.  

La reforma también le mete la mano a un tema muy complejo como es el de las motocicletas. Aquí se prohibirá el transporte de niños menores de siete años en este tipo de vehículos, y habrá fuertes sanciones para los establecimientos de comercio que vendan cascos que no cumplan con las condiciones  de seguridad que el Ministerio de Transporte determine. 

Otro elemento importante es la adopción del sistema de licencia por puntos que hará más drásticas las causales para su suspensión parcial o definitiva. También se hacen más exigentes los requisitos para obtener la licencia tanto para el servicio público como el particular. 

En este punto, se elevaría de 16 a 18 años la edad mínima para tener licencia de conducción de vehículos particulares y a 21 años la edad mínima para transporte público. Además, las licencias tendrán una vigencia de tres años para los primeros y de dos años para el servicio público. 

También el Estado tendrá la facultad de evaluar y certificar a los conductores, es decir, que habrá exámenes para determinar la idoneidad y capacidades de los conductores, pero no serán las escuelas de conducción las encargadas de esas pruebas pues éstas no pueden ser juez y parte. 

La reforma también incluye un profundo 'revolcón' al funcionamiento y operación de las escuelas de conducción, y algo más importante, al papel que cumplen los organismos de tránsito que hay en el país, pues en muchos municipios, estos se han convertido en un negocio para expedir licencias.

Así funcionará la licencia por puntos

La adopción de la licencia por puntos es un sistema ya probado en muchos países, y que prácticamente deja en manos del usuario su vigencia: si de forma recurrente viola las normas de tránsito, las posibilidades de conducir  un vehículo se reducen, es decir, la vigencia depende de su comportamiento en las vías.

A cada conductor se le da un 'crédito' de 12 puntos. No todas las infracciones quitan puntos, pero las más peligrosas se castigan duramente. Por ejemplo, se descuentan 10 puntos el conducir en estado de embriaguez  con una concentración de alcohol igual o superior al 20 por ciento.

Se descontarán seis puntos por transitar en contravía, no respetar la señal de 'pare' o pasarse un semáforo en rojo. Sobrepasar la velocidad máxima permitida en 30 kilómetros; no usar casco, cinturones de seguridad o sistemas de retención para menores.

Y tres puntos menos por el uso de teléfonos móviles sin accesorios de manos libres, mientras se conduce; adelantar en sitios prohibidos y conducir sin luces.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.