¿Qué tan a seguros viajan sus hijos en las rutas escolares?

No importa si se trata de un bus grande, una buseta o un ¿micro¿: el transporte escolar debe cumplir con unas reglas mínimas para rodar con seguridad.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La seguridad de los buses escolares no solo les compete a las autoridades. También ¿y con mayor razón¿ a la comunidad educativa y a los padres de familia, que están en la obligación de exigir para los niños lo mejor en ese campo.

El Código Nacional de Tránsito obliga a los vehículos de transporte escolar a identificarse con franjas alternas de color negro y amarillo, pintadas con una inclinación de 45 grados en la parte posterior, y la leyenda ¿Escolar¿, colocada en la parte superior trasera y delantera de la carrocería.

Particularmente en Bogotá, a partir de la Resolución 050 del 2005, todos los vehículos escolares deben llevar un dispositivo sonoro y luminoso de control de velocidad que obligue un límite máximo de 60 kph y almacene información sobre el comportamiento del conductor.

También están en la obligación de transitar con las luces medias encendidas y portar atrás una calcomanía que diga ¿¿Cómo conduzco?¿ con el número de la oficina de la Secretaría de Movilidad encargada de vigilar el buen desempeño de ese servicio.

Todos son responsables
Pero el hecho de desconocer las normas mínimas para el tránsito de vehículos escolares no significa que un padre de familia no le exija al colegio que sus hijos viajen lo más seguros posible.

Según un documento emanado del Centro de Investigación y Prevención Vial Cesvi, todos aquellos que tienen que ver directa o indirectamente con el transporte escolar ¿tienen un importante rol qué cumplir para ayudar a mejorar las condiciones en que diariamente se trasladan decenas de escolares a lo largo del país¿.

El centro educativo. Es clave en la prevención, ya que pueden verificar periódicamente la documentación de los vehículos que subcontrata.

La hoja de vida del conductor, el permiso de las autoridades distritales o municipales, la vigencia de la licencia de conducción categoría 5, los seguros respectivos y la revisión técnico-mecánica son algunos de ellos.

¿Con estos datos, la entidad debe obtener un listado con el nombre, teléfono y recorrido de cada transportador y enseñarles esa información a los padres de familia al momento de ofrecer el servicio¿, dice el documento de Cesvi.

Si el colegio no tiene la infraestructura interna para guardar los vehículos, el colegio debe cerciorarse de que los conductores recogen y dejan a los estudiantes sobre el andén y no sobre la vía.
También es recomendable espaciar la salida de los niños que utilizan el transporte escolar con la de aquellos que son recogidos por sus padres: ¿Esto ayuda a que el abordaje sea más cómodo y evita que se presenten congestionamientos y atropellamientos¿, añade Cesvi.

La familia. Los padres también son pieza importante del engranaje de la seguridad escolar si crean conciencia en su casa y ante las directivas escolares sobre la importancia de ella. Si usted es padre de familia, haga lo siguiente:

Prefiera los vehículos recomendados por el colegio, no aquellos informales de un amigo o el vecino.

Incúlqueles a sus hijos el buen comportamiento durante el viaje: no jugar con las cosas, evitar peleas con los compañeros, no sacar las manos ni la cabeza por las ventanas, quedarse sentados en su lugar y no bajarse del vehículo antes de que detenga por completo la marcha son algunas de las recomendaciones.

Respete los horarios de la ruta y procure que su hijo esté listo antes de que llegue el bus.

Estimule a sus hijos para que les transmitan a usted o a los profesores cualquier anomalía durante el trayecto.

El conductor. Es el que, con mayor certeza, puede implementar medidas para procurarles a los pasajeros un viaje seguro. Un buen conductor debe:  

Jamás sobrepasar los límites de velocidad, así vaya retrasado.

Asegurarse de que las puertas queden siempre bien cerradas.

No exceder la capacidad del vehículo.

Dejar las ventanas levemente abiertas para evitar que los niños las abran o cierren.

Nunca estacionarse en doble fila y dejar a los niños sobre el andén.

Llevar el equipaje de los niños en un solo lugar para evitar lesiones en caso de una maniobra brusca.

Respetar las normas de tránsito.


SEGURIDAD PARA LOS ESCOLARES
El Proyecto de Ley 074 del 2007 que está haciendo tránsito en la Cámara de Representantes pretende profesionalizar el transporte escolar con el fin de darles más seguridad a los estudiantes.
Medidas como exigir conductores graduados en el oficio y expertos en primeros auxilios, así como vehículos con radiocomunicación bidireccional y de color amarillo forman parte de su articulado.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.