Sepa hablar bien sobre partes o cosas referentes a su vehículo

Muy variadas y curiosas, y casi siempre equivocadas, son las palabras utilizadas por las personas para hablar de carros. A continuación mencionamos algunas y les decimos sus nombres correctos.

Redacción Motor

07:08 p.m. 05 de septiembre del 2014

Bumper. Escrito algunas veces como bómper o búmper, la palabra correcta en español para esta parte del exterior del vehículo, ubicada en los extremos delantero y trasero, es parachoques.

Cardán. El nombre viene de Gerolamo Cardano, médico y matemático italiano a quien se le atribuye haber sugerido el uso de esta pieza para unir el movimiento de rotación de dos ejes no colineales. Se utiliza en automóviles que tienen motor delantero y tracción trasera.

Chofer. Viene de chauffeur, vocablo francés para fogonero (persona encargada de alimentar el fuego de las locomotoras de vapor). El término se heredó para las personas que debían “alistar” y poner en funcionamiento los primeros automóviles, que también operaban a vapor; muchos de ellos también eran contratados para conducirlos.

Clutch. Anglicismo muy frecuente y popular para hablar sobre el embrague. Su uso está tan degenerado que algunos hablan de “enclochar”.

Exhosto, exosto, o como se aventuren a escribirlo y decirlo, está mal. La palabra correcta para hacer referencia al conducto por donde circulan los gases producidos por la combustión al interior del motor, es escape.

Farola. Cuando del sistema de iluminación del vehículo se trata, el nombre apropiado para cada uno de los focos delanteros desde los cuales se proyecta la luz, es faro.

Full injection. Muchos talleres exhiben en su lista de servicios y trabajos la full injection, cuando en realidad deberían estar hablando de fuel injection, es decir, inyección de combustible.

Mofle. Derivación de la palabra muffler, que hace referencia al silenciador para reducir el ruido producido por la combustión del motor.

Neumáticos. Aunque el término llanta sea el más popular en Colombia para hablar sobre las piezas de caucho que ponen en contacto el vehículo con el terreno, el lingüísticamente correcto es neumático. En Colombia, el neumático también era la cámara que guardaba el aire en las llantas que no sellaban directamente con el rin.

Portasuegras. Algunos automóviles anteriores a la segunda guerra incorporaban una banca exterior oculta en la cubierta trasera, pero que gracias a unas bisagras giraba para habilitarla. Al estar separada de la cabina, algunos comenzaron a llamarlo ‘portasuegras’, indicándolo como el puesto ideal para ellas.

Stop. Siendo estrictos, su significado es pare, pero su uso común es abreviación de stop lights, o luces de freno, como se les debería llamar.

Switch. Otro popular anglicismo que ha derivado en una particular escritura: suiche. De cualquier forma, es incorrecto; su traducción es interruptor. En el caso de la ubicación a la que se gira la llave, se estaría hablando de la posición de accesorios (ACC) que activa elementos que utilizan poca carga de la batería, como el radio.

Tablero. Se refiere a todo el panel frontal interior del vehículo que integra el cuadro de instrumentos, columna de dirección y timón, consola central, guantera y en general todo lo que cada fabricante quiera incorporar.

Tiptronic. Las transmisiones automáticas (de cualquier tipo) que comenzaron a ofrecer la posibilidad de un modo manual llevaron a que cada marca la bautizara de una forma, siendo Tiptronic el nombre dado por el Grupo Volkswagen. Por alguna equivocada razón muchos lo consideraron como oficial, surgiendo de allí pronunciaciones y escrituras incorrectas (tiptrónico/a, triptónico, y un largo etcétera).

Las más curiosas y autóctonas

Millaré. No se puede decir con certeza de dónde viene este horroroso término (que aún en peores casos llaman billaré), pero el punto es que está mal dicho. Según a lo que se refiera, se debe llamar tablero (Ver Tablero) o cuadro de instrumentos.

Rubi o copao. Seguramente quien haya buscado cómo eliminar un rayón en el carro ha recibido la recomendación de “eso sale con rubi”. Tal como en otros casos, esto es otra “degeneración”, en este caso de la palabra ‘rubbing’, que a su vez hace referencia a ‘rubbing compound’. En esencia, esto es una cera para pulir la pintura y así devolverle el brillo.

Rulimán. Degeneración del francés ‘roulement’, que hace referencia a rotación. En la costa se utiliza para denominar las balineras.

Salpicadero. Los primeros vehículos tirados por caballos tenían adelante un tablero de madera para proteger al conductor de salpicaduras. Con la evolución del automóvil, hoy en día el salpicadero como tal vendría siendo los guardabarros.

Valvulina. Si se llega a un taller a pedir algo de Valvulina lo más seguro es que sepan de qué está hablando y qué es lo que está pidiendo, pero la verdad es que está mal dicho. Es más, se está haciendo referencia a algo que no existe, pues la valvulina no es más que una derivación de Valvoline, una reconocida marca de aceites para la caja de velocidades y transmisiones.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.