Señales de tránsito de Bogotá, en total abandono

La situación de la señalización en Bogotá es patética. Hasta los particulares crean sus propias señales y las colocan en la vía pública, sin control de las autoridades.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

ORLANDO GÓMEZ CAMACHO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Las señales reglamentarias de tránsito en Bogotá están moribundas. Así lo comprobó EL TIEMPO con un recorrido por las principales calles de la ciudad, en el que encontró cientos de señales deterioradas por acción de vándalos y por dejadez de las autoridades.

Es tal el abandono en que se encuentra el parque de señales reglamentarias, que ante la ausencia de autoridad, los particulares y comercios han tomado la ley a dos manos y han inventado sus propias señales, ubicándolas en lugares públicos.

Según el Código Nacional de Tránsito, el Ministerio de Transporte tiene la facultad para reglamentar las características técnicas de la demarcación y señalización de toda la infraestructura vial, así como para determinar los elementos y dispositivos de señalización necesarios en Colombia.

En consecuencia, se adoptó el ¿Manual de Señalización Vial ¿ Dispositivos para la Regulación de Tránsito en Calles, Carreteras y Ciclorrutas de Colombia¿, el cual indica que toda entidad pública o persona natural o jurídica que desarrolle la actividad de señalización vial deberá ceñirse estrictamente a este manual.

Pero no sucede así, ya que en cualquier calle bogotana es frecuente encontrar señales que no aparecen reglamentadas en el manual, postes de señales de tránsito a los que les cuelgan avisos publicitarios; por ejemplo, llantas de carro pintadas de amarillo incrustadas en árboles y postes que anuncian servicios de montallantas, banderilleros con avisos de restaurantes y talleres estacionados en la mitad de la calle, y señales piratas colocadas arbitrariamente en el espacio público.

La situación es crítica para los conductores y peatones, al punto que han sucedido numerosos accidentes de tránsito porque en decenas de intersecciones las señales han sido borradas, arrancadas o tapadas con calcomanías. Todas ellas abandonadas a su propia suerte.

Qué es una señal
El manual define las señales de tránsito como un ¿Dispositivo físico o marca vial que indica la forma correcta en que deben transitar los usuarios de las vías y se instala a nivel de la vía para transmitir órdenes o instrucciones mediante palabras o símbolos¿.

Las hay de cuatro tipos: preventivas, que advierten al usuario de la vía sobre una condición peligrosa; informativas, que guían al usuario y le suministran información necesaria sobre destinos, localidades, sitios turísticos, y distancias, entre otros; para ciclorrutas, que advierten a usuarios de ciclorrutas sobre la existencia de un peligro y su naturaleza; y reglamentarias, que indican las limitaciones, prohibiciones o restricciones sobre el uso de la vía.

Precisamente, el hecho de indicar prohibiciones y restricciones hace de las señales reglamentarias un factor crucial al momento de afrontar una intersección, efectuar un cruce, estacionar el vehículo, y transitar por una ciclorruta o calle. Es decir, sin señales, el tránsito sería regulado por semáforos y delineadores de piso.

La situación se complica al momento de imponer una infracción de tránsito, o al dirimir un conflicto en un accidente, ya que las señales hacen parte del informe de accidentes y deben estar dibujadas en el croquis que hacen las autoridades.

Competencia de la Secretaría
Según la Ley 769 de 2002, en su Artículo 5º, la aplicación y el cumplimiento de las reglamentaciones establecidas por el Ministerio de Transporte será responsabilidad de cada uno de los organismos de tránsito en su respectiva jurisdicción, que para el caso de Bogotá, es la Secretaría Distrital de Movilidad.

Es por ello que esta entidad debería responder por la colocación y el mantenimiento de todas las señales necesarias para ejercer el adecuado control del tránsito, y también ser la responsable del inventario general de la señalización en Bogotá. (Artículo 115, parágrafo 1º de la Ley anterior).

EL TIEMPO contactó numerosas veces a la Secretaría de Movilidad, pero fue imposible obtener declaraciones o información sobre planes y programas de mantenimiento al sistema de señalización de Bogotá.

Los sistemas de señalización de tránsito son herramientas que contribuyen a la seguridad de los ciudadanos con el fin de que las vías sean un espacio ordenado que facilite los desplazamientos, generen confianza y mejoren la movilidad de las personas.

Sin embargo, las señales reglamentarias en Bogotá son todo lo contrario, y en lugar de propiciar seguridad y orden, generan mal aspecto, confusión y caos.

RESPUESTAS QUE LA SECRETARÍA QUEDA DEBIENDO
El siguiente es el cuestionario que EL TIEMPO le envió a la Secretaría Distrital de Movilidad y que la entidad no respondió:

1. ¿Cómo está conformado el sistema de señales de tránsito en Bogotá?

2. ¿Cada cuánto tiempo son repintadas, lavadas, reparadas o cambiadas estas señales?

3. ¿Qué tipo de daños a las señales de tránsito se presenta con mayor frecuencia?

4. ¿Las señales de tránsito de Bogotá están amparadas por pólizas de seguros? Si es así, ¿cuánto dinero se ha desembolsado por siniestros en el 2005 y el 2006?

5. Existen decenas de señales pintadas con aerosol o tapadas con calcomanías, sin que se conozca información sobre qué porcentaje de señales tienen ese problema, o como se está afrontando. ¿Existe una brigada para repintar las señales o para asearlas?

6. Muchas personas particulares y empresas de comercio utilizan las señales de tránsito, especialmente las astas o los postes de ellas, para fijar allí otras señales que confunden a los automovilistas y peatones. ¿Qué hace la Secretaría para evitar esto o para remover estas señales no reglamentadas? ¿Hay multas? ¿La fiscalía está enterada de esto?

7. Personas particulares y algunos comercios se inventan señales que no aparecen en el código de tránsito y las colocan en el espacio público (junto a otras que sí están reglamentadas). Eso confunde a los automovilistas y peatones. ¿Estas personas tienen algún permiso de la Secretaría de Movilidad para hacer esto?

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.