¿Es seguro el alcoholímetro?

La prueba del alcoholímetro es la única externa avalada por el Instituto de Medicina Legal y corresponde a lo dispuesto por la ley, además de la prueba de sangre.

Redacción Motor

05:53 a.m. 26 de enero del 2011

No sólo en Colombia: en todas partes del mundo, el alcoholímetro es el único medio electrónico permitido por la Ley para conocer de primera mano si un conductor presenta altos grados de alcohol en la sangre.

Pero no es la herramienta exclusiva con la que cuentan las autoridades para tal fin: pruebas físicas, entrevistas personales y hasta la simple observación le dan un panorama casi exacto al agente de tránsito sobre el verdadero estado físico, emocional y mental del infractor y le indican, de entrada, si el 'sospechoso' amerita soplar.

Es por ello que, al detenerlo en un retén, la primera acción del policía es hacer preguntas muchas veces irrelevantes: "¿Hacia dónde se dirigen?"; "Bonito su carro, ¿qué modelo es?"; "¿Está como vencido el certificado de revisión técnico-mecánica?" Toda respuesta puede ser usada en su contra, si el uniformado percibe olor a alcohol. 

Y cuando, sumado al tufo, nota sudor en la frente, parpadeo lento y un caminar pausado, la sospecha empieza a convertirse en certeza.  "Otros ingieren alimentos o mentas para ocultar el vaho y la mayoría asumen una posición de 'hombre serio', creyendo que con eso ocultan su estado", confiesa un agente de tránsito abordado por esta sección.

Cuando nota que algo oculta el conductor, lo invita a una carpa instalada al lado del retén para que sople a través de una boquilla plástica que va conectada al alcoholímetro, una especie de caja portátil con un medidor que registra cuánto alcohol ingirió. 

No se pueden engañar
El ingeniero José Castañeda, técnico de Saravia Bravo Ltda., el mayor distribuidor de estos aparatos del país, dice que si bien es necesario calibrar los aparatos para que midan a la perfección, estos realizan mediciones precisas.

"Todos los alcoholímetros deben cumplir con normas estrictas e incluyen una impresora que registra las mediciones para que el conductor las guarde en caso de reclamaciones -asegura el experto-. Al prenderlos, realizan un chequeo automático y si hay algo por fuera de los parámetros, simplemente no funcionan".

Los alcoholímetros poseen también una memoria que almacena las pruebas realizadas, desde cómo se realizó hasta el día y la hora en que se hizo. Es un protocolo que se le instala de fábrica y que es imposible de adulterar.

"Deben ser calibrados cada cierto tiempo para que cumplan con las mediciones exigidas, y esa calibración solo la podemos hacer nosotros los distribuidores de forma tal que ni la altura sobre el nivel del mar ni la temperatura ambiente las afecte en lo más mínimo", anota el ingeniero.

Saravia Bravo las certifica a través de cursos que les dictan a los agentes y que aprueban luego de realizar varios operativos y pasar un examen de conocimientos.

Soplar dos veces, un derecho
Si el conductor insiste en su inocencia, los agentes de tránsito están obligados a realizar segunda muestra 15 o 20 minutos después de tomada la primera con el fin de estar seguros de que el alcohol no estaba concentrado en boca, sino que, en realidad, fue absorbido por el cuerpo.

¿Qué tiene que ver el aliento con la sangre?
El etanol es volátil, de ahí que la cantidad de alcohol, en proporción a la concentración de la sangre, pasa a los sacos de aire alveolar de los pulmones, al igual que el dióxido de carbono sale de la sangre, entra a los pulmones y es exhalado del cuerpo.

Por eso es posible analizar una muestra de aire alveolar para determinar la concentración alcohólica del aliento y predecir su presencia en la sangre.

Tenga en cuenta...
Cuanto más tome, más alta la concentración de alcohol en la sangre.

Cuanto más rápido tome, más pronto alcanzará una alta concentración en la sangre.

Las mujeres tienen más agua y menos grasa por libra de peso, de ahí que el alcohol se concentre más en ellas.

Cuanto más pesado, más agua tiene el cuerpo y menos concentración de alcohol tendrá.

Comer algo antes de tomar hace más lenta la absorción de alcohol en la sangre.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.