Seguro frente al timón si tiene el estómago lleno

Infiniti, la marca de autos de lujo de Nissan desarrolló 'Gastronomi', un dispositivo que advierte al conductor de la pérdida de concentración al manejar con hambre. Tecnología 'curiosa'.

Redacción Motor

05:00 a.m. 16 de abril del 2010

La industria automotriz con el desarrollo tecnológico y de la mano de la electrónica no se cansa de sorprender a sus potenciales clientes. En esta oportunidad es Infiniti, la marca de automóviles de lujo del fabricante japonés Nissan, que desarrolló un sensor de hambre con el fin de reducir los riesgos de la conducción cuando el esta acosa. 

El sistema, llamado Gastronomi, no se limitará a advertir al conductor de la necesidad de 'parar a probar bocado', sino que, a través del navegador (GPS), lo llevará directo al restaurante más cercano y que mejor encaje con sus gustos y presupuesto. 

Fueron varios años de investigación y muchos días de ayuno que les tomó a los ingenieros desarrollar esta tecnología con el apoyo y colaboración de la Oficina de Salud y Subsistencia de Narita (Narita Office for Subsistence and Health-NOSH) en Japón. 

La investigación dejó al descubierto los peligros de conducir hambriento, entre los que se destacan una notable pérdida de concentración. 

Mezcla de tecnologías

El dispositivo estará disponible próximamente como opcional para la nueva berlina de lujo Infiniti M, y emplea tres de las tecnologías de la marca ya disponible: el Control Activo de Ruido, el Sistema de Navegación y el Sistema de Climatización.  

El primero, el Sistema de Control Activo de Ruido cede uno de sus sensores, situado en el interior del vehículo, dedicado habitualmente a la medición del ruido de la carretera que llega al habitáculo, para que mida los borborigmos, es decir, los ruidos estomacales producidos por el movimiento de los gases en la cavidad intestinal.

Si el sistema detecta un determinado nivel de ruido en el estómago del conductor, un símbolo con un cuchillo y un tenedor se ilumina en la pantalla de información del sistema 'Connectiviti' y le pregunta al conductor dónde le gustaría detenerse para una rápida 'parada técnica'. 

El sistema tiene en su base de datos nada más ni nada menos que la Guía Roja Michelin, la más antigua y famosa de las guías europeas de hoteles y restaurantes. En la pantalla se despliega una selección de los restaurantes más cercanos. 

Cuando se elige uno de ellos, el Sistema de Navegación selecciona la ruta más rápida y, si hace falta reserva, le facilita al conductor el número telefónico para que pueda contactar con el establecimiento mediante el sistema Bluetooth de comunicación integrada. 

Otros 'detalles curiosos'

Una vez cumplido el paso anterior, cuando el sistema de climatización cambia su modo y la fragancia de madera tropical que se difunde habitualmente para dar al habitáculo una sensación de calma y confort, se sustituye por un aroma de aceite trufado que estimula los sentidos del conductor durante su trayecto hacia su destino gastronómico. 

El sistema Gastronomi ofrece además la posibilidad de disponer de una lectura digital del peso ideal del conductor sobre los datos recogidos en la memoria de sus ajustes de conducción. 

Se invita al conductor a introducir su peso real en el sistema y si éste es superior a su peso ideal, se recalibra el sistema y Gastronomi sólo sugiere que se realice una parada para picar algo ante unos borborigmos más elevados. 

El sistema trabaja también a la inversa y si considera que el conductor necesita una alimentación mejor, otro menú, le pregunta por sus gustos culinarios y por la suma que está dispuesto a pagar para su próxima comida sugiriéndole a continuación una serie de restaurantes cercanos de acuerdo con los almacenados en la Guía Roja Michelin.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.