Sentirse muy seguro puede ser inseguro al momento de conducir

A pesar de los esfuerzos económicos hechos en todo el mundo, persisten los accidentes de tránsito. El factor humano sigue siendo determinante.

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de octubre del 2008

Son muchas las disciplinas que intervienen a la hora de estudiar los fenómenos que inciden en la seguridad vial: ingenieros, sicólogos, educadores, médicos, publicistas, entre otros, tratan de hacer cada día más seguros los desplazamientos de los conductores por vías y carreteras del mundo. 

"No obstante, siempre surge una pregunta: ¿por qué, aunque se hagan enormes esfuerzos económicos y de infraestructura, siguen ocurriendo accidentes de tránsito?", se cuestiona un documento del Centro de Experimentación y seguridad Vial (Cesvi), que habla al respecto. 

La recurrencia de esa pregunta ha obligado a expertos e investigadores a enfocarse hacia la importancia que tienen en los comportamientos de los conductores los mecanismos que en el argot de la seguridad vial se conocen como 'compensación del riesgo'. 

"Según la teoría de la compensación del riesgo, la clave de la seguridad vial está en la forma cómo los actores de la vía que hacen uso de ella y perciben los riesgos que corren -añade el documento de Cesvi-. (Además), en la madurez sociocultural de la comunidad y su capacidad de sensibilizar a los individuos obre el valor que tiene la vida (...)".

 

¿Qué es 'compensar el riesgo'?

La compensación del riesgo tiene que ver con la capacidad que tienen los seres humanos de regular su comportamiento de acuerdo con el nivel del riesgo en que se encuentran; es decir, es la posibilidad de 'ponerse en alerta' para tener una 'buena posición' frente al evento que va a enfrentar. 

"En el caso específico de la conducción de automóviles, cada conductor establece su propio balance subjetivo entre los beneficios que obtiene de una forma de conducción determinada (sensación a bordo, tiempos de viaje...) y el riesgo que percibe cuando conduce como lo está haciendo", anota el estudio de Cesvi.  

Lo malo del asunto es que, cuanto más seguro se siente, mayores riesgos asume el conductor mientras está al volante, más aún si es consciente de que el vehículo que lleva tiene fama de ser lo mejor de lo mejor y tiene todos los elementos de seguridad pasiva incorporados. 

Sicológicamente, es mucho más 'relajante' conducir un carro alemán último modelo, con siete airbag, ABS, EBD, sensor de lluvia, alarmas de todo tipo y climatizador automático que otro alemán modelo 80, sin airbags, con frenos de disco, suspensión mecánica y aire acondicionado manual. ¿Cuál de los dos es más seguro? 

Si nos atenemos a una serie de estudios sobre seguridad realizados en California (Estados Unidos), no necesariamente el primero, pues, según estos, los vehículos con airbag son conducidos de forma más agresiva que aquellos que no lo tienen. "Esa agresividad parece ser producto de un efecto compensador de la seguridad proporcionada por el dispositivo". 

Así compensa el conductor

Antes de emprender cualquier acción, el conductor percibe, analiza y reacciona, sucesión de acciones que hace de acuerdo con un balance entre cuatro factores diferentes, según el estudio de Cesvi:

   1. Las ventajas que espera de la conducta riesgosa, como ganar tiempo o impresionar a los amigos.
   2. Los cotos que puede surgir de la actitud riesgosa, como la multa que se puede ganar o los gastos de reparación si se llega a estrellar.
   3. Los beneficios que trae asumir una conducta segura, como evitar poner en riesgo a los pasajeros o asumir costos de reparación astronómicos.
   4. Quedar 'a la altura de un sótano' con los amigos, que le reclamarán si llega tarde a la cita o se burlarán porque fue incapaz de arriesgarse.
 

Entre más alta sea la valoración de los puntos 1 y 4, más alto el nivel de riesgo deseado, y entre más arriba se valoren los puntos 2 y 3, más bajo es el nivel de riesgo, concluye Cesvi. "Cabe anotar que hacer parte del tránsito sin asumir riegos es imposible".

 

¿QUÉ HACEN LOS FABRICANTES DE CARROS?

Además de la implementación de dispositivos de seguridad pasiva, les están instalando limitadores de velocidad a los vehículos comerciales de 3,5 toneladas o más y lo más seguro es que, más adelante, hagan los mismo con modelos particulares.

¿QUÉ HACEN LAS AUTORIDADES?

Están creando entornos urbanos 'amables', en donde todos los actores de la vía confluyen y obligan a los conductores a viajar calmadamente por las vías, respetando las señales y dándoles prioridad a peatones y ciclistas.

SIGA ESTAS RECOMENDACIONES

*Cuando conduzca, concéntrese en esa actividad, no se distraiga.

*Recuerde que el actor más vulnerable de la vía es el peatón. Déle prioridad.

*No importa los sistemas de seguridad que tenga su vehículo: en un accidente grave, usted y los ocupantes de otros vehículos llevan siempre las de perder.

*Usted es parte del entorno por el que se mueve. Deje la agresividad.

*Respete las normas de tránsito; están ahí para proteger la vida de todos los actores de la vía.

Fuente: Cesvi Colombia

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.